Nicaragua

Proyecto geotérmico inaugurado por Daniel generará 72 megavatios en 2012

El presidente de Nicaragua, al inaugurar la construcción de la II Etapa del Proyecto San Jacinto-Tizate, en León, señaló que la energía es un tema crucial para la humanidad

Daniel Ortega
Inauguró Daniel construcción de II Etapa de Proyecto Geotérmico. | César Pérez

Redacción Central |

El presidente de Nicaragua, al inaugurar la construcción de la II Etapa del Proyecto San Jacinto-Tizate, en León, señaló que la energía es un tema crucial para la humanidad

La construcción de la II Etapa del Proyecto San Jacinto-Tizate, inaugurado por el comandante Daniel Ortega este jueves,  es otro paso firme en la generación de energía dado por nuestro país.

En ese  proyecto  están involucradas cinco entidades financieras internacionales  y la meta es  generar para el año 2011 unos 46 megavatios y en el 2012  unos 72 megavatios.

«Esta era una planta del Estado nicaragüense, fue privatizada en los años noventa y fue perdiendo capacidad de generación. Se supone que cuando una planta se privatiza es para bien, no para mal, y quien adquiere la planta tiene la obligación de invertir en la misma para no solamente mantener su capacidad de generación, sino de incrementarla», dijo el mandatario.

El líder sandinista señaló que no se realizaron inversiones durante los años 90 y no hubo nuevas exploraciones «y seguramente la planta hoy estaría generando no sólo los 60 megavatios que generaba en 1983, sino mucho más», si ello se hubiera realizado.

«La energía es un tema crucial para la humanidad. Las fuentes de energía, en lugar de ser un aliado de la naturaleza de repente se convierten en un enemigo de la humanidad y la naturaleza, eso explica el debate en víspera de la reunión en Dinamarca, un debate que tiene que ver con las emisiones de plantas generadoras», puntualizó.

El comandante Daniel expresó que Nicaragua tiene fuentes de energía renovable, pero falta de recursos propios para invertir y de una política más definida para  en proyectos de energía renovable, hizo que se heredara una dependencia de la energía no renovable y más contaminante.

Recordó que se hicieron algunas inversiones en fuentes de energía hidroeléctrica, llegándose a generar el 5 por ciento  del consumo nacional. «El resto de las inversiones del Estado fueron en energía no renovables, y se vino creando una dependencia».

Añadió el mandatario  que esa dependencia permitió que el país entero entrara en crisis, con racionamientos que afectaban toda la economía y las familias usuarias del servicio domiciliar de energía eléctrica. «En esas condiciones encontramos a Nicaragua cuando llegamos al gobierno en enero del 2007. Nicaragua estaba a oscuras», dijo.

En esas condiciones no había tiempo para desarrollar proyectos geotérmicos, ni proyectos hidroeléctricos para dar respuesta al país, por lo que se tomaron medidas de emergencia, sin abandonar esas ideas.

Destacó la cooperación y solidaridad del gobierno y pueblo venezolano y de los hermanos cubanos para que, en un tiempo record, se instalaran plantas térmicas, la mayoría a trabajar con bunker y otras con diesel para atender la emergencia nacional y que pudiésemos tener la energía asegurada.

El presidente explicó que, actualmente, están operando 100 megavatios que se generan a base de bunker y 50 megavatios que son a base de diesel. Un total de 150 megavatios adicionales a la capacidad que tenía el país  en enero de 2007.

Anunció que para enero del 2010, nuestro país contará con 70 megavatios más incorporados al sistema de energía y para abril del 2010, otros 40 megavatios. «Estos 40 megavatios son de energía no renovable, los que producirá la planta de energía eólica de Amayo».

«A paso lento, con dificultades, pero a final de cuentas hoy estamos logrando dar un paso significativo», expresó el comandante Daniel.

«Nos sentimos muy contentos y satisfechos de dar esta buena noticia al pueblo nicaragüense y tenemos ese compromiso que lo estamos asumiendo  todos de aportarle a Nicaragua, porque este es un aporte a la lucha contra el calentamiento global, contra el envenenamiento de los contaminantes», concluyó Daniel.

también te puede interesar