Nicaragua

Mensaje del Cardenal Obando y Bravo llama a celebrar la Purísima Concepción

Debe hacerse sin odio en los corazones y practicar la reconciliación como forma de fortalecer la paz verdadera

Cardenal Miguel Obando y Bravo
Cardenal Miguel Obando y Bravo | Jairo Cajina

Redacción Central |

Debe hacerse sin odio en los corazones y practicar la reconciliación como forma  de fortalecer la paz verdadera

Su Eminencia, Cardenal Miguel Obando y Bravo, brindó un mensaje al pueblo de Nicaragua, en vísperas  del novenario a la Virgen María, para celebrar la Purísima Concepción sin odio en los corazones y practicar la reconciliación como forma de fortalecer la paz verdadera.

«La fiesta de la Inmaculada Concepción de María es una buena ocasión para agradecer a Dios no sólo la plenitud de Gracia de María, sino también nuestra divinización por el bautismo», declaró Su Eminencia.

El alto prelado instó  a los hombres y mujeres de Nicaragua a desprenderse de sentimientos de venganza, de orgullo y de odio.

«Cuando un hombre vive en la venganza, el orgullo, el odio y la ambición, aunque intente sonreír y use cosméticos, su mundo interior se le proyectará hacia afuera y creará un ambiente duro, bronco,  no solidario y de enfrentamientos que, al final y al cabo, daña las relaciones de paz que debemos construir», señaló.

Ante esto, el cardenal  recomendó al pueblo devoto de María, entregarse al prójimo con un espíritu de paz «demos lo que tenemos, si queremos paz en la convivencia tenemos que dar paz desde el fondo de nuestro yo interno».

Agregó que para arreglar los conflictos hace falta la humildad de María, y María era humilde, por lo cual debemos practicarla con verdadera devoción..

Rechazó y criticó a aquellos que avasallan a sus semejantes por creerse líderes y no practicar la humildad. «En una sociedad donde todos queremos ser cabeza, en Nicaragua parece que todos queremos ser cabezas, todos quieren ocupar los primeros puestos, el conflicto se arregla por la fuerza y eso no debe ser así», sentenció.

«Por el amor y la humildad llegaremos a la paz en el hogar, en la fábrica, en la oficina, en la universidad, en los campos de deporte, en el autobús, en todos los lugares. Que María reina de la Paz nos traiga la paz que esté apoyada en el amor, la verdad, la justicia y la libertad», expresó.  

Su Eminencia celebró  que el Gobierno del Poder Ciudadano rescate la tradicional celebración de la Purísima en la Avenida Simón Bolívar tal y como ocurría en los años de la primera etapa de la revolución.

«Es una cosa buena que el gobierno celebra la Purísima, la mayor parte de Nicaragua es un pueblo mariano, ojala que todos podamos celebrar esta fiesta de la Purísima con un corazón limpio y de perdón a Dios, todos somos pecadores nadie puede decir que no es pecador y si alguien dice que no es pecador es un mentiroso, tenemos que pedirle perdón a Dios y reconciliarnos», señaló Su Eminencia.

Este 28 de noviembre comienza el novenario a la Purísima Concepción de María, que concluye el 8 de diciembre, un día después que se celebra la tradicional Gritería, en la cual el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional tiene planeadas una serie de actividades dirigidas a la población más empobrecida del país.

también te puede interesar