Nicaragua

Denuncia canciller Santos campaña contra movimientos revolucionarios

Acusó en la ONU a los medios de comunicación de la derecha

Canciller nicaragüense Samuel Santos en ONU
Durante su discurso en nombre de Nicaragua en el período 65 de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Santos también condenó el egoísmo demostrado por los países capitalistas que intentan frenar el desarrollo económico de los Estados más débiles. | telesurtv.net

Redacción Central |

Acusó en la ONU a los medios de comunicación de la derecha

Los medios de comunicación de la derecha han desatado una campaña internacional para difundir información distorsionada contra los movimientos revolucionarios latinoamericanos, denunció el canciller nicaragüense, Samuel Santos.

Durante su discurso en nombre de Nicaragua en el período 65 de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Santos también condenó el egoísmo demostrado por los países capitalistas que intentan frenar el desarrollo económico de los Estados más débiles.

«El ciudadano universal asiste desde la comunicación global a una verdadera guerra por la verdad y la libertad, obligado a una campaña permanente de difamación contra el cambio, contra la esperanza, contra el verdadero devenir de la historia», expresó.

«Se manipula la información de diversa naturaleza, los medios de comunicación globales promueven incesantemente programas de desprestigio contra los esfuerzos independentistas de los gobiernos del sur, diseminando la idea de que la Humanidad se encuentra impotente frente al desastre actual y tiene que prepararse para lo peor. Más aún, lo peor es que, no tiene rostro, no tiene responsables, eximiendo así a los países industrializados del norte», subrayó.

En su discurso planteó que en esta perspectiva, los países pobres, eufemísticamente llamados en vías de desarrollo, sí podemos descubrir los rostros de quienes, llevados por la avaricia, el egoísmo y el ansia de poder total, en nombre de un destino manifiesto o de una razón divina, están colocándonos al borde de la extinción de la humanidad.

«Su objetivo (el de esta campaña) es destruir el proceso de democracia popular directa, de transformaciones sociales profundas que se están produciendo en nuestros países impulsadas por las fuerzas políticas revolucionarias». Afirmó que «la forma más primaria de alejar los procesos necesarios y urgentes» es suprimir y distorsionar la información.

«No dicen nada, para perpetuar la ignorancia, lo hacen de forma distorsionada y siempre contra  los intereses de los pueblos.  Denunciamos esta campaña política que pretende socavar la legitimidad de nuestro sistema político y de nuestro Gobierno de pueblos «, ratificó.

Santos calificó al Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua (FSLN) como una de las víctimas de esta campaña y por ende, declaró públicamente que su país «proclama el derecho a vivir en paz y a luchar contra la pobreza, la desnutrición y todos los problemas generados por un sistema económico ajeno».

«Tenemos ante nosotros un panorama mundial dibujado con trazos apocalípticos, en donde se pone en tela de juicio la capacidad de raciocinio y la fuerza de los sentimientos más nobles del ser humano para conjurar los graves problemas que aquejan a la humanidad», reseñó.

«No existe recuperación económica ni balance en la desigualdad  y ese modelo capitalista impide el desarrollo de los países del sur», manifestó.

Del mismo modo, reiteró que el capitalismo es un modelo económico «concentrador del ingreso y las riquezas de todos los países» y Nicaragua, junto a buena parte de las naciones latinoamericanas, está dedicada a construir un modelo alternativo de soberanía económica con el que pueda enfrentar la profunda crisis mundial.

Hizo hincapié en el problema de desnutrición a escala global e indicó que esta es la principal causa de la muerte de millones de niños que, en los países en desarrollo, no tienen como alimentarse.

«Reafirmamos que las estrategias de desarrollo de cada país son su responsabilidad, todo esto en un marco de respeto mutuo, sin condicionamientos políticos «, añadió.

El canciller Santos recordó que Nicaragua, que ha conocido en carne propia el dolor y la injusticia de la guerra, está en contra de ella. «No acepta el fracaso de la razón, no acepta la guerra como lenguaje obligado entre los pueblos. Nicaragua rechaza la guerra como medio de solución de los conflictos entre Estados. Rechaza la guerra como medio de apropiación de los recursos naturales del planeta y para implantar la hegemonía de unos pocos sobre la mayoría de las naciones del mundo».

Señaló además que no hay guerras que brinden soluciones, ni parciales ni coyunturales, mucho menos definitivas. La invasión de Irak por tropas extranjeras bajo un pretexto falso, no ha traído la paz ni la estabilidad a ese país, y lo ha dejado destrozado, tampoco ha garantizado mayor estabilidad en la región.

Se refirió también a que la guerra en Afganistán se ha convertido en un túnel sin salida para sus ocupantes, y a la vez ha traído condiciones negativas para sus vecinos. La Resolución 1929 del Consejo de Seguridad que impone nuevas sanciones a la República Islámica de Irán sólo ha agudizado la potencialidad de un conflicto militar de gran envergadura y de consecuencias imprevisibles.

«Los juegos de guerra en la Península de Corea aumentan la tensión en esa zona, poniendo en riesgo los avances logrados entre los hermanos coreanos», explicó.

Asimismo expresó que Europa no escapa a las zonas de militarización en curso, así como tampoco el Golfo Pérsico. Dijo que el despliegue de bases militares en suelo latinoamericano atentan contra la estabilidad política de nuestras naciones.

«Nicaragua considera que se debe tener un clima de confianza y solidaridad fundamental para el estricto cumplimiento de los acuerdos de control de armamento y de desarme, con miras de lograr el desarme total, principalmente nuclear, como única opción para la paz firme y duradera», dijo el canciller Santos.

Por otro lado, el Canciller también se quejó de los países industrializados por no haber colaborado lo suficiente contra el cambio climático y en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para Santos el cambio climático que actualmente ha alterado gran parte del ecosistema y los ciclos biológicos naturales es culpa de los países industrializados y por ende, los exhortó a responsabilizarse por el «daño histórico que han causado al mundo».

«Los países desarrollados deben cumplir su compromiso para evitar el sufrimiento de millones de seres humanos», advirtió.

«Nicaragua pondrá todos los medios que estén a su alcance para colaborar  contra  la desnutrición, la pobreza, la inseguridad y los delitos de lesa humanidad», confirmó.

Este período número 65 de sesiones de Asamblea General de la ONU inició el pasado jueves y su fin es debatir temas como el desarrollo económico, la paz en el Medio Oriente, los problemas sociales y el cambio climático. Ha contado con la asistencia de más de 100 presidentes y jefes de Estado.

también te puede interesar