Nicaragua

Una Nicaragua Cristiana, Socialista y Solidaria

En tres años y medio de gobierno revolucionario se avanza en la construcción de una Nicaragua Cristiana, Socialista y Solidaria, señala el informe sobre los logros de la Revolución presentado por el presidente de la República, comandante Daniel Ortega, con motivo de los 31 años del triunfo sandinista

Redacción Central |

En tres años y medio de gobierno revolucionario se avanza en la construcción de una Nicaragua Cristiana, Socialista y Solidaria, señala el informe sobre los logros de la Revolución presentado por el presidente de la República, comandante Daniel Ortega, con motivo de los 31 años del triunfo sandinista

La tradición y las creencias del pueblo nicaragüenses son de origen y naturaleza cristiana, una cultura cristiana, donde conviven en paz católicos y evangélicos, señala.

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (GRUN) promueve que el pueblo nicaragüense incorpore en su discurso y en la práctica cotidiana la ética social del cristianismo, es decir, los valores de la reconciliación, el perdón, el amor al prójimo, la opción por los pobres y el respeto y la libertad de culto, consignado en nuestra Constitución.

A 31 años del triunfo de la Revolución Popular Sandinista el GRUN está construyendo el socialismo. El socialismo nicaragüense se asienta en a) el respeto a todas las formas de propiedad, b) la defensa y la promoción de la micro, pequeña y mediana propiedad y c) en el fomento de formas asociativas de actividad económica

Se afianza también en la alianza y la convivencia de todos los productores nacionales, sean éstos pequeños, medianos o grandes, así como en la prioridad a las cooperativas.

El socialismo nicaragüense tiene sus raíces en la lucha antiimperialista de Sandino, en la lucha contra la dictadura somocista, en la lucha contra el modelo neoliberal y contra el capitalismo salvaje y depredador, trabajando por instalar una economía que haga posible el reino de la justicia social.

El GRUN promueve la solidaridad en las y los nicaragüenses, como una actitud personal y militante para erradicar la discriminación y la marginación, a través de políticas y  programas sociales en favor de los más empobrecidos y desfavorecidos de Nicaragua: los campesinos, las mujeres, los jóvenes y ancianos, los desempleados y trabajadores de bajos ingresos, los analfabetas, las personas con discapacidades físicas, las regiones menos desarrolladas y los pueblos originarios y afrodescendientes.

Pero también es una solidaridad internacional que nos lleve a la unidad latinoamericana, la solidaridad del comercio justo y para superar la dependencia a las empresas transnacionales del neoliberalismo, tal como se expresa en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), subraya el informe del comandante Daniel.

también te puede interesar