Nicaragua

Organos de inteligencia de EE.UU. buscan derrocar al gobierno, afirmó Aldo Díaz Lacayo

El historiador y analista político puntualizó que desarrollan por ello maniobras conspirativas desde hace mucho tiempo

Redacción Central |

El historiador y analista político puntualizó que desarrollan por ello maniobras conspirativas desde hace mucho tiempo

El historiador y analista político Aldo Díaz lacayo, dijo que el objetivo de los órganos de inteligencia estadounidense, a través de sus maniobras conspirativas, es derrocar al gobierno democráticamente electo del presidente Daniel Ortega Saavedra.

Díaz Lacayo puntualizó que la estrategia aplicada es la de primero desestabilizar a la nación, para eventualmente dar el último zarpazo, el cual pretendería sería acabar de una vez  con el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.

Aseguró  este intento por socavar el poder del presidente Daniel, se debe a que éste  tiene criterio propio y  está buscando para el pueblo nicaragüense alternativas de vida ajenas a las impuestas por el modelo capitalista. De allí que sea una amenaza a la política hegemónica del imperio estadounidense.

«Estos niveles de conspiración suben en la medida de que los gobiernos no son afines o son contrarios a  la política de Washington», sostuvo.

Manifestó  el caso de  Daniel es emblemático. no solo porque es un retorno a la revolución y porque se esté integrando a la «revolución de la segunda independencia de América», sino también porque está impulsando todo un proceso de recomposición del mapa político centroamericano.

Aseguró que los órganos de intervención gringa, están en una guerra abierta contra el gobierno y  su principal brazo armado son los mismos medios de comunicación derechista.

«Esta guerra de cuarta generación tiene como columna vertebral a los medios de comunicación», expresó Lacayo.

«Deben ser expulsados los extranjeros que conspiren contra el gobierno», aseveró.

Para los diputados de la Bancada del Frente Sandinista en la Asamblea Nacional, la solución de los problemas políticos de nuestro país, son una responsabilidad soberana de los nicaragüenses. De allí que cualquier intromisión por parte de una embajada extranjera a través de la desestabilización política y social, debe conllevar la expulsión de sus representantes diplomáticos.

Indicaron  los ataques contra el gobierno de Daniel han sido continuos desde que asumiera el poder en enero de 2007, por esta razón si se logran recabar las pruebas necesarias de que el embajador de los Estados Unidos, Robert Callahan, está tratando de socavar las estructuras democráticas de nuestro país, habrá que expulsarlo.

«Quien no respete a Nicaragua, necesariamente el Estado tendrá que tomar sus medidas», sostuvo la diputada granadina María Lidia Mejía.

La parlamentaria agregó que, de darse esta medida, ellos como diputados la apoyarían, pues su principal deber es «hacer cumplir la constitución política de nuestra República».

Así mismo manifestaron que Nicaragua es soberana en tomar ésta o cualquier otra medida que venga a restituir el derecho de los nicaragüenses a resolver soberanamente sus asuntos políticos.

«Yo no le veo ningún problema de que aquí se tomen tomar las medidas correspondientes», dijo César Castellanos, diputado por el departamento de Nueva Segovia.

Destacaron  siempre la embajada estadounidense ha estado interviniendo en la vida política de nuestro país, por eso nadie debe asustarse de que ahora se esté denunciando una abierta campaña de desestabilización contra el gobierno revolucionario.

también te puede interesar