Nicaragua

Exitosa presentación de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba

Durante los cuatro conciertos efectuados en diferentes ciudades nicaragüenses mostró una renovada imagen de virtuosismo

Orquesta Sinfónica de Cuba
Orquesta Sinfónica de Cuba | Internet

Redacción Central |

Durante los cuatro conciertos efectuados en diferentes ciudades nicaragüenses mostró una renovada imagen de virtuosismo

La Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba concluyó  una exitosa gira de conciertos en Nicaragua como parte del intercambio cultural entre ambas naciones.

En su presentación  en la sala de conciertos del Teatro Nacional Rubén Darío, los maestros cubanos deleitaron a la concurrencia con un variado programa que incluyó la Obertura de la opera Guillermo Tell, de G. Rossini; Obertura Festiva, de Dimitri Shostakovich; Malambo del ballet «Estancia», de Alberto Ginastera.

Muy aplaudidas por el público resultaron Preludio y Gran Contradanza de la zarzuela «Cecilia Valdés», del maestro Gonzalo Roig; Danzón «El médico de pianos», de Jorge López Marín; y especialmente «Guaguancó», de Guido López-Gavilán, interpretación esta última que recibió una cerrada ovación por su evocación de las sonoridades afrocubanas.

La Orquesta cubana, toda una institución dentro de la cultura de ese país mostró una renovada imagen de virtuosismo y alta calidad estética bajo la batuta del maestro y director titular Enrique Pérez Mesa, durante los cuatro conciertos efectuados en diferentes ciudades nicaragüenses.

«Realmente ha sido una impresión muy grande. La Orquesta no venía hace más de 20 años y hemos recibido una gran acogida del público, sobre todo en la ciudad de León, que fue un concierto maravilloso, declaró a Prensa Latina Pérez Mesa.

Esperamos volver el próximo año con mucho gusto, hacer una especie de convenio con el teatro, puntualizó, a la vez que agradeció la atención recibida y el apoyo del Ministerio de Cultura y el Instituto de la Música de Cuba.

El maestro cubano consideró muy positiva la visita para la superación y el intercambio con los nicaragüenses. «Hay material en el país, lo que hace falta es organizar los programas de estudios y podemos ayudar muchísimo por la experiencia que tenemos en la educación artística, sostuvo.

Merece la pena que este país tenga una orquesta de alto nivel sobre todo por el teatro que tiene. Yo creo, subrayó, que la Camerata Bach sería el embrión de una buena orquesta que se merece tener el Teatro Nacional Rubén Darío, añadió.

Por su parte, Ramón Rodríguez, Director del Rubén Darío y un gran promotor de la cultura en Nicaragua, declaró que esto representa el reinicio de la colaboración cultural con Cuba que durante más de 16 años estaba perdida.

Ahora la queremos renovar y ampliar los intercambios culturales como parte de un proyecto de desarrollo educacional de nuestro pueblo, aseguró el directivo.

Estamos empecinados, agregó, en que la colaboración no sea solo en la parte artística, sino también en la docencia, en las escuelas de arte, queremos retomar esa idea. Queremos tener asesoría cubana y maestros cubanos para tener una orquesta sinfónica de calidad, que es lo que necesitamos, concluyó.

también te puede interesar