Nicaragua

Analfabetismo derrotado por el Yo sí Puedo en Costa Caribe

Un educador relata los éxitos logrados en esa batalla victoriosa

Redacción Central |

Un educador relata los éxitos logrados en esa batalla victoriosa

El profesor Orlando Pineda relató los éxitos alcanzados en la batalla contra el analfabetismo en las Regiones Autónomas del Atlántico a pesar de las dificultades  presentadas fundamentalmente por el acceso a las comunidades.

Sin embargo, eso no fue un obstáculo para  quien, junto a los técnicos de la Asociación de Educación Popular «Carlos Fonseca Amador», Aepcfa, lograron bajar estas cifras en los pueblos indígenas del Caribe.

«Son 30 años luchando contra el analfabetismo», dice el profesor Pineda, mientras muestra con orgullo las cartas escritas por los nuevos letrados.

Comentó que debido a una asignación presidencial, decidió trabajar desde hace dos años en la Región Autónoma del Atlántico Norte, enseñando a leer y a escribir a los pueblos indígenas miskitos y mayangnas.

Pineda indicó que antes de la llegada del método «Yo sí puedo», al Triángulo Minero, compuesto por Siuna, Rosita y Bonanza, el analfabetismo rondaba por más del 22 por ciento. En la ribera del río Coco, el índice de iletrados superaba el 40 por ciento.

Ahora, Siuna reporta un índice del 1.39 por ciento; Rosita, el 3.90 por ciento, y Bonanza el 4 por ciento, detalló el director de la Aepcfa.

«No fue tarea fácil», relató el educador. «Sólo el río Coco tiene una extensión de 411 kilómetros, y hemos enseñado a leer a los indígenas de 86 comunidades, desde El Carrizal, hasta el Cabo Gracias a Dios», afirmó

Otro de los logros de este programa de alfabetización, es que los nuevos letrados aprendieron a leer y a escribir en sus lenguas maternas, una recomendación dada por la Unesco, con el fin de preservar las lenguas indígenas.

«Aprendieron en mayangna, en miskito, y en castellano. Es un orgullo para nosotros bajar estas cifras con el aporte de los cinco técnicos, 315 maestros indígenas de primaria y secundaria», dijo el profesor Pineda.

También reconoció el apoyo de 310 universitarios de la UNAN–Managua y León–, y de las universidades Nacional de Ingeniería, Agraria, y Politécnica de Nicaragua. Además, la colaboración de 490 jóvenes miskitos quienes sirvieron de guías en esas zonas inaccesibles.

Algo sorprendente, dijo Pineda, era ver más de 20 indígenas reunidos en la montaña recibiendo sus clases con el método «Yo sí Puedo».

«Se instalaron 510 televisores, con DVD, y sus plantas eléctricas en las comunidades indígenas, donde incluso, algunos nunca habían visto estos aparatos», relató emocionado el educador.

también te puede interesar