Nicaragua

La solidaridad alcanzó el más alto nivel en un barrio de Managua

El Gobierno Sandinista entregó, por propuesta de los propios vecinos, nuevas viviendas a tres personas diferentes sin importar edades, características personales o filiación política

Redacción Central |

El Gobierno Sandinista entregó, por propuesta de los propios vecinos,  nuevas viviendas a tres personas diferentes sin importar edades, características personales o filiación política

Aunque es algo consustancial a la filosofía humanista y  revolucionaria del Gobierno Sandinista, el hecho ocurrido en el barrio «José Benito Escobar», de Managua, merece ser mencionado especialmente.

Se trata de la entrega de viviendas nuevas a tres personas diferentes propuestas para tener preferencia por los propios vecinos de la barriada dada su situación especial.

A partir de ahí, la solidaridad y el compromiso del Gobierno se hizo patente en una misma cuadra del barrio  cuando la Promotoría Solidaria entregó tres viviendas, a un jubilado, una anciana de 75 años y un joven que trabaja como cargador en el  Mercado Mayoreo.

Estas tres historias son una muestra del sentimiento de solidaridad de toda una comunidad que solicitó ante la Alcaldesa de Managua, compañera Daysi Torres, interceder por estas personas que vivían en condiciones de inseguridad y con el temor de que su casita de latas corroídas por el sarro se viniera abajo en cualquier momento.

Hace un par de meses, Daysi en compañía de jóvenes promotores solidarios, realizó una visita al citado barrio para inaugurar proyectos de encunetados y calles adoquinadas, ocasión que aprovechó el Poder Ciudadano para realizar de forma directa la solicitud de apoyar a estas personas de escasos recursos.

Semanas después, el sueño de toda una vida de estos tres compañeros se hizo realidad. Para la ocasión, los jóvenes de la Promotoría Solidaria organizaron piñatas, concursos de bailes y diferentes actividades para celebrar el derecho restituido a tener una vivienda digna a estas personas que daban gracias a Dios y al Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra.

Entre los beneficiados se encuentra  Santos David Fergunson Jackson de 59 años, un hombre que trabajó en la construcción, pero paradójicamente no pudo, por su pobreza, construirse un hogar para su familia.

Don Santos se declara de ideología liberal y resiente que cuando gobernaron sus partidarios, ninguno de los tres gobiernos pudo cumplirle su sueño de tener una vivienda y ahora lo ha logrado gracias al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

«Yo siendo liberal nunca esperaba esto (ser beneficiado con una vivienda digna) para mí fue una bendición de Dios, se lo agradezco a la alcaldesa  Daysi Torres y al Gobierno. En mi mente yo hacia coco (pensaba): sólo a un militante del partido le pueden dar eso, pero a un liberal difícil . Pero viéndolo bien no era así, estaba engañado yo», sostiene Santos al reconocer que su condición política no fue impedimento para lograr el beneficio.

Recuerda con tristeza cómo tuvo que vivir en su vieja vivienda, un remanente de las políticas insensibles y elitistas de los desgobiernos de  16 años. «En el invierno era fatal para mí, no hallaba en qué punto ponerme porque las láminas viejas de zinc tenían hoyos por todos lados», precisa.

Este hombre reconoce que si asume un gobierno diferente al Frente Sandinista estas viviendas dejarán de ser recibidas por los pobres.

«Si gana el Frente Sandinista esto sigue, porque mirá, en todo el andén (los vecinos) saben que soy liberal, entonces hubieran dicho: ahí hay un liberal y no la hacen, pero yo estaba equivocado».

La segunda historia corresponde a doña Gregoria Mora Collado, una mujer de 75 años y que durante su juventud trabajó como archivadora en el Palacio Nacional, pero nunca pudo construirse una casita nueva.

«Cuando vinieron a inaugurar los andenes la licenciada Daysi Torres vino y le preguntó a una persona del Poder Ciudadano que dónde vivía yo entonces ella me ofreció mi casita y ahora veo que la promesa la hicieron realidad, ya tengo mi casita», relató doña Gregoria.

«Esto es una realidad. Le doy gracias a Dios y al Presidente Daniel Ortega Saavedra, me siento agradecida. Yo vivía en una casita de madera y tenia 32 años de vivir en ella, siempre tuve el sueño de tenerla, ese sueño es posible, ya la tengo», dijo Gregoria.

Esta mujer septuagenaria vive con sus tres hijas y nietos, los cuales ahora tendrán un techo donde la lluvia y los rayos del sol no penetren.

«Teníamos que andar de lugar en lugar para no mojarnos, pero ahora me siento que estoy segura», reconoció.

Pedro David Gaitán, de 35 años, es un hombre que sale a buscar el sustento de su esposa y dos hijos, todos los días, desde las cinco de la mañana y que regresa a las cuatro de la tarde agotado y asoleado de tanto ajetreo.

«Desde hace muchos años quería una casita, desde que me junté con mi señora y antes que nacieran los niños, pero es difícil, más con el tipo de gobiernos que teníamos antes, solo agarraban el dinero para ellos y nosotros los pobres siempre más pobres, pero ahora con este Gobierno cambiaron las cosas», sostiene Pedro David.

«Mi casa era pobre, era construida de madera y zinc viejos, vino el Poder Ciudadano y miraron las condiciones de la vivienda, me dijeron que esperara y varios meses después construyeron mi hogar».

Pero no solamente los beneficiados mostraron la felicidad de tener la vivienda, también los vecinos se alegraron de ver a estas familias cumplir sus sueños de una vida más digna.

«Bendito sea Dios que llegó el Frente Sandinista nuevamente al poder porque así pudieron mejorar las condiciones de vida de ellos (los tres beneficiados) porque necesitaban en realidad tener una casita digna», afirmó Lucía Estrada, una vecina del lugar.

«Si gana otro partido que no sea el Frente Sandinista, todos estos programas sociales se terminan, todos los beneficios que hemos tenido van al fracaso», concluyó.

también te puede interesar