Internacionales

Estados Unidos y las armas: de tragedia familiar a tragedia nacional

Una estadounidense defensora de las armas asesinó a sus hijas en una disputa familiar ocurrida en Houston

Redacción Central |

Una nueva tragedia, armas de fuego mediante, se vivió en las afueras de la ciudad de Houston, Estados Unidos, luego de que una mujer fuese abatida a tiros por la policía. Christy Sheats, de 42 años, resultó muerta en el enfrentamiento policial luego de que asesinase a sus dos hijas con su pistola.

Sheats era una fiel defensora de la segunda enmienda a la Constitución estadounidense, la cual permite a sus ciudadanos portar armas.

El diario The New York Daily News indicó que los hechos acontecieron el día del cumpleaños del padre de las víctimas, no identificado. Sheats se reunió con el hombre, de quien estaba separada. Comenzó una disputa familiar entonces, que llevó a una pelea a tiros en plena calle.

Un testigo indicó al rotativo que Taylor, una de las jóvenes, de 22 años, y Madison, de 17 años, su hermana, trataron de huir junto a su padre, pero la mujer disparó a su hija menor por la espalda. Ambas jóvenes murieron en el tiroteo.

Una vez que llegó la policía, Sheats fue abatida porque se negó a bajar la pistola. El padre no resultó herido, pero terminó en un hospital en estado de shock, sin sus dos hijas.

El alguacil de la localidad, Troy Nehls, afirmó que «fue una pelea familiar que se convirtió en un tiroteo» y declaró que la Policía sigue investigando el caso.

El pasado marzo Sheats publicó en su perfil de Facebook: «Sería horriblemente trágico si mi habilidad de protegerme a mí o a mi familia me fuese quitada, pero eso es exactamente lo que están determinados a hacer los demócratas por prohibir armas cortas semiautomáticas».

La tragedia “horriblemente trágica” le aconteció a ella el pasado viernes, pero ha provocado que se sienta nuevamente el terror que provocan estas situaciones, en un país que todavía no se recupera de la masacre cometida en un club de la comunidad LGBTI en Orlando, Florida, donde resultaron muertas 49 personas.

Desde entonces se reabrió el debate en torno al endurecimiento de las leyes que regulan la venta de armas, el cual recibió una derrota por la decisión del Congreso de no aprobar un proyecto de ley al respecto.

El presidente estadounidense, Barack Obama, apoya restringir la venta de armas, pero no ha obtenido los votos mínimos necesarios en la sesión del Senado.
ros/ale

también te puede interesar