Nicaragua

Enrique Quiñonez y sus escoltas dispararon contra procesión de Santo Domingo de Guzmán

Por lo menos dos personas heridas de bala y otras, incluyendo una niña lesionadas por pedradas, fue el saldo del grave incidente

Dr. Coulson Romero del hospital Manolo Morales
Según el doctor Coulson Romero, responsable de turno del hospital Manolo Morales, Erick Canales ingresó al hospital por presentar una herida hecha por arma de fuego en el dorso de su cuerpo. | César Pérez

Redacción Central |

Por lo menos dos personas heridas de bala y otras, incluyendo una niña lesionadas por pedradas,  fue el saldo del grave incidente

Un paciente en estado de observación y otro en cirugía están siendo atendidos por médicos del Hospital Manolo Morales, tras ser ingresados de emergencia este miércoles, luego que fueron baleados por miembros del partido Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).

Los afectados participaban de la procesión de Santo Domingo de Guzmán al momento que se registró el hecho, cuando los miembros de la ALN dispararon contra la multitud.

Según el doctor Coulson Romero, responsable de turno del hospital Manolo Morales, Erick Canales ingresó al hospital por presentar una herida hecha por arma de fuego en el dorso de su cuerpo.

Aparentemente el proyectil no penetró en su cavidad toráxica y el paciente permanece en el área de observación.

«Se le enviaron sus radiografías, en ese momento el paciente venía estable, con presiones estables, no venían alterados sus signos vitales. Pero se decidió ingresarlo en observación al menos de 12 a 24 horas, en dependencia de la evolución clínica», dijo el doctor y agregó que de seguir todo bien en cuanto a la evolución clínica del joven se valoraría darle de alta.

Asímismo ingresó otro paciente por herida por arma de fuego, en este caso a la sala de operación fue de inmediato, por la condición delicada que presentaba.

Sin embargo el doctor Romero no brindó mucha información al respecto de este caso, pues destacó que «el paciente venia en condición delicada, a su ingreso no estaba acto para dar información detallada». El paciente fue atendido de inmediato por el personal quienes lo sometieron a cirugía.

Erick canales, de 29 años de edad, fue impactado por dos proyectiles en el dorso. Según el afectado él iba caminando en la procesión de Santo Domingo y la gente que estaba con Enrique Quiñonez comenzó a tirarle agua a los devotos del santo.

«La gente de Quiñonez se bajó de la tarima y agredió a la gente con piedras, la gente devolvió las piedras y después la gente que estaba de la algarabía de Santo Domingo se metieron con bastantes piedras hasta donde estaba la tarima de Quiñonez, y ellos lo agarraron a uno a balazos».

«Yo estaba en la gasolinera en donde se colocan los precios de la gasolina, yo estaba ahí, y uno de los escoltas de él me pegó mi balazo».

El afectado confirmó que dos personas más resultaron heridas de balas y otras dos fueron lesionadas por las pedradas.

«Otro afectado es un señor que está en cirugía, una niña (herida) de una pedrada, un señor que le dieron otra pedrada en el hombro y un bombero que me socorrió que también recibió un balazo».

El afectado dijo que «Santo domingo no es político, ahí no se que tenía que hacer la tarima de Enrique Quiñonez, y Santo Domingo no era político, él predicaba la palabra de Dios, no era política».

Erick dio las gracias a Dios y a Santo Domingo de Guzmán, «porque yo estaba de frente y yo me volteé de perfil y fue cuando me entró el impacto, si he estado de frente me hubiera impactado en el corazón, no estuviera contando el cuento».

Erika Ramírez, cuñada del afectado, manifestó que estas situaciones no deberían suceder, «no debería andar haciendo proselitismo político porque andamos en las fiestas patronales no tenemos que ver nada con política» demandó.

El diputado y candidato presidencial por la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) Enrique Quiñónez y sus tres escoltas violaron la prohibición clara de la Policía Nacional, que orientó la no portación de armas de fuego durante las celebraciones de Santo Domingo de Guzmán.

Oficiales de la Dirección de Investigación Criminal, peritos y detectives de la Estación Cinco de la Policía Nacional, se presentaron a la zona donde el candidato Quiñónez, de manera irresponsable sacó su pistola y además ordenó a sus tres escoltas, a disparar contra la multitudinaria población que rechazó la actitud del político.

El Jefe de la Quinta Delegación Policial, Comisionado Mayor Sergio Gutiérrez, manifestó que están investigando los hechos y aseguró que efectivamente hubo disparos de armas de fuego.

Informó que los oficiales que se encontraban en la zona, les comunicaron que los acontecimientos se dieron cuando un grupo de ciudadanos le recriminaron su proselitismo político y posteriormente se escucharon varias detonaciones.

«La información que tenemos es que al momento que se acercaban los pobladores con Santo Domingo, supuestamente se encontraba el diputado Quiñónez, se presentó un escándalo y hubieron disparos de armas de fuego y tres personas lesionadas», dijo el jefe policial.

Esta versión coincide con la del vendedor ambulante Carlos Sotelo Miranda, quien manifestó que los disparos provenían de la tarima donde Quiñónez permanecía junto con sus guardaespaldas y otros candidatos de su partido, los cuales estaban en total estado de ebriedad.

Gutiérrez señaló que se violentó la prohibición de no portación de armas y que la condición de inmunidad por parte de Quiñónez, no lo exime de la medida.

«Vamos a investigar todo para determinar las responsabilidades de cada quien. La prohibición es clara y solamente facultad a miembros de la Policía Nacional en servicio y a los miembros del Ejército, fuera de eso, la ley tiene establecido las prohibiciones claras para estos casos», respondió Gutiérrez cuando se le consultó si por ser diputado, Quiñónez podía andar armado.

El jefe policial confirmó la detención de una persona señalada de realizar los disparos.

El jefe de campaña de ALN Álvaro Sevilla Somoza y su asistente Carlos López brindaron sus versiones del caso, pero entraron en contradicciones, pues el primero aseguró que reaccionaron de esa manera al estar siendo agredidos por ciudadanos que les reclamaron por realizar proselitismo político en las fiestas de minguito.

Sevilla Somoza negó que Quiñónez y sus escoltas hicieran los disparos que provocaron heridas en tres personas, sin embargo en todo momento afirmaba que se vieron obligados a defenderse de esa manera porque estaban siendo agredidos.

Quiñónez y su grupito de simpatizantes estaban en una tarima ubicada frente al Registro de la Propiedad, lugar donde consumían abundante cerveza, licor, vodka, whisky, entre otros. En esa tarima Quiñónez les gritaba vagos y pandilleros a jóvenes que le expresaron su rechazo y con sus manos le hacían la señal del número dos.

Desde horas de la mañana Quiñónez, Cristian López, Lucas Reyes, Víctor Boitano, Sevilla Somoza, Carlos López, entre otros directivos de ALN, estaban consumiendo licor.

López aseguró que ALN no asumirá los gastos médicos de las personas que resultaron heridas por las balas y que tienen videos (nunca los presentaron) en donde supuestamente «prueban» que fueron agredidos.

Trabajadores por cuenta propia que ofertaban productos en el sector señalaron que Quiñónez con micrófono en mano, azuzaba los ánimos de los jóvenes que le reclamaban que no se aprovechara de la devoción del pueblo por Santo Domingo.

también te puede interesar