Nicaragua

Audiencias en La Haya dieron la razón a Nicaragua

Con argumentos jurídicos y hechos concretos se desvirtuaron los planteamientos de Costa Rica sobre el conflicto provocado por ese país

Redacción Central |

Con argumentos jurídicos y hechos concretos se desvirtuaron los planteamientos de Costa Rica sobre el conflicto provocado por ese país

El viceministro del MARENA, Roberto Arquistain y el rector de la Universidad Nacional de Agricultura (UNA), calificaron de acertada la defensa que hizo Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia de sus derechos soberanos sobre el Río San Juan, ante las pretensiones de Costa Rica.

Ambos expertos coincidieron en que a Nicaragua le asistió la razón en las audiencias celebradas esta semana en La Haya, ya que rebatió con argumentos jurídicos y hechos concretos  las contradictorias demandas de San José.

Araquistain valoró la dirección del trabajo realizado por los representantes nicaragüenses en La Haya, dirigidos por el Presidente Daniel Ortega Saavedra. «Fue una dirección acertada… realmente nos enorgullece a los nicaragüenses que haya sido orientada por él», dijo el viceministro del MARENA.

«Nos asistió la razón siempre y fracasó todo el barullo que habían armado los hermanos costarricenses con la pretensión siempre de querer ser dueños del Río San Juan y parte del Lago (de Nicaragua), que  vienen expresando desde 1824, por la entonces Asamblea Constituyente de Costa Rica», recordó.

En ese tiempo los países del área recién se habían independizado de España creando la Confederación de países centroamericanos y al poco tiempo los costarricenses ya estaban demandando la anexión de Nicoya y Guanacaste, indicó Araquistain.

El funcionario del Poder Ciudadano dijo que tres años después de la Independencia los ticos emitieron una resolución de la Asamblea y fueron a comprobar con un plebiscito si los pobladores de Nicoya y Guanacaste querían anexarse a su territorio.

El resultado fue que el 75 por ciento de los nicaragüenses de Nicoya, dijeron «no». Entonces mandaron el Ejército y les advirtieron que los que no apoyaran la anexión los iban a pasar a bayoneta y espada.

«Posteriormente hay 11, 15 intentos, hasta se asociaron con los promotores de William Walker para tomarse el Río San Juan», refirió Araquistain.

Sobre los presuntos daños ecológicos que reclaman los costarricenses Araquistain resaltó que Nicaragua hizo un trabajo «monumental» para responder esas acusaciones falsas.

Destacó el papel que jugó la misión nica en La Haya desde la preparación aquí en Nicaragua hasta la forma de expresión, la presentación ordenada, sin mucho ruido, una presentación sobria, correcta y que dejó al desnudo totalmente las intenciones de Costa Rica, dijo el viceministro.

Señaló que en cambio Costa Rica siguió el mismo guión que ejecutó en la Organización de Estados Americanos (OEA). «Lo que presentaron el primer día, lo cambiaron el segundo día, como hicieron en la OEA», subrayó.

«En la OEA llegaron a pedir que se hiciera una reunión de cancilleres para abordar el tema y por último se plegaron al informe del Secretario General Insulza, y convirtieron la OEA en un tribunal, cosa que no ocurría desde hace 25 años», dijo.

«Esperamos que con esta contundente presentación de nuestros abogados, la Corte tome en cuenta los alegatos de Nicaragua en situaciones anteriores y que se pronuncie claramente, incluso que no conozca esa pretensión de Costa Rica de que nosotros debemos de sacar nuestros soldados, que hemos destruido el bosque», señaló.

Reiteró que Nicaragua no ha causado daños a los bosques ticos, y más bien ha reforestado la parte nicaragüense de la zona fronteriza durante la limpieza del río. Asimismo recalcó que son los ríos costarricenses Frío, Medio Queso, San Carlos y Sarapiquí, los que trasladan gran cantidad de sedimentos al Río San Juan.

Esos sedimentos depositados durante 158 años han casi partido en dos a la laguna de Harbour Head.

Por su parte, el rector de la UNA, Telémaco Talavera, indicó que ante las acusaciones de Costa Rica, Nicaragua ha sido absolutamente coherente en su actuar.

Talavera manifestó que la limpieza del río cuestionada por Costa Rica tiene un doble propósito social como es mejorar las vías de comunicación acuática, impulsar el desarrollo de la zona con ecoturismo, preservar el medio ambiente.

En cambio Costa Rica contamina el medio ambiente y luego reclama. «Los costarricenses que han sido los grandes aportadores a contaminación del río nos han querido acusar con una visión de doble estándar, por una parte contaminan y por otra parte, reclaman», resaltó.

«Nicaragua ha tenido una visión que con el dragado del río y con la reapertura del caño, además de mejorar esas posibilidades de desarrollo económico y social de la zona promoviendo  el ecoturismo, también está garantizando la vida del medio ambiente, rio abajo», indicó.

Explicó que el dragado de ninguna manera está contaminando el Río Colorado, que es lo que argumentan los costarricenses, ya que los estudios han demostrado que cualquier contaminación posible está muy por debajo del umbral típico. «No está afectando el ecosistema, ni siquiera la actividad económica que los costarricenses desarrollan en sus ríos».

Pero si está garantizando la vida de los manglares, de los ecosistemas, del caño hacia abajo, es una visión inversa a lo que han querido ver los costarricenses», añadió.

Señaló que los ticos acusan a Nicaragua, presuntamente de causar daños en tres kilómetros cuadrados, cuando nuestro país está protegiendo actualmente más de 800 kilómetros cuadrados de manglares.

también te puede interesar