Nicaragua

Nicaragua: FSLN, la herencia de Sandino

(Por Manuel Guerrero) El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua festejará este martes el aniversario 32 del triunfo sobre la dinastía de la familia Somoza y el 50 de fundado, rindiendo homenaje a Carlos Fonseca Amador. su figura más relevante.

Milicianos
El Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua festejará este martes el aniversario 32 del triunfo sobre la dinastía de la familia Somoza y el 50 de fundado, rindiendo homenaje a Carlos Fonseca Amador. su figura más relevante. | Prensalatina

Redacción Central |

(Por Manuel Guerrero) El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua festejará este martes el aniversario 32 del triunfo sobre la dinastía de la familia Somoza y el 50 de fundado, rindiendo homenaje a Carlos Fonseca Amador. su figura más relevante.

(Por Manuel Guerrero) El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua festejará este martes el aniversario 32 del triunfo sobre la dinastía de la familia Somoza y el 50 de fundado, rindiendo homenaje a Carlos Fonseca Amador. su figura más relevante.

Cuando el 19 de julio de 1979 una ofensiva general del FSLN puso fin al régimen instaurado por Anastasio Somoza García, en 1937, América Latina vio surgir a la segunda revolución del pasado siglo en América Latina, tras el logrado en Cuba 20 años antes.

Antes de la creación del Frente, en 1961, en Honduras, la juventud enfrentó de diversas formas a Somoza, quien llegó a tener tanto poder que, en una ocasión, dijo que él era dueño de una finca llamada Nicaragua.

El jefe de la Guardia Nacional, formada por el ejército de Estados Unidos antes de retirarse del país  centroamericano, organizó en 1934 el asesinato del patriota y revolucionario Augusto César Sandino, quien desde 1927 se enfrentó con éxito a la intervención militar.

Somoza gozó del apoyo de Washington, a tal punto que el entonces presidente estadounidense Franklyn Delano Roosevelt justificó una invitación que le hicieran al expresar que era un hijo de perra, pero era nuestro hijo de perra.

El poeta Rigoberto López Pérez dio muerte en 1956 al dictador, en un atentado realizado en la ciudad de León, lo que desató una intensa represión que llevó a la cárcel, por primera vez, a Fonseca Amador, quien comenzaba a sobresalir en la lucha, que se desarrolló, principalmente, en las filas estudiantiles.

En 1959 se integró la Juventud Democrática Nicaragüense, considerada por Fonseca Amador y Silvio Mayorga – destacado compañero suyo- el primer intento de la juventud (…) por independizarse políticamente y jugar su rol histórico.

Un primer intento por iniciar la lucha armada ocurrió en junio de 1959 en Honduras al ser formada la columna «Rigoberto López Pérez», diezmada en el lugar conocido por El Chaparral. Fonseca Amador fue herido en un pulmón y tras ser atendido en un hospital de Tegucigalpa se le trasladó a La Habana,, donde terminó su recuperación.

Un paso importante en la lucha contra la dinastía somocista también tuvo por escenario a Honduras, en julio de 1961, cuando Fonseca Amador sugirió que la organización armada en gestación se denominara Frente Sandinista de Liberación Nacional.

En el encuentro participaron, además, Mayorga, Faustino Ruiz, Santos López y Tomás Borge, único sobreviviente del grupo fundador y quien durante 11 años fue ministro del Interior del primer gobierno sandinista.

El FSLN formó tres grupos guerrilleros en las montañas, uno de los cuales fue detectado en Pancasán y el 27 de agosto de 1967 murieron en desigual combate Silvio Mayorga y otros nueve combatientes.

Fonseca Amador, ya reconocido como jefe político y militar de la organización, vertebrada en los frentes guerrillero e interno, acomete al año siguiente una reestructuración encaminada a mejorar el trabajo revolucionario.

En nombre del Frente dirigió un mensaje a «los estudiantes revolucionarios» y otro a las madres de los mártires, a las que expresó que «un día comenzará a brillar para siempre la libertad en tierra nicaragüense».

A pesar de los reveses militares el FSLN ganó terreno, en buena medida por el trabajo político e ideológico dirigido por Fonseca Amador, quien escribió constantemente en el exterior y realizó entradas y salidas en el país , durante las cuales fue detenido en siete oportunidades y deportado en tres.

El Frente logró un éxito extraordinario en 1974 al tomar la residencia de un connotado somocista, José María Castillo, donde se efectuaba una recepción, y consiguió la liberación de presos políticos, entre los que figuró el actual presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

Otro golpe espectacular resultó la ocupación en 1978 del parlamento por un comando deL FSLN, que obligó a Anastasio Somoza Debayle –el último gobernante de la dinastía- a poner en libertad a numerosos miembros de la organización.

El Frente combinó muy bien sus acciones guerrilleras y la lucha en el frente interno y, pese al fracaso de dos insurrecciones en las ciudades, una ofensiva general puso fin a una dictadura de 42 años.

Las transformaciones revolucionarias de la administración sandinista concitaron de inmediato la oposición de Estados Unidos que, además de bloquear económicamente al país en 1985, financió la formación de la Contra (dirigida por exmilitares somocistas), incluso con fondos ilegales.

El gobierno del FSLN tuvo que dedicar la mayoría de sus ingresos a financiar la guerra, que causó miles de víctimas y cuantiosos daños materiales.

En esas condiciones se celebraron las elecciones generales de 1990, en las que ganó una coalición opositora, que contó con el pleno apoyo de Estados Unidos.

Luego de tres administraciones neoliberales encabezadas por Violeta Barrios, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, el FSLN volvió al poder en 2006 y se empeña en rescatar las conquistas perdidas, entre ellas la educación y la salud pública.

El presidente Daniel Ortega , con motivo del aniversario 75 del nacimiento de Fonseca Amador dijo el 23 de junio pasado: «el Frente Sandinista es la herencia que le deja Carlos a este pueblo».

Añadió que el combatiente que cayó en combate el 7 de noviembre de 1976 es «el principal heredero de los principios de Sandino, quien a su vez es el heredero de todos aquellos héroes que se enfrentaron

tanto al intervencionismo yanqui como a la colonización española». Para Tomás Borge, «Carlos fue un hombre que siempre supo hacernos compartir, aún en los momentos más difíciles, su fe inquebrantable en el triunfo».

* Primer corresponsal permanente de Prensa Latina en Nicaragua (1980-84)

también te puede interesar