Nicaragua

Es tiempo de paz y no de nuevas bases militares en Colombia, afirmó Daniel

Al hablar en el acto por el 30 aniversario del Ejército, el presidente de la Republica dijo que la instalación de nuevos enclaves castrenses estadounidenses en Colombia provoca inestabilidad en la región

Daniel Ortega
Es tiempo de paz y no de nuevas bases militares en Colombia, afirmó Daniel. | El 19 Digital

Redacción Central |

Al hablar en el acto por el 30 aniversario del Ejército, el presidente de la Republica dijo que la instalación de nuevos enclaves castrenses estadounidenses en Colombia provoca inestabilidad en la región
» Medalla Defensor de la Soberanía Nacional al general Omar Hallesleven

El presidente de la República, Daniel Ortega, reitero su oposición a la instalación de nuevas bases militares norteamericanas en Colombia y puntualizó que es tiempo de la paz en Latinoamérica.

Estados Unidos, en vez de estar construyendo más bases en Colombia, como las que tiene en Honduras, debería fortalecer a los fuerzas militares de la región para que combatan con mayor contundencia al narcotráfico y al crimen organizado, advirtió en su intervención..

El mandatario, ante miembros del Ejército y pequeños destacamentos de otras fuerzas militares de Venezuela, Guatemala, Estados Unidos, México y El Salvador, reiteró su rechazo a la instalación de dichos enclaves en Colombia, porque esto provoca inestabilidad en Latinoamérica y el Caribe.

«Estamos viviendo otros tiempos, de paz, mucho han sufrido nuestros pueblos, es hora de la paz en Colombia, si no hay paz en Colombia, no hay paz en la región», dijo el compañero Daniel al resaltar el rechazo a la instalación de las bases estadounidenses en suelo colombiano.

Durante su intervención, el mandatario se refirió a diversos temas, entre estos al origen del actual Ejército de Nicaragua, que surgió de las entrañas del pueblo y luchó hasta derrocar a la dictadura somocista.

Igualmente, se refirió a la situación que enfrenta el pueblo hondureño tras el golpe militar perpetrado contra el presidente Manuel Zelaya y cómo la cúpula del ejército se niega a restablecer el orden constitucional.

Al referirse a Colombia, instó  al gobierno de Estados Unidos a desestimar la solicitud hecha por el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, de instalar las mencionadas bases militares, pues tienen como fin tensionar la región y combatir a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

En este sentido, Daniel aseguró que, en diversas ocasiones,  ha advertido a su homólogo colombiano que a través de las armas no se resolverá el conflicto y  solamente por medio del diálogo y el entendimiento puede encontrarse la paz en Colombia.

Calificó que tanto los retenidos por las FARC y los que tienen las autoridades colombianas son prisioneros de guerra, mientras los civiles si son secuestrados.

«Mientras no se admita que hay una guerra  con raíces sociales, económicas y políticas no va a llegar la paz, pueden meter cien bases norteamericanas y aquello va a ser peor», puntualizó.

Le insistió al gobierno de Estados Unidos para proporcionar mayores recursos destinados a combatir el narcotráfico internacional, pues el llamado Plan Mérida ya quedó cortó, ante el avance  del crimen organizado en México, donde las principales instituciones están siendo tomadas por los delincuentes.

«El Plan Mérida queda corto para las demandas que tiene México, ya no digamos para las demandas  centroamericanas, son migajas las repartidas en Centroamérica», dijo l.

En otra parte de su discurso, destacó que las naciones centroamericanas, a través de sus instituciones policiales y militares aportan al pueblo estadounidense  para que no les llegue más droga y en concordancia al esfuerzo, Estados Unidos debe aportar mayores recursos.

«Sé que son momentos difíciles en la economía global y en la norteamericana, pero si hay dinero para gastar a montones en aventuras bélicas y para instalar bases militares, por qué no para fortalecer a los ejércitos y policías centroamericanos, para librar la lucha contra el narcotráfico», espetó el comandante Daniel.

En el tema de Honduras, el mandatario señaló que, lastimosamente, el Ejército de esa nación está totalmente al servicio de la oligarquía hondureña y del imperio norteamericano.  

Recordó que el Ejercito de Honduras ha tenido una historia de golpes de estado, pero con el tiempo y el paso de los años había dejado de ser un instrumento de terror hacia el pueblo hondureño. Sin embargo, cuando se pensaba  estos actos habían desaparecido completamente se da uno el pasado 28 de junio.

«Esperamos que ese ejército responda a los intereses del pueblo y de la nación, revierta ese golpe militar y estoy seguro  se tendrá que revertir  porque el pueblo hondureño lo está pidiendo, y porque hay una comunidad internacional condenando ese crimen», subrayó.

Durante sus palabras Daniel envió al pueblo cubano y a su gobierno su pesar por el fallecimiento del Comandante de la Revolución Juan Almeida.

También reiteró la demanda de que el gobierno norteamericano deje en libertad a cinco compañeros cubanos presos hace 11 años y acusados de ser terroristas, cuando la realidad es que recababan información sobre posibles atentados contra el pueblo cubano desde territorio de Estados Unidos.

Dijo que mientras estos cinco patriotas cubanos guardan cárcel, el verdadero terrorista Luis Posada Carriles, ha sido protegido por los gobernantes norteamericanos, tras haber explotado bombas en contra de un avión cubano, matando a destacados deportistas de esa nación.

Al retornar al tema del surgimiento del Ejército de Nicaragua, Daniel manifestó es uno de los más jóvenes de América Latina, y  desde su surgimiento fuerzas externas quisieron desaparecerlo, sobre todo por la guerra impuesta por el gobierno norteamericano de Ronald Reagan.

A inició de los años noventa, el gobierno de Violeta Chamorro intentó eliminarlo, sin embargo fracasó en el intento.

«Ahora los fusiles están ahí, no puede desarmarse el ejército, aunque unos quisieran, pero desgraciadamente no hemos alcanzado la paz, debido a las amenazas expansionistas del imperio», agregó..

Recordó que sectores más extremistas de Estados Unidos promueven la guerra en todo el mundo, principalmente en Iraq y Afganistán y también quieren hacerlo en Irán.

Para esto, utilizan al ejército, pues quieren controlar el petróleo de esas naciones, pero se han empantanado, al igual que lo hicieron en Vietnam, en Nicaragua y recientemente en Iraq y Afganistán.

Daniel recapituló un poco de historia de las luchas planteadas por el general Augusto C. Sandino, después las batallas que libraron Juan José Quezada, Carlos Fonseca Amador y  los que participaron en la etapa final del triunfo de la Revolución Popular Sandinista,  los cuales dieron origen al Ejercito Popular Sandinista, hoy Ejercito de Nicaragua.  

Recordó que nuestro anticolonialismo tiene su origen en las batallas dadas por los indígenas nicaragüenses cuando se vieron invadidos por los españoles, mientras el antiimperialismo se da cuando patriotas rechazaron las políticas expansionistas de Estados Unidos.

Daniel también reconoció la figura de Su Eminencia Cardenal Miguel Obando y Bravo, quien ha jugado un papel primordial como mediador en diversos momentos históricos de la nación, incluso lo llamó el Comandante de la Paz.

Durante el acto del 30 Aniversario del Ejército fueron ascendidos al grado de General de Brigada los coroneles Bayardo Ramón Rodríguez Ruiz, Róger Antonio Quant Zeledón, Mario Alejandro Pérezcassar Pereira y Ronaldo Velásquez Benavides, mediante el Acuerdo Presidencial 220-2009.

El jefe de la Dirección de Personal y Cuadros del Ejército de Nicaragua, General de Brigada, Marvin Elías Corrales Rodríguez, dio lectura a la orden 857-209, del comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua para otorgar ascensos en grados de coronel, capitán de navío; teniente coronel, capitán de fragata; mayor, capitán de corbeta; capitán, teniente de navio; teniente primero, teniente de fragata; teniente a oficiales superiores.

A estos grados fueron ascendidos los coroneles Julio Modesto Rodríguez Balladares, Ramón Antonio Sevilla Duarte, Juan Ramón Morales Quintero, Jorge Alberto Castro Medina; Ángel Eugenio Fonseca Donaire; Donald Rene Arias López, Salvador González Uriza, Cesar Bladimir Peralta Jarquin, Ausberto Antonio Narváez Moreno; Jorge Eduardo Rivera Mejía, Nasario García Rostrán.

Al grado de coronel fueron ascendidos Oscar Matamoros, Manuel Salvador GAitan, Genaro Rosendo  Betanco Romero, Walmer Abraham Molina Pérez.  

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Omar Hallesleven recibió placas de reconocimiento de la directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera Sacasa y del general de Brigada Hurdy Roberto Holder Pérez, presidente de la Asociación de Agregados Militares, Navales y Aéreos acreditados en Nicaragua.

también te puede interesar