Nicaragua

Formidable para Nicaragua resultado de audiencias en La Haya

Costa Rica cambió su posición porque sabía que no iba a prosperar

Carlos Arguello
Embajador de Nicaragua ante La Haya, Carlos Arguello. | El 19 Digital

Redacción Central |

Costa Rica cambió su posición porque sabía que no iba a prosperar

El embajador de Nicaragua ante La Haya, Carlos Arguello, calificó de formidable para nuestro país, hasta el momento, el resultado de las audiencias efectuadas ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) efectuadas en esa ciudad holandesa sobre el conflicto provocado por el gobierno de Costa Rica  con motivo del dragado del Río San Juan.

Al hablar con el Canal 4  Multinoticias, Arguello dijo que fueron magníficas las exposiciones de los integrantes de la representación nicaraguense y  subrayó que los delegados costarricenses debieron cambiar su posición pues comprendieron que no prosperaría ni convencería a los 16 jueces que integraron el jurado.

La posición inicial de Costa Rica, cuando habló la primera vez, mantenía sus peticiones y lo que había solicitado como medidas provisionales, pero después que habló Nicaragua y al día siguiente, cambió sustancialmente su posición original, señaló.

Arguello aseguro que los mismos costarricenses entendieron que no iba a prosperar y procedieron a variar lo que era dicha posición en puntos fundamentales.

«Originalmente Costa Rica estaba pidiendo a la Corte que cesara ya la colocación de tropas en la zona en litigio; segundo, que se dejara de construir un canal, según ellos; tercero, que se dejara de talar árboles, y cuarto, que se dejara de poner depósitos de sedimentos en el lado de Costa Rica», agregó.

Sin embargo esos cuatro puntos fueron cambiados, les dieron vuelta. Ahora están pidiendo que no vuelva a ponerse un campamento militar en la zona; que no se siga ampliando lo que ellos llaman el canal; que no se siga cortando árboles, y que no se siga depositando sedimentos. Eso tiene un sesgo, viéndolo y analizándolo, muy diferente a lo primero que ellos pidieron, aclaró.     

«Esto significa… primero, ya en la Primera Audiencia, como Representante de Nicaragua, yo había dicho que ahí no hay campamento militar, que nunca ha habido y que no se está planeando poner campamento militar en esa zona; eso es un pantano, ahí no hay condiciones para tener un campamento.

Que la razón por la cual estuvieron militares ahí en algún momento, entre octubre y noviembre, fue sencillamente porque estaban protegiendo a los trabajadores que estaban limpiando el caño. Así es que, en cuanto a esa petición, lo habíamos dicho desde el primer día, que no tenía ninguna razón porque ahí no hay actualmente campamento militar, ni se está planeando poner campamentos, ¡nunca los ha habido! Que los patrullajes que Nicaragua hace, son patrullajes fundamentalmente por agua, es decir en el propio Río de Nicaragua, y sus canales; en este sentido, esos patrullajes se han hecho toda la vida, desde siempre, porque sólo Nicaragua tiene presencia en esa zona», manifestó el diplomático.

Arguello subrayó, seguidamente, que la Policía o Ejército, como le llama Costa Rica a las tropas que ellos tienen, están a la altura del Delta, a 40 kilómetros de distancia; ahí nunca ha habido presencia de ninguna autoridad costarricense, únicamente está la autoridad de Nicaragua que anda patrullando permanentemente.

Añadió que ellos ni siquiera están pidiendo que Nicaragua deje de patrullar; están pidiendo algo que nosotros no estamos pretendiendo… que es instalar un campamento militar.

En cuanto a lo segundo, lo que se aclaró es que el Río ya se limpió, lo que se estaba haciendo es una operación de limpieza; no estamos haciendo un canal ahí, ni se está pensando hacerlo. Es un simple caño que se limpió, y punto, ya se terminó. Así es que no tendría ninguna razón de ser que continuaran ellos pidiendo que Nicaragua dejara de hacer un caño; el caño ya estaba, ha existido siempre y ya está limpio ¡punto!, patentizó Arguello.

El embajador de Nicaragua apuntó, en su exposición que todo los demás pedidos no tienen ningún sentido pues los árboles que se tuvieron que cortar en las operaciones de limpieza del caño, ¡pues ya no hay nada más que pedir ahí!  «Lo único que ellos mantuvieron es que el dragado del río propiamente, se podía continuar dragando, ellos no se oponían, pero no en las zonas cercanas donde está ubicado el caño. Obviamente, para nosotros, esa posición no es aceptable y así se lo dijimos a la Corte, porque es un absurdo decir: pueden dragar, pero vamos a dejar un tapón a la entrada del Río. Eso es decir, sí y no, que es la forma en que Costa Rica viene procediendo desde siempre».

Más adelante, el embajador Arguello afirmo que se trata  del mismo sistema que utilizaban cuando estábamos discutiendo la navegación en el Río; Costa Rica decía siempre: nosotros reconocemos que el Río es de Nicaragua, que es su Soberanía; pero ellos querían navegar armados, querían poder regular el Río, que cualquier ordenanza de Nicaragua tenía que ser consultada y consensuada con ellos. Lo que querían era «co-soberanía», por lo menos, entonces… ¿dónde estaba la Soberanía? No había.

«De igual manera ahora dicen, pueden dragar, pero no pueden dragar a la salida. ¿De qué estamos hablando? Es un lenguaje bastante confuso, un poco retorcido; pero en fin, yo creo, y todo el Equipo que está aquí con nosotros cree que la Corte no va a dar cabida a esa petición de Costa Rica, sobre lo del dragado. Las otras, para efectos prácticos, fueron abandonadas, porque ya Nicaragua había dicho claramente, y volvió a reiterar lo que el Presidente Ortega había anunciado desde el 1° de Diciembre del año pasado: que la operación de limpieza había terminado, así que no había razón para que ellos continuaran pidiendo eso».

Para Arguello como los costarriceses, Hasta ahora,  vieron que la Corte estaba clarísima de la situación, cambiaron sus peticiones. Nosotros volvimos a reiterar nuestros puntos, que justifican la Soberanía nuestra sobre esa zona y nuestro Derecho de abrir ese caño. Además, que no se estaba dañando el Medio Ambiente, ni se estaba causando ningún crimen a la Naturaleza, a la Ecología, como habían dicho los costarricenses», explicó.

Ya al final de su análisis, el embajador Arguello subrayó que cree que la Corte quedó bien entendida de todo lo anterior. Los argumentos de este jueves fueron muy contundentes.

Aclaró que un fallo o una decisión de la Corte sobre este tema, es muy difícil que pueda materializarse antes de mes y medio, talvez más, porque usualmente, la deliberación en estos casos se supone que debe de ser un poco acelerada, pero la Corte está bastante ocupada, y este caso realmente, es evidente, que no es de urgencia como lo ha planteado Costa Rica.

«Nada dañino está pasando, nada peligroso, como dije en mi primera intervención… aquí, el único uso de fuerza que ha habido, es cuando tiraron una bomba en la Embajada nuestra en Costa Rica. Ese es el único crimen, de ese tipo de violencia, que ha habido; por parte de Nicaragua no ha sucedido nada.  En realidad, la Corte misma entendió eso, que no había una verdadera urgencia para este asunto. Por eso es que las Audiencias tuvieron lugar casi dos meses después que Costa Rica presentó la solicitud»

En su conclusión de la entrevista, Arguello planteó que, entonces supone que la decisión en este caso, no es una cuestión de un par de semanas, más bien cree,  mes y medio o bastante más. «Así que ahora, lo único que habrá que esperar es la decisión de la Corte».

también te puede interesar