Internacionales

Oposición brasileña financió golpe contra Dilma, confirma diario

Una revelación del diario Folha de Sao Paulo, a través de grabaciones, indica que el Movimiento Brasil Libre fue creado por los mismos partidos que promovieron el impeachment contra la presidenta

Dilma Rousseff
Dilma Rousseff | Telesurtv

Redacción Central |

Los partidos políticos brasileños opuestos al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff financiaron de forma activa el Movimiento Brasil Libre (MBL), uno de los principales grupos que promovió el juicio político contra la mandataria.

Una revelación del diario Folha de Sao Paulo, a través de grabaciones, indica que el MBL nació en 2014 para, supuestamente, luchar contra la corrupción sin vinculaciones con los partidos políticos.

Empero, el MBL recibió financiación del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) del presidente provisional Michel Temer, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), así como de Solidaridad y los Demócratas (DEM).

«El MBL auxilió en cuestiones de logística, distribución de panfletos y colocación de carteles, pero fue la Fundación Ulysses Guimaraes (asociada al PMDB) la que pagó, porque se trató de nuestra campaña», indicaron representantes de las juventudes del PMDB, sobre la campaña “el impeachment es mío”, protagonizada por el movimiento.

Asimismo, las agrupaciones PSDB y DEM financiaron los autobuses y los alimentos de quienes se manifestaron frente al Congreso Nacional durante la votación del juicio político contra Rousseff en abril, y en la gran “protesta” del pasado 13 de marzo.

En abril la Cámara de Diputados de Brasil aprobó el pedido de juicio político contra la presidenta, con 367 votos a favor, 137 en contra, siete abstenciones y dos ausentes.

La discusión pasó luego al Senado, que aprobó el proceso de juicio el pasado 12 de mayo con 55 votos a favor, 22 en contra y 1 abstención (de 78 de los 81 miembros del cuerpo colegiado).

Tras la decisión, la presidenta elegida por 54 millones de votos fue separada de su cargo por 180 días, tiempo en el que las autoridades brasileñas se encargarán de encontrar las pruebas contra la mandataria. En su lugar, Michel Temer, hasta entonces vicepresidente, pasó a ser el presidente interino.

La acusación central de la oposición contra Rousseff para justificar un juicio político es la supuesta violación de normas fiscales. Sin embargo, no se han presentado pruebas en su contra y se trata de un movimiento que han realizado presidentes anteriores y no han sido culpados.

Entretanto, Temer ha emprendido una agenda neoliberal que se aleja del plan de Gobierno votado por los brasileños al elegir a Rousseff. Dentro de sus medidas económicas está revisar el sistema de pensiones y reducir la inversión pública de forma considerable.
ros/ale

también te puede interesar