Nicaragua

Fiesta y alegría en el albergue

Pequeños y adultos las disfrutaron en el Distrito II de Managua

Redacción Central |

Pequeños y adultos las disfrutaron en el Distrito II de Managua

El Gobierno Sandinista llevó la fiesta y la alegría a infantes y adultos que se encuentran en el albergue situado en las Bodegas de la Casa Cross en el Distrito II de Managua.

La actividad fue organizada por la Promotoría Solidaria y contó con piñatas, brinca-brincas y dulces para los niños y niñas que, junto con el resto de sus familias, se encuentran recibiendo allí la ayuda de las autoridades tras ser afectados su hogares por las lluvias.

Por su parte, la Alcaldía de Managua y la Fundación Cesar Guerrero les llevaron atención médica, medicinas y corte de cabello.

La doctora Edith Quezada, de la Alcaldía de Managua, es odontóloga y brindó asistencia a los niños y adultos. Dijo que es la segunda ocasión que presta servicio en la fiesta de salud que organizaron las instancias antes mencionadas y sostuvo que es una experiencia muy fructífera, «porque además de la satisfacción de brindar mis servicios, ellos reciben salud, para una mejor calidad de vida».

Silvia Altamirano, de la Promotoría Solidaria, afirmó que ella,  al igual que otros 16 promotores,  desde muy temprano llegaron para coordinar las actividades recreativas con los niños. «Nosotros los organizamos en grupos para que puedan disfrutar de los brinca-brincas y las piñatas. Además orientamos a los adultos para que reciban consulta de los médicos».

El señor Carlos Lezama, coordinador de la Fundación César Guerrero se mostró satisfecho, porque la atención que brindaron a cada una de las personas en el albergue es un esfuerzo coordinado con el Gobierno y la Alcaldía, para beneficiarlos a todos.

«Nosotros en una primera etapa el año pasado les trajimos diversión a las familia, como música, piñatas, payasos y dulces, pero eso no sirvió para darnos cuenta que también podíamos ofrecer salud», dijo Lezama.

Indicó que llevaron a las familias medicinas como antibióticos, desparasitantes, suero oral, antialérgicos, fórmulas de leche. «Son aproximadamente 35 mil córdobas en medicamentos».

Doña Maritza Guevara pasó consulta para medicina general. Dijo que sufría de una tos seca y quería que la valoraran para que le dieran medicina. «Estoy muy agradecida primero con Dios y con el gobierno del Presidente Ortega, porque nos tiene presente. En otro momento, con otros gobiernos, nos hubieran dejado morir».

La joven María Páramo, es trabajadora de Dicegsa y se encontraba cortando cabello a los niños. Manifestó que se sentía muy orgullosa de colaborar con las familias humildes que están en los albergues.

«Es una buena experiencia y nos ayuda a crecer como personas, porque nos damos cuenta que estas personas perdieron todo y tienen necesidades, cuando hay otros que tienen mucho, hasta lo desperdician o no valoran lo que tienen», expresó Páramo.

también te puede interesar