Nicaragua

Una nueva vida para afectados por el Nemagón

Felices y agradecidos al recibir, de manos de Daniel, las llaves de sus nuevas casas

Redacción Central |


Felices y agradecidos al recibir, de manos de Daniel, las llaves de sus nuevas casas

Los ex trabajadores bananeros afectados por el pesticida Nemagón se mostraron felices y agradecidos con el presidente Daniel Ortega al recibir este viernes las primeras viviendas dignas luego de 18 años de lucha.  

Estos ex trabajadores vivieron durante cinco años en champas frente a la Asamblea Nacional demandando justicia a las compañías transnacionales que aplicaron el pesticida Nemagón y Fumazone en las fincas bananeras de Chinandega en la década del 70.

«Estoy bien agradecida después de Dios al Presidente porque este es un sueño cumplido para nosotros y para todos los hermanos que murieron por ese veneno», manifestó María Elena Rojas, quien trabajó 10 años en las fincas bananeras.

José Luis Tábora Peña dijo que estas viviendas dignas significan para ellos un cambio de vida ya que no soportarán más hacinamiento, lluvias, vientos y la inclemencia del sol.

«Cuando llegamos a Managua hace casi cinco años lo hicimos con la esperanza que nos ayudara el gobierno con nuestra demanda pero fue hasta que llegó el Comandante Daniel que nos comenzaron a apoyar con la alimentación, salud y ahora con esta casita», expresó.

Los beneficiados fueron expuestos por las compañías transnacionales al pesticida Nemagón sin ninguna protección lo que les provocó graves consecuencias a su salud como esterilidad, problemas renales, deformaciones y afectaciones en la piel.

Esto los motivó  a iniciar una larga lucha legal contra esas empresas pero es hasta hoy, con el Presidente Daniel, que ven concretadaparte de sus sueños como es el de contar con una vivienda digna.   

«Es una gran obra que sólo él pudo haber hecho por nosotros los pobres. Este es el gobierno que necesita el pueblo de Nicaragua porque los otros sólo fueron promesas y jamás levantaron un dedo en ayudarnos», dijo José Mejía, de 72 años de edad.

«Es algo muy importante y un gran paso en estos 18 años de lucha. Nosotros nunca bajamos la guardia, siempre seguimos luchando por nuestros derechos y siempre confiamos que el Gobierno del Frente Sandinista iba a responder a nuestras necesidades», indicó Santos Rivera Reyes.

Elba Azucena Martínez relató que en estos años pasaron momentos de angustia con enfermedades, sufrimientos y el dolor de sus hermanos muertos por el pesticida.

«Hoy tenemos un agradecimiento muy grande primeramente a Dios y luego al presidente de la república por esta casa digna que jamás la hubiéramos obtenido por nuestros propios medios»,  indicó.

«Me siento feliz porque dormíamos en la intemperie, en hamacas y cartones y el gobierno debe seguir para ayudar a más gente pobre», dijo María López Cardoza, otra de las ex trabajadoras beneficiadas.

también te puede interesar