Nicaragua

Daniel: Tenemos que fortalecer la unidad centroamericana

El futuro pertenece a la justicia, la humanidad y el socialismo, agregó()

Daniel Ortega
Daniel: Tenemos que fortalecer la unidad centroamericana. | César Pérez

Redacción Central |

El futuro pertenece a la justicia, la humanidad y el socialismo, agregó

(Texto completo del discurso de clausura del Encuentro de Partidos de Izquierda efectuado en Managua)

Queridos hermanos, compañeros… Ramiro Abreu, encabeza la Delegación del hermano Partido Comunista de Cuba; compañero Ricardo Cantú, del Partido de los Trabajadores de México; los hermanos del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico, Julio Muriente, Elma Beatriz Rosado, que ha leído las Declaraciones, viuda de un combatiente por la Independencia de Puerto Rico, un mártir, un héroe. Carlos Quiroz, de la Alianza Nueva Nación de Guatemala, compañero Jorge Soto, Alma Molina, Julio Mora; de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), Celso Humberto Morales y Héctor Nuila; compañeros, hermanos del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional de El Salvador, Medardo González y José Luis Merino; compañeras de la UD, Unificación Democrática de Honduras, Silvia Ayala y María Suyapa Alemán; compañeros, hermanos del Frente Nacional de Resistencia Popular de Honduras, Juan Barahona, Betty Matamoros, Vanesa Maradiaga, Rafael Alegría y Jaime Vallecillo Turcios; compañeros, hermanos del Frente Amplio de Costa Rica, José Merino del Río y Rodolfo Ulloa.

Nuestros saludos para los compañeros… el Representante de la República Bolivariana de Venezuela, Pedro Penso; el Embajador de la hermana República de la Gran Jamahiria Árabe Libia, Abdalah Matoug; el Embajador de la República Islámica de Irán, Akbar Esmaeil; el Embajador del Estado Palestino, Mohamed A. I. Saadat y el Embajador de la República Saharauí, Sueiliman Tieb. Todos ellos participando en este Encuentro de Partidos Políticos, Movimientos Políticos Independentistas, como el de Puerto Rico, de esta Región centroamericana, mesoamericana.

Quiero manifestar en primer lugar nuestra solidaridad con el pueblo de Polonia, por la tragedia que ha sufrido este pueblo el día de hoy, como resultado de un accidente aéreo donde murieron desde el Presidente y representantes de todas las fuerzas políticas que iban en el vuelo a unos actos conmemorativos, y prácticamente, todo el liderazgo político más representativo de Polonia falleció ahí. Así que para el pueblo polaco, nuestras condolencias.

Al igual, nuestra solidaridad con el pueblo brasileño y, en particular con el Presidente, compañero Lula da Silva, por la tragedia que han estado enfrentando con los deslaves, las inundaciones en Río de Janeiro. Los últimos partes hablan de más de 200 muertos y que pueden incrementarse, porque continúa lloviendo.

Bienvenidos, como siempre, a Nicaragua, queridos hermanos, queridos compañeros. Tenemos aquí, a mano, un resumen de todo lo que ustedes han estado debatiendo el día de hoy, y lo que queda claro en estos debates, en estos intercambios que se han estado realizando, es que somos pueblos en lucha, pueblos que continuamos batallando, pueblos que estamos defendiendo victorias, victorias estratégicas.

Victorias estratégicas como la alcanzada por el pueblo de Cuba. La Revolución Cubana es la piedra fundamental de la Revolución Latinoamericana y Caribeña… no nos podemos nosotros imaginar un proceso de lucha revolucionaria en América Latina sin la Revolución Cubana; es una piedra fundamental que está ahí, que nos ha permitido a todos nosotros abrirnos espacios, y que le ha permitido a América Latina, a sus pueblos en lucha, avanzar a grandes pasos; en donde se han combinado todas las modalidades de luchas, y como resultado de la combinación de todas esas modalidades de luchas, ya en procesos electorales, ahí hemos tenido los frutos.

Esos grandes espacios que se han ido abriendo, cada país con sus particularidades, con sus características, con sus tiempos, todos apuntamos sí, en primer lugar, diría yo, que todos los países de avanzada en América Latina, que venimos de la Izquierda, que venimos de los procesos revolucionarios armados, que venimos de las luchas sociales, de las luchas populares, de los movimientos sindicales, de las luchas indígenas, de la lucha de las mujeres, de la lucha de la juventud, de la lucha de los estudiantes, todos tenemos objetivos comunes.

Objetivos comunes que tienen que ver con la Justicia, con la Independencia, la Soberanía, con la Autodeterminación. Principios básicos que han estado ahí, desde el surgimiento de todas estas fuerzas en América Latina y El Caribe y en la Región Mesoamericana; que han sido los sueños de construir una sociedad solidaria… nosotros decimos aquí, una Sociedad Cristiana, Socialista, Solidaria; que hemos apuntado en esa dirección, en períodos de tránsito de mediano, largo plazo. No podemos decir los tiempos que nos llevará a cada país y al conjunto de naciones avanzando en esa dirección, pero que tenemos el propósito de construir una Sociedad de Justicia, de Solidaridad, de Libertad, de Democracia.

La Democracia se empieza a construir en América Latina desde el Estado, con el Triunfo de la Revolución Cubana; y que luego, con sus diferentes modalidades, como decía, se han alcanzado grandes victorias en América Latina y aquí mismo en la Región centroamericana. Movimientos armados revolucionarios que dieron lugar a aperturas de espacios políticos donde no existían esas aperturas, donde las Fuerzas de Izquierda estaban prohibidas, estaban ¡totalmente fuera de la ley…! constitucionalmente estaban prohibidas las Fuerzas de Izquierda que se definían como fuerzas revolucionarias, como fuerzas marxistas, como fuerzas leninistas, fuerzas comunistas, estaban totalmente excluidas por la ley.

Incluso, aquellas fuerzas que planteaban con toda firmeza, la necesidad de la transformación por la Justicia, ya eran vistas como enemigas lógicamente, por el sistema. Y fue posible, gracias a esa lucha heroica del pueblo salvadoreño, abrir espacios en El Salvador, a lo largo del tiempo.

Después de las negociaciones de los Acuerdos de Paz, los hermanos salvadoreños vinieron librando esa batalla encabezados por ese héroe de la Región Latinoamericana, Shafick Handal; y mantenían con firmeza esa batalla en el campo electoral, en el campo social, con posiciones comunes a las de las fuerzas revolucionarias latinoamericanas: el antiimperialismo, la transformación social, la defensa por lo tanto, de la Soberanía, de la Integración y la Unidad de nuestros pueblos; hasta que finalmente, después de 20 años, se alcanzó una victoria electoral en El Salvador de parte del FMLN, en una fórmula encabezada por el Presidente Mauricio Funes y el compañero Salvador Sánchez Cerén, Comandante de la Comandancia del FMLN.

Se alcanzó esa victoria; un paso más, no es la victoria definitiva, no es la Revolución llegando hasta sus últimas consecuencias, sino que es un avance, que trasciende en tanto cuenta con el respaldo mayoritario del pueblo salvadoreño.

Los hermanos guatemaltecos, librando una lucha revolucionaria de años, después de una intervención de los Estados Unidos, el Imperio derrocando a un gobierno progresista; y viene una resistencia, una lucha en Guatemala… más de 200 mil muertos en esa lucha, una lucha larga que culmina en esa etapa finalmente, con los Acuerdos de Paz y con la apertura de espacios políticos para las fuerzas revolucionarias que también estaban fuera de lo que llaman «democracia». Se logran abrir esos espacios y se logra empezar a batallar también, a partir de esos espacios, y se van logrando consolidar posiciones en la lucha del pueblo guatemalteco.

La lucha del pueblo costarricense, enfrentado a lo que ha sido el propósito de privatizar Costa Rica, y privatizar los servicios públicos a partir del DRCAFTA; una lucha que unió a la mayoría del pueblo costarricense, y demostró que el pueblo costarricense tiene una esencia popular, tiene una esencia de defensa de lo que son sus conquistas sociales básicas. Defender la no privatización de servicios básicos, cuando en la región centroamericana se vino todo un proceso de privatizaciones, en Costa Rica se logró resistir.

Y es una batalla que sigue planteada en Costa Rica, independientemente de los resultados que ha tenido esta batalla en un cuestionado ámbito de referéndum, cuando llamaron a un referéndum… ahí hubo un cuestionamiento a fondo de parte de las fuerzas populares, acerca de la legitimidad de ese referéndum, acerca de la forma fraudulenta en que se manejó ese referéndum. Pero está claro que en situaciones como esas, el clamor de las fuerzas populares queda apagado, porque los grandes medios de comunicación, regionales y transnacionales, están al servicio de la tiranía del capitalismo global, del imperialismo en sus diferentes manifestaciones.

Se lanzan con toda la furia en contra del hermano pueblo cubano; se lanzan con toda la furia contra el hermano pueblo venezolano. Yo diría que en estos momentos, en la Región, los grandes objetivos que tiene el Imperio es provocar la voladura de esa piedra angular que tiene la Revolución Latinoamericana en Cuba… Ese propósito que lo han mantenido por años, hoy lo están incentivando con mayor fuerza, ¿quiénes? los imperios, los europeos y los Estados Unidos.

¡Son los mismos! los mismos que se expandieron hacia África, Asia, América Latina, robando, saqueando, asesinando y que son los que deberían ir a las Cortes Penales Internacionales, son los que deberían estar siendo juzgados, son los que mantienen el dominio de una nación, un pueblo luchador, valiente, heroico, el pueblo de Puerto Rico; y sacan todos los recursos que tienen para tratar de hacer colapsar a la Revolución Cubana… lo estamos viendo.

Mientras el pueblo árabe saharauí tiene a 30 patriotas en huelga de hambre, defendiendo una causa justa… fíjense ¿qué dicen los medios de comunicación? ¿qué dicen las transnacionales? Ni una palabra. ¡Ah! pero en Cuba, un delincuente se va a la huelga de hambre y lo convierten en patriota; muere y lo convierten en héroe ¡fíjense qué gran diferencia!

Imaginémonos 30 gente en huelga de hambre en Venezuela, 30 delincuentes en contra de la Revolución Bolivariana, el escándalo que habría en estos momentos; o 30 aquí en Nicaragua… ¡Ah! pero como es en la República Árabe Saharauí y, al fin de cuentas no está en la Agenda y no puede estar en la Agenda de los imperialistas, no les interesa la Independencia de la República Árabe Saharauí, entonces… ¡allá la suerte que corran esos patriotas!

Esa noticia de los 30 patriotas en huelga no se conoce en Nicaragua. Sí se difunde la otra noticia, pero de los patriotas en huelga, no se dice una palabra. Y es frente a esos patriotas en huelga, donde cabe lo que Fidel dijo cuando aquellos patriotas, aquellos héroes luchadores por la Independencia en Irlanda, fueron a la huelga de hambre y empezaron a morir uno a uno.

Pero es el Imperio en la desesperación, el Imperio, sencillamente, en Cuba no tiene patriotas, entonces no tiene más que recurrir a los delincuentes. Si aquí mañana, en las cárceles, se ponen en huelga de hambre cinco delincuentes, los convierten en héroes, en patriotas; o en Venezuela, igual, los convierten en héroes y en patriotas.

Esa es la batalla que estamos librando, y de ahí la importancia de comprometernos más en nuestra actitud militantemente solidaria, con la lucha del pueblo de Cuba, con la lucha del pueblo venezolano, con la lucha del pueblo saharauí, con la lucha del pueblo palestino, del pueblo iraní, del pueblo libio, con la lucha del pueblo hondureño, con la lucha del pueblo de Puerto Rico y de todas las islas que nos mencionaban. Porque eso, ¡como que no existe! de repente, como que toda América Latina y El Caribe ya es independiente de las metrópolis.

Y la verdad es que, esas viejas formas de colonización, que se suponían enterradas, todavía están presentes, no solamente en Puerto Rico… en Martinica, en Guadalupe, en la Guyana Francesa, en Aruba, en Bonaire, en Curaçao, en las Islas Vírgenes, aquí parece que falta San Vicente y las Granadinas. Estamos hablando aquí de que son las viejas formas que todavía se mantienen y las nuevas modalidades, que no son más que las viejas formas manteniéndose siempre con nuevas modalidades, pero sometidos todos a la metrópoli.

Y, ¿quiénes son aquí los colonialistas? Los mismos de siempre, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Holanda… los que nos quieren dar lecciones de democracia. Porque ahora, los europeos se han tomado la tarea de querer darnos lecciones de democracia, como diciéndole a los Estados Unidos: ustedes están un poquito desprestigiados para tratar de dar lecciones de democracia, dennos lugar a nosotros, que les vamos a echar una mano, porque nosotros sí somos demócratas… ¡la Europa demócrata…! ¡qué Europa demócrata! Ellos aparecen ahora como los que quieren darnos lecciones de democracia.

Nadie habla de estas situaciones, nadie habla me refiero, a los grandes medios de comunicación, ni tampoco podemos esperar que las potencias europeas, que los Estados Unidos, se preocupen por la suerte de estos países. Al contrario, ellos quieren sometimiento, quisieran convertir a toda América Latina nuevamente en las colonias que fueron en la época de España, hace 200 años, cuando se iniciaba esta batalla en América del Sur, en Venezuela.

La lucha que está librando el pueblo de Honduras en Centroamérica. Un golpe, donde se dio la participación de los Estados Unidos. Nadie puede dudar que esto fue organizado, que venía siendo organizado, venía siendo preparado aún antes de la llegada al Gobierno del Presidente Obama; ese golpe venía siendo preparado por los organismos de Inteligencia de los Estados Unidos.

Y nadie puede dudar que por razones mínimas de cuidado a lo que es la relación entre estos Organismos de Inteligencia, del Pentágono y el Presidente, ya en el último segundo antes de que se ejecutara el golpe, le hayan comunicado al Presidente: «Presidente, se está provocando un golpe en estos momentos en Honduras». Le deben de haber comunicado a Obama a última hora.

Y la base de Palmerola, que fue utilizada para agredir a Nicaragua, para hacer la guerra a Nicaragua, dando lugar a que llegara el Presidente Zelaya a la base de Palmerola. ¿Cómo pueden explicar esto los Estados Unidos? ¡Y está claro! Ellos estaban interesados en golpear al ALBA, golpear al ALBA y sacudir, a la vez, Petrocaribe.

En la Declaración que ustedes han sentado aquí… ¿qué se dice?: «Las Fuerzas Progresistas y de Izquierda en América Latina, continúan avanzando con la consolidación de los procesos de transformación en el Continente, pero el Imperio norteamericano está demostrando que no está dispuesto a contemplar ese avance pasivamente.» Y es lógico, no puede hacerlo, no podemos esperar que ellos se queden ahí tranquilos, dejando que se produzcan estos avances.

El ALBA es el espacio que se ha logrado abrir en América Latina. Un espacio que está instalado, en medio de un espacio global dominado por el capitalismo, que responde a la lógica del capitalismo. Aquí, se ha logrado abrir un espacio en el que participan naciones latinoamericanas y caribeñas, donde el concepto de la relación no es la del sometimiento y subordinación a las formas del desarrollo capitalista tradicional, del neoliberalismo, de los intereses del imperio; sino que aquí se está desarrollando, está surgiendo, se está instalando, digamos, otra piedra fundamental, donde, lógicamente, en la instalación de esa piedra fundamental tenía que estar Cuba.

¿Quiénes instalan esta piedra fundamental, de abrir un espacio latinoamericano y caribeño? Cuba y Venezuela son los que abren este espacio, y luego, PETROCARIBE, donde hay casi 20 naciones participando… Es un proceso que va creciendo en América Latina, y Honduras se incorpora al ALBA. Y esto no lo podía aceptar el Imperio y los agentes económicos locales, que son los que a final de cuentas determinaron la participación de las Fuerzas Armadas.

Las Fuerzas Armadas no se iban a atrever a ir a dar un golpe, si no era porque estaba de por medio el interés del Imperio y los intereses locales del Imperio ¡y viene el golpe en Honduras! Un golpe dirigido a intimidar a otras naciones latinoamericanas, para que no se siguieran incorporando al ALBA. Una forma de tratar de intimidar a otros países centroamericanos, a que no se incorporaran al ALBA.

¡Y lo que ha significado este golpe en Honduras! Indiscutiblemente, fue una acción que parecía inconcebible… parecía inconcebible que se pudiese producir un nuevo golpe de Estado, después del golpe que se produjo en abril, en Venezuela. Y ¿qué nos recordaba esto? Nos recordaba que, sencillamente, tenemos que dormir con los dos ojos abiertos. Esa es la realidad, porque el Imperio y las fuerzas de derecha no pueden aceptar transformaciones como éstas que se estaban dando en Honduras, que no eran transformaciones radicales, era un proceso de transformación, pero las fuerzas retrógradas en Honduras, el Imperio, sencillamente decidieron vamos a golpear ¡y golpearon! Y el pueblo ha resistido, ha luchado, y sigue luchando allá en Honduras.

Nosotros nos reunimos ayer con el Presidente Lobo de Honduras, que estuvo por acá; estuvimos abordando el tema del Golfo de Fonseca, sacamos unos acuerdos, ya que ahí hemos tenido una situación que se nos venía tensionando militarmente. Era importante buscar una forma de desactivar ese conflicto, porque, después de Honduras ¿qué queda? Bueno, venir sobre Nicaragua, aquí en Centroamérica eso es lo que queda.

Él fue muy claro en decirme que no venía a intervenir en los asuntos de Nicaragua, simplemente abordar un tema común, un problema común, y hablamos también de la situación que está viviendo Honduras, teníamos que hablar. Porque incluso, yo diría que las fuerzas extremistas en Honduras, que propiciaron el golpe, que pusieron a riesgo su capital para el golpe, y el mismo Imperio, actuaron con torpeza. Porque ¿cuántos meses le quedaban al Presidente Zelaya en la Presidencia? Le quedaban 6 meses para las elecciones, el golpe fue a finales de junio y las elecciones eran en noviembre del mismo año, pero… ¡se desesperaron tanto, se impacientaron tanto!

Si ellos han dejado que el proceso continuara, que se diera la consulta… porque la consulta que planteaba el Presidente Zelaya no era vinculante, no llevaba inmediatamente a ninguna Resolución en la Asamblea Nacional acerca de Reformas en la Constitución o una nueva Constitución; eso no frenaba las elecciones de noviembre, las elecciones se hubiesen producido, y el Presidente Zelaya hubiese entregado el Gobierno en noviembre, de manera normal. Incluso, eso se trató también de negociar… la torpeza era tan grande que se cerraron, a ni siquiera admitir que el Presidente Zelaya retomara el Gobierno, la Presidencia, para entregarla luego al Presidente Lobo, ¡no lo permitieron!

Esta situación provocó una reacción internacional explicable, mucha indignación en toda la Región. Resoluciones, inmediatamente al día siguiente del golpe aquí en Managua, del Sistema de Integración Centroamericano, SICA; el ALBA en primer lugar, fue el primero en pronunciarse, luego el SICA; el Grupo de Río se pronunció aquí en Managua, vino el Presidente Calderón, vino el compañero Presidente Raúl Castro de Cuba, fueron sesiones históricas. Luego, la sesión histórica en la OEA y hasta en Naciones Unidas, es decir, por todos lados. Fue tan brutal aquello, tan torpe, tan fuera de tiempo ¡que nadie podía quedarse callado! ni los mismos Estados Unidos, que tuvo que votar junto con América Latina, condenando el golpe en la OEA. Tuvo que hacerlo los Estados Unidos.

¿Y qué nos ha dejado el golpe? A un pueblo, en Honduras, en una situación difícil; y a la Región centroamericana fracturada, es decir, el proceso de Integración, de Unidad, que veníamos propiciando los centroamericanos, independientemente de matices políticos e ideológicos de los Gobiernos, ese proceso se ha visto seriamente debilitado, seriamente afectado.

Entonces ¿de qué hablamos? Hablamos de buscar la forma, cuidando lógicamente nosotros, de meternos a tratar de condicionarle al Gobierno de Honduras, porque no nos gusta que nos condicionen también a nosotros, nada. Pero encontrar la forma que brinde las condiciones para que, en una fecha que se acordaría, se pueda reunir el SICA y en esa reunión se revierta la Resolución que tomó el SICA, que es el primer paso que habría que dar.

Porque después viene la OEA, donde muchos países están realmente, y con toda razón, indignados por los acontecimientos de Honduras; países suramericanos que fueron víctimas de golpes de Estado, que supieron lo que era la brutalidad de un golpe de Estado, que vieron por la televisión la represión del pueblo hondureño, la vieron en vivo y a todo color, como se dice en la televisión, en directo, vieron la represión contra el pueblo hondureño… la muerte, el Ejército lanzado contra el pueblo de Honduras. ¿Lanzado por quién? Por esas fuerzas extremistas.

A final de cuentas, dañaron el proceso electoral que prácticamente estaba en marcha, porque faltaban 6 meses para las elecciones, ya había candidatos. Aquello estaba caminando. Pero eso afectó, lógicamente, el proceso electoral, independientemente de que si no ha habido golpe, hubiese ganado el Presidente Lobo, el golpe le quitó, le golpeó en lo que es la legitimidad de un resultado electoral.

Entonces ¿cómo se crean condiciones para que nos podamos reunir? Mañana, yo parto para Guatemala, a una reunión con el Presidente Colom, con el cual nos hemos estado comunicando. Fíjense cómo está la comunicación que yo, con quien me comunico y con el que me reúno, es con el Presidente Colom; y con el Presidente Martinelli de Panamá, independientemente que el Presidente Martinelli tiene sus posiciones en las que no coincidimos, en otras coincidimos y tenemos buena comunicación.

No tenemos problemas en cuanto a comunicarnos, en cuanto a reunirnos no tenemos problemas. Pero por otro lado, no ha sido posible lograr una reunión formal del SICA, porque sencillamente tenemos esa situación. Y mañana voy a hablar con el Presidente Colom y con el Presidente Funes sobre este tema, lo que conversé con el Presidente Lobo sobre el tema, porque nos interesa buscar una salida y la salida no es militar, no vemos una salida militar, la salida tiene que ser política.

¿Cómo se logra construir una salida política para que luego, en su momento, se reúna el SICA? Eso es un punto que está pendiente, pero mientras tanto, como resultado del golpe, tenemos afectado en primer lugar, al pueblo de Honduras. El golpe, golpeó al pueblo hondureño en primer lugar; la institucionalidad en Honduras, y golpeó el proceso electoral hondureño y sus resultados. Todo eso lo golpeó. Y tenemos todas esas Resoluciones de Organismos, que están vivas, independientemente de la posición que tienen Estados Unidos y Europa.

Fíjense cómo es el cinismo… Europa y los Estados Unidos se rasgan las vestiduras por resultados electorales de elecciones municipales aquí en Nicaragua, los ponen en cuestión, simplemente porque las fuerzas afines a ellos, no reconocen esos resultados, entonces se rasgan las vestiduras y toman sanciones contra Nicaragua. Pero por otro lado, están llamando a resolver la situación con Honduras. Lo pongo como ejemplo nada más, no estoy responsabilizando en esto al Presidente Lobo, sino que estoy señalando la actitud de los europeos, el doble rasero de los europeos, lo que es la hipocresía de los europeos y de los Estados Unidos.

Les decía que estamos batallando en toda la Región, y tenemos que buscar, nosotros como Partido en el Gobierno aquí en Nicaragua, tenemos que buscar cómo seguir fortaleciendo la Unidad, la Integración, la Unidad Centroamericana y, a partir de la Unidad, la Integración centroamericana, caribeña, mesoamericana, latinoamericana y, lidiando con esos bloques, el bloque europeo y Estados Unidos, que al fin de cuentas tienen un mismo interés, una misma posición de cara a la lucha que hoy estamos librando en América Latina.

Nosotros queremos agradecer la solidaridad que ustedes manifiestan para la lucha que estamos librando aquí en Nicaragua, en esta Declaración que hoy se ha dado a conocer, y nos identificamos, lógicamente, respaldamos todas las Declaraciones que se han leído.

En Irán… están tocando tambores de guerra contra Irán, simplemente porque defiende el derecho a utilizar la energía atómica de forma pacífica; incluso, Irán está convocando en estos días a una Conferencia Mundial, donde se va a establecer claramente como lo dice la Declaración, el principio de la energía atómica para fines pacíficos. Ahí, Irán más bien nos está diciendo, le está diciendo a los que usan la energía atómica para fines militares, para fines guerreristas, que son ellos los que tienen que rectificar, son ellos los que tienen que cambiar y respetar el derecho de Irán.

Compañeros, compañeras aquí presentes en este Encuentro que hoy estamos clausurando; compañeros del Partido Comunista de Cuba, del Partido de los Trabajadores de México, de Puerto Rico, de la Alianza Nueva Nación Guatemala. El Partido de los Trabajadores de México es un Partido solidario, internacionalista, ha mantenido una actitud realmente muy leal con las Fuerzas de Izquierda centroamericanas, y si pueden ellos, más allá incluso de Centroamérica, solidarios siempre con la lucha de los pueblos, con la lucha del pueblo cubano, y librando sus propias batallas allá, en ese México insurrecto… ¡siempre insurrecto ese México!

Compañeros de la Alianza Nueva Nación de Guatemala, de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, del FMLN de El Salvador, de la Unificación Democrática de Honduras, del Frente Nacional de Resistencia Popular de Honduras, del Frente Amplio de Costa Rica… Para todos ustedes queridos compañeros, nuestro saludo revolucionario; para la militancia de sus Movimientos, de sus Partidos, y para los pueblos por los cuales ustedes están luchando.

Y estamos seguros que construyendo la Unidad… tenemos que seguir construyendo la Unidad; aquí nos reunimos y coincidimos, y así mismo tenemos que fortalecer la Unidad interna también, vamos a ser más potentes, vamos a ser más fuertes y vamos a alcanzar nuevas victorias, porque el futuro le pertenece a la Justicia, el futuro le pertenece a la Humanidad, el futuro le pertenece al Socialismo. Así es que, compañeros, ¡hasta la victoria siempre!

también te puede interesar