Nicaragua

En paz y tranquilidad las cien familias que tienen nuevas casas

Luego de habitar en edificios de escombros de Managua, fueron reubicadas en el municipio de Ciudad Sandino en viviendas dignas

Nuevas casas
Las cien familias beneficiadas con viviendas dignas y que fueron reubicadas en el municipio de Ciudad Sandino, aseguraron haber dormido con una paz y tranquilidad que nunca antes habían experimentado. | el19digital.com

Redacción Central |

Luego de habitar en edificios de escombros de Managua, fueron reubicadas en el municipio de Ciudad Sandino en viviendas dignas

Las cien familias beneficiadas con viviendas dignas y que fueron reubicadas en el municipio de Ciudad Sandino, aseguraron haber dormido con una paz y tranquilidad que nunca antes habían experimentado.

Luego de haber abandonado los escombros de los viejos edificios de la capital, estas personas disfrutan de un nuevo hogar y por tal motivo agradecieron al presidente Daniel, porque sus vidas dieron un giro positivo, luego que por años estuvieron en el abandono y olvido, al igual que las ruinas de aquél devastador terremoto de 1972.

Judith Silva, presidenta del Instituto Nicaragüense de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR) y varios jóvenes se dieron a la tarea de ayudar a las familias a ordenar sus enseres y a dialogar con ellas para facilitarles su adaptación al nuevo lugar que habitan.

Entre tanto, operarios de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL) se daban a la tarea de finiquitar la red de abastecimiento de agua potable, mientras que los técnicos en electricidad instalaban el servicio de energía.

El trabajo que nos queda es de adaptación de la familia y orientarlos sobre cómo organizarse para que se sientan más cómodos, dijo Silva.

Agregó que existe coordinación con el Ministerio de la Familia, de la Niñez y la Adolescencia (MIFAMILIA) y el Ministerio de Educación (MINED) para reubicar a los niños en los centros de estudios y abrirles expedientes en los centros de salud, entre otras tareas.

Doña Verónica de la Cruz López y su familia fueron una de las tantas beneficiadas con una vivienda. Al día siguiente del traslado todavía se encontraba atareada con sus hijos ordenando sus enseres.

Dijo que estaba muy feliz y agradecida con Dios, porque tocó el corazón del presidente Daniel Ortega y de la compañera Rosario Murillo, para ayudarlos a salir de esos cascotes de edificios. Todos los gobiernos anteriores querían que desalojáramos el lugar, pero ninguno nos garantizaba algo mejor, para nada les preocupaba y allí nos dejaban.

Por su parte, Juana Lilliam Blanco perdió hace dos meses a su hijo que habitaba en los escombros y como sus nietos quedaron sin padres y son los beneficiarios inmediatos de la nueva casa que les entregó el Gobierno Sandinista, tuvo que trasladarse con ellos a Cuidad Sandino.

En nombre de ellos agradezco esta ayuda, primero a Dios sobre todas las cosas y al presidente Daniel Ortega. Ahora si me muero también yo, estoy tranquila, porque sé que mis niños no van andar rodando, sino que tienen su casa, sostuvo.

también te puede interesar