Nicaragua

Nicaragua respira caldeado ambiente electoral

El ejercicio se desarrollará el 9 de noviembre próximo en 146 de los 153 municipios del país

Redacción Central |

El ejercicio se desarrollará el 9 de noviembre próximo en 146 de los 153 municipios del país

A ocho días de unos comicios municipales que la oposición se empeña en presentar como un plebiscito de la gestión del gobierno sandinista, Nicaragua respira hoy un ambiente electoral por momentos caldeado.

El ejercicio se desarrollará el 9 de noviembre próximo en 146 de los 153 municipios del país. En los siete restantes pertenecientes al Atlántico Norte fue aplazado hasta enero de 2009 debido a los daños causados por el huracán Félix el año pasado.

Para las elecciones municipales están convocados a votar tres millones 866 mil 664 nicaragüenses, quienes elegirán a los alcaldes, vicealcaldes y concejales de sus respectivas comunidades.

El proceso electoral ha alcanzado, sin embargo, ribetes nacionales, e incluso internacionales, ante la intensidad de las campañas proselitistas de las dos principales fuerzas políticas nicaragüenses. Por un lado, el gobernante Frente Sandinista de Liberación (FSLN) pretende afianzar su popularidad entre los sectores populares, y tiene como meta sobrepasar las 87 alcaldías ganadas en las elecciones de 2004.

La oposición, agrupada principalmente bajo la Alianza Partido Liberal Constitucionalista (PLC), busca desesperadamente recuperar el terreno perdido en los comicios generales del 2006, que marcaron el regreso al poder del FSLN luego de 16 años de neoliberalismo.

En opinión del analista político y periodista nicaragüense William Grigsby, el PLC ha cometido un grave error político al «refugiarse en una elección para votar contra el gobierno, en particular contra el presidente Ortega, y no en una elección para votar por sus candidatos, o por sus propuestas».

El lema de la campaña del candidato opositor a la Alcaldía de Managua Eduardo Montealegre no puede ser más elocuente e ilustrativo: «Todos contra Ortega».

Es tal la polarización política en la ciudad capital que ya se reportan brotes aislados de violencia electoral en algunos barrios, por lo que el presidente Daniel Ortega llamó a la población a la cordura.

«Hago un llamado al pueblo y a todos los partidos que participan en las elecciones a que contribuyan a que estas culminen de forma pacífica y dar un ejemplo de civismo», dijo anoche el líder sandinista.

El mandatario criticó también al Departamento de Estado norteamericano y a la Unión Europea, que en sendos comunicados instaron a las autoridades electorales nicaragüenses a permitir la presencia de observadores internacionales.

Para el analista político local Aldo Díaz Lacayo, la razón de tanto despliegue mediático es bien simple: el regreso del FSLN al poder en enero de 2007.

«Desde el momento mismo del regreso del sandinismo al poder, la derecha internacional esta haciendo hasta lo imposible para entorpecer el gobierno de Daniel Ortega», aseguró Díaz Lacayo en declaraciones a Prensa Latina.

también te puede interesar