Nicaragua

Movimientos Sociales tienen cada vez más fuerza en América Latina

Ahora participan en las transformaciones económicas, sociales y políticas

Movimientos populares están tomando
Los movimientos populares están tomando fuerza y participando en las transformaciones económicas, sociales y políticas de Nicaragua y esa situación también se está registrando en otros paìses de América Latina. | Internet

Redacción Central |

Ahora participan en las transformaciones económicas, sociales y políticas

Los movimientos populares están tomando fuerza y participando en las transformaciones económicas, sociales y políticas de Nicaragua y esa situación también se está registrando en otros paìses de América Latina.

A esa conclusión llegaron el sociólogo Orlando Núñez, secretario general de la Coordinadora Social; Gustavo Porras, secretario general del Frente Nacional de los Trabajadores; y el periodista William Grigsby, durante el «Encuentro de Movimientos Sociales del ALBA, las Americas y el Caribe» que se realiza en Managua como parte de las actividades de celebración del 32 aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

«Los movimientos populares en general tienen que superar la vieja dicotomía de que ser movimiento popular no es compatible con ejercer poder político o con alianza al poder político», dijo Grigsby.

«Esa dicotomía se ha superado por ejemplo en Nicaragua. En Nicaragua el poder político lo ejerce el Frente Sandinista, pero el movimiento popular está estrechamente vinculado al Frente Sandinista y al poder político», explicó.

A su criterio en el resto de América Latina si no se supera esta falsa dicotomía, será «muy difícil asumir gobiernos revolucionarios sólido» y que «duren en el tiempo».

El sociólogo Orlando Núñez afirmó por su parte que los gobierno neoliberales trataron de convertir a los movimientos sociales en ONG´s, para de esta manera disminuir su influencia política. Pero que sin embargo, muchos de estos se revelaron tomando roles más beligerantes hasta convertirse inclusive en partidos políticos, como es el caso del Movimiento al Socialismo en Bolivia.

«La censura política para los movimientos sociales fracasó», señaló.

«Los movimientos sociales han retomado la lucha política, se están ocupando del poder que es la principal disputa con el Imperio», afirmó Núñez.

Nicaragua, a criterio de estos analistas es uno de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), donde más se ha avanzado en lo que es la alianza entre el poder político y los movimientos sociales, pues además de un partido como el Frente, íntimamente vinculado a los sectores populares, y un líder indiscutible como Daniel Ortega, también cuenta con una Constitución Política esencialmente revolucionaria y un Ejército Nacional nacionalista incapaz de un golpe de Estado, tal y como ha sucedido en otros países del bloque.

Gustavo Porras, secretario general del FNT, dijo que los movimientos sociales deben trabajar estrechamente también en romper el cerco informativo de las transnacionales de la información y con ello crear lazos de solidaridad entre los pueblos.

«No podemos dejar que nos cerquen las transnacionales de la información», indicó. «Tenemos que tener una comunicación permanente entre los pueblos a través de los organismos sociales», explicó Porras.

Del mismo criterio es el sociólogo Orlando Núñez, para quien uno de los principales retos está en disputar la opinión pública, ya que ello permitirá el ejercicio del poder con el cual se realizan las transformaciones que requiere la sociedad.

«La opinión pública se está convirtiendo en la gran batalla en América latina», afirmó.

también te puede interesar