Internacionales

Comisión del Senado brasileño ajusta cronograma de trabajo

Entre el 7 y el 27 de julio serán presentadas las alegaciones finales de la acusación y la defensa, como parte del proceso de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff

Senado de Brasil
Senado de Brasil | telesurtv

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La comisión del Senado de Brasil a cargo del juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff ajustó el cronograma de trabajo con la aprobación de la mayoría de los integrantes.

El calendario establece que los últimos testigos serán escuchados el próximo día 29, dos días después que un equipo de expertos presente el laudo de la pericia solicitada por la defensa.

Para el 6 de julio fue fijada la probable comparecencia ante la Comisión procesal de la mandataria brasileña.

Su abogado defensor José Eduardo Cardozo afirmó que aún no está definido si ella irá o no al Senado.

Esa será una estrategia muy personal de ella y estará también sujeta a todo un contexto que tendremos que evaluar, señaló.

Según la hoja de ruta, entre el 7 y el 27 de julio serán presentadas las alegaciones finales de la acusación y la defensa.

Del 28 al 1 de agosto deberá ser elaborado el nuevo parecer del relator Antonio Anastasia, al cual se dará lectura el día 2 para luego iniciar la discusión y votarlo el 4 de agosto.

Un día después, el relatorio será puesto en conocimiento del pleno del Senado. La primera votación para la aprobación, o no, del documento pudiera ocurrir el 9 de agosto.

El cronograma trazado establece que de aprobarse el parecer, las partes tendrán cuatro días para presentar nuevas manifestaciones sobre el proceso y una vez terminada esa fase, el presidente del Supremo Tribunal Federal, Ricardo Lewandowski deberá convocar al juzgamiento final en un plazo de hasta 10 días.

Para que la separación definitiva de Rousseff sea probada requiere el voto de por lo menos 54 de los 81 integrantes del Senado.

En varias oportunidades la jefa de Estado ha reiterado que el juicio político en su contra es fraudulento pues no existen pruebas de que haya cometido un crimen de responsabilidad.

Es grave, porque en este proceso de golpe de Estado se usa la Constitución parcialmente, tiene que haber un crimen para que haya un juicio político. Tengo que volver a la Presidencia porque no cometí ningún crimen, no es solo mi mandato sino las consecuencias que tiene sobre la democracia, esto afecta a los poderes en todos los niveles, aseguró recientemente.

Michel Temer asumió la presidencia interina de la nación sudamericana el pasado 12 de mayo, tras la aprobación por el Senado de la separación temporal de Rousseff.
ros/ele

también te puede interesar