Nicaragua

Denunció Nicaragua en OEA injerencia permanente de EE.UU.

Embajador Callahan no cesa de inmiscuirse en nuestros asuntos internos

Denis Moncada
Denis Moncada |

Redacción Central |

Embajador Callahan no cesa de inmiscuirse en nuestros asuntos internos

El embajador nicaragüense ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Denis Moncada, denuncio, una vez más, que Estados Unidos mantiene permanentemente su injerencia en los asuntos internos y las decisiones soberanas de nuestro país.

Moncada, al hablar este miércoles durante la sesión extraordinaria de la Asamblea General de la OEA, señaló la actitud del embajador norteamericano en Managua, Robert Callahan, quien no cesa de entrometerse en cuestiones propias del pueblo y gobierno de Nicaragua.

«El Gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y el pueblo nicaragüense son víctimas de la injerencia permanente del Gobierno de Estados Unidos. El embajador norteamericano en Nicaragua, Robert Callahan, no cesa de inmiscuirse en nuestros asuntos internos, planteando a los medios nacionales e internacionales políticas y procedimientos de cómo deben ser nuestros procesos electorales, a pesar de que son de la exclusiva competencia de las autoridades nicaragüenses», dijo.

Igualmente,  mostró y distribuyó en la sesión una carta enviada al secretario general de la OEA, José Miguel Inzulsa, y firmada por la embajadora de Estados Unidos ante el organismo, Carmen Lomellin, en la cual ella expresa preocupación por la democracia en Nicaragua, documento que refleja la actitud intervencionista del Gobierno de EEUU.

«El Gobierno del presidente Daniel Ortega considera inadmisible la intervención de Estados Unidos en decisiones soberanas en Nicaragua; ante esta realidad es natural que los países que conformamos la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y todos los que conformamos el Grupo de Río estemos avanzando en la creación de un nuevo espacio de organización regional propio, que consolide y  proyecte los intereses y la identidad latinoamericana y caribeña tal como se aprobó  recientemente en la Cumbre de Cancún», enfatizó.

Igualmente, dijo  Nicaragua considera que más que reformar la Carta Democrática Interamericana como propuso Insulza el pasado 3 de marzo cuando presentó su programa ante el Consejo Permanente, es necesario  los países de América Latina y el Caribe «sumemos voluntades y solidaridad para defender la soberanía, la integridad territorial, la independencia y la autodeterminación de nuestras naciones».

«La estabilidad de las democracias en nuestro hemisferio estará amenazada mientras los  más desarrollados no respeten el derecho que tienen nuestros Estados, pueblos y gobiernos al elegir sin injerencias su sistema político, económico y social», expresó Moncada.

también te puede interesar