Internacionales

Dilma Rousseff: Lo que está en juego no es mi mandato, es la voluntad del pueblo

Reiteró que se trata de un impeachment fraudulento, un verdadero golpe de Estado

Dilma
El mensaje de Dilma Rousseff tras ser suspendida por el Senado de Brasil | RT

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, advirtió que con el impeachment, aprobado en sesión especial en el Senado, lo que está en juego en el país no es solo su mandato sino el respeto a las urnas y a la voluntad soberana de los 54 millones de personas que la eligieron.

El mayor riesgo para Brasil en estos momentos es ser dirigido por un Gobierno que no ha sido elegido, un Gobierno que nace de un golpe de Estado. Está en juego el futuro del país, la oportunidad y esperanza de avanzar, insistió al dirigirse al pueblo.

Desde el Palacio de Planalto, reiteró que se trata de un impeachment fraudulento, un verdadero golpe de Estado.

Cuando a una presidenta electa se la acusa de un crimen que no cometió, no es un impeachment, es un golpe. Luché mi vida entera por la democracia. El destino siempre me impuso múltiples desafíos y conseguí vencerlos. Sufrí el dolor de la tortura y ahora sufro más de una vez. Lo que más duele en este momento es la injusticia, subrayó.

En su intervención, reiteró que nunca pensó que tendría que luchar contra un golpe de Estado en la nación sudamericana.

Lo que hice fueron actos necesarios, legales, de Gobierno. Cosas iguales hicieron los presidentes que me precedieron y que entonces no fueron consideradas ningún crimen, recordó.

Rousseff llamó a los brasileños mantenerse movilizados, unidos y en paz, e insistió en que luchará «con todos los instrumentos legales» en su poder contra su destitución.

Voy a usar todos los instrumentos para ejercer mi mandato hasta el fin. Jamás voy a desistir de la lucha, aseguró.

Tras darse a conocer la aprobación del juicio político, la jefa de Estado exoneró de sus cargos a la mayoría del actual gabinete, con la excepción del presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, quien previsiblemente seguirá durante el mandato interino de Michel Temer.

La presidenta brasileña se vio obligada a separarse de su cargo por un período no mayor a 180 días, luego de que el Senado aprobara la ejecución del juicio político con 55 votos a favor, 22 en contra y 1 abstención.

Su abogado defensor, José Eduardo Cardozo, ha reiterado que este proceso carece de los requisitos legales mínimos, como la indudable comprobación de un “delito de responsabilidad”.
ros/ele

también te puede interesar