Nicaragua

Esforzado trabajador sufre graves daños físicos por agresión de guardias de Quñonez

Con sólo 35 años no podrá caminar ni trabajar debido al impacto de bala recibido el pasado 10 de agosto durante procesión de Santo Domingo

José Dolores Almendarez
José Dolores Almendarez trabajador que sufre graves daños físicos por agresión de los guardaespaldas de Enrique Quiñónez. | La Nueva Radio Ya

Redacción Central |

Con sólo 35 años no podrá caminar ni trabajar debido al impacto de bala recibido el pasado 10 de agosto durante procesión de Santo Domingo

José Dolores Almendarez, de 35 años, un esforzado pintor y albañil que trabajaba por cuenta propia, ya no podrá caminar ni trabajar, debido al impacto de bala que recibió el pasado 10 de agosto durante la procesión de Santo Domingo, por la balacera propiciada por el diputado y candidato presidencial de ALN, Enrique Quiñónez y sus guardaespaldas.

Almendarez permanece en la cama 181 de Sala de Varones del Hospital Antonio Lenín Fonseca de Managua, desde donde lamenta que tanto Quiñóñez como sus escoltas hayan desatado esa balacera contra una multitud que participaba en las festividad religiosa de Santo Domingo de Guzmán.

«Me arruinaron la vida», expresó Alméndarez mientras las lágrimas caían sobre su rostro, mientras su esposa Ana Julia Sandoval Mena, trata de consolarlo y le brinda sus cuidados desde hace seis días cuando cayó abatido, cerca de donde los partidarios de ALN trataban de politizar las fiestas agostinas de los managuas.

José Dolores dijo a los periodistas que él andaba con las vaquitas, pagándole una promesa a Santo Domingo, que no es político, ni tenía que ver nada con la gente de ALN que estaban en una tarima en la ruta que seguía la imagen del Santo de los Managuas, el pasado 10 de agosto.

«Tengo dos hijos, uno de 12 y la niña de 4 años, ahora así, qué voy a poder hacer», dijo.

«Que (Quiñóñez) se responsabilice por lo que hizo su gente matona. No me gusta lo que hicieron, esa era una procesión tradicionalista, no era para hacer política. Nada tenían que estar haciendo los políticos ahí, porque era una fiesta tradicional», recalcó.

«Desde chiquito mi familia me llevaba (a la fiesta de Santo domingo). Yo con esa tradición he ido sacando a mi hijo. Qué tal si hubiera llevado a mi hijo… no sé qué hubiera pasado», añadió.

Relató que él iba bailando junto a las «vaquitas» y centenares de promesantes, entre ellos, niños, ancianos, mujeres y una multitud que avanzaba en orden por la ruta tradicional que sigue la sagrada imagen de Santo Domingo.

«Yo iba detrás de unas vacas que iban ahí, yo iba bailando, pero a la hora de la trifulca todo mundo se desperdigó ahí, porque iban niños, ancianos y todo», reiteró y añadió que cuando comenzó la balacera buscó dónde meterse pero «fue donde me pegaron».»Sentí que estaba muerto, me sentí horrible», confesó.

«Los balazos salieron del lado de la tarima, de ahí fue donde salieron, porque de ahí fue de donde salieron todas las detonaciones. No voy a poder caminar dicen, porque no me pueden sacar la bala porque es peligroso. Ya me dejaron así, hecho paste, a mí y a mis hijos…», refirió.

Por su parte, la esposa de José Dolores, doña Ana Julia Sandoval Mena, clamó en llanto: «Me lo dejaron inválido, no pensaron que andaban niños, ancianos, y todo eso y tiraron directamente a matar».

«Cómo van a andar haciendo estas cosas: proselitismo político en una cosa religiosa; eso estaba prohibido andar con pistola, porque la Policía tenía prohibido eso», expresó.

«Y ellos tiraron a matar, porque en los videos se mira que tiraron a matar y eso no es así, como les digo yo, ellos no se pusieron a pensar de que había mucha gente ahí, y empezaron a disparar como locos, para mí son unos asesinos porque tiraron a matar a quien sea y no les importó que la gente andaba en sus tradiciones y todo», reafirmó.

«Para mi lo que hicieron no es lo correcto, le arruinaron la vida a él. Él no tenía un trabajo fijo, trabajaba con un tío de pintor y albañil. Y ahora quién le va a dar el sustento a mis hijos, yo trabajo pero no es lo mismo tener el apoyo de él», refirió la afligida mujer.

Ana Julia Sandoval dijo que de sus dos hijos la más afectada por esta situación es su hija. «La niña dice que ella quiere a su papá y es duro, porque él los sacaba (a pasear) cuando tenía», añadió.

«A como les digo, Dios sabe lo que hace, porque él sale con su niño, tiene una promesa con su hijo y ese día yo no se lo dí. Yo presentía algo y no se lo dí. Qué hubiera hecho yo si a mi criatura le hubieran hecho algo!», exclamó con lágrimas en los ojos.

La esposa de José Dolores señala que no sabe cuál será la reacción de los niños cuando vean a su padre en el estado que lo dejaron los pistoleros de ALN. «Yo solo me pongo a pensar en mis hijos que cuando lo miren en la casa así, va a ser un golpe duro para ellos», dijo.

«Así es que yo quiero que asuman las consecuencias las personas que hicieron este daño, porque me desgraciaron la vida a mi familia, también a su madre, su madre está bien afectada y eso no se puede quedar así tienen que pagar y tienen que asumir», concluyó.

también te puede interesar