Nicaragua

Recuerdan toma del Fortín de Acosasco hace 32 años

Protagonistas de la acción rememoran cómo tomaron ese enclave de León, utilizado como cárcel de tortura por la guardia somocista

Fortín de Acosasco en León
La toma del fortín de Acosasco en León usado como una cárcel de tortura por la Guardia Somocista fue recordada este jueves por Carlos José Manzanares, hombre ya de 50 años y uno de los protagonistas de esa valerosa acción, que formó parte de la lucha para liberar al pueblo nicaragüense de la dictadura que la sometió durante tantos años. | el19digital.com

Redacción Central |

Protagonistas de la acción rememoran cómo tomaron ese enclave de León, utilizado como cárcel de tortura por la guardia somocista

La toma del fortín de Acosasco en León usado como una cárcel de tortura por la Guardia Somocista fue recordada este jueves por Carlos José Manzanares, hombre ya de 50 años y uno de los protagonistas de esa valerosa acción, que formó parte de la lucha para liberar al pueblo nicaragüense de la dictadura que la sometió durante tantos años.

Patria Libre era su seudónimo de guerra y ahora narra cómo como fue el 7 de julio de 1979 a las seis y treinta de la mañana, junto a varios compañeros tomaron ese enclave militar.

A Carlos Manzanares le llena de satisfacción que ahora los jóvenes después de 32 años pueden hacer revolución con armas como el amor y la solidaridad en lugar de usar fusiles para defender al pueblo en su lucha contra las injusticias sociales.

Cuando a las personas se les mencionaba el nombre del fortín solo les quedaba a los padres rogarle a Dios que guardara a sus hijos pero cuando sacamos a la dictadura todo el pueblo de León celebró, mencionó Manzanares.

Para Gonzalo Modesto González Ramírez La Muñecona, otro de los participantes en la lucha contra la dictadura, recuerda que a sus 14 años comenzó en las filas del Frente Sandinista de Liberación Nacional al observar las injusticias efectuadas contra la juventud de ese entonces; que no podían ser jóvenes libres porque eran perseguidos hasta en el último rincón.

El fortín era como un matadero donde se truncaron miles de vidas inocentes que eran callados solo por seguir un ideal diferente; en la actualidad los muchachos pueden ser libres para elegir lo que deben aprovechar, aseguró Gonzalo.

Nosotros culminamos el sueño de Rigoberto López Pérez de ver la patria libre de ataduras. Aunque pase el tiempo seguimos luchando no con balas para herir o matar, sino con el trabajo en la comunidad y dando a conocer al Gobierno las necesidades de un pueblo, dijo.

Camilo, es Francisco Jarquin Ramírez quien permaneció varias veces preso por defender los ideales sandinistas, pero su experiencia más desagradable fue cuando estuvo prisionero en el Fortín por 15 días que le parecieron meses al observar las torturas constantes en ese lugar.

A mí me trajeron a este lugar por hacer pintas. Recuerdo que solo  nos daba la guardia una lata para defecar y orinar cuando éramos hasta cuatro compañeros capturados. Todas las noches nos torturaban psicológicamente con simulacros de que nos harían antes de morir, explicó Jarquin.

No obstante para Darling Mendoza, miembro de la Juventud Sandinista, la toma del Fortín de Acosasco es motivo de motivación para continuar involucrados en cada una de las tareas que el gobierno está impulsando.

Como juventud estamos trabajando día a día para ayudar a la comunidad Leonesa, promoviendo valores desde nuestras familias a través de los diversos programas como el Programa Amo que enseña a los padres a transmitir a sus hijos los detalles  para que se integren a la sociedad, afirmó Mendoza.

también te puede interesar