Internacionales

¿Qué pasa en Venezuela?

El referendo revocatorio convocado por la oposición contra el presidente Nicolás Maduro ante la autoridad electoral es un proceso administrativo que puede tomar meses, a pesar de sus presiones y chantajes

Bandera de Venezuela
Bandera de Venezuela |

Alejandro Guevara |

Esto es un hecho: la oposición venezolana está decidida a sacar al presidente Nicolás Maduro del poder por la vía que sea. Así lo han anunciado, y lo anuncian, a los cuatro vientos. Son varias las formas que intentan utilizar, especialmente ahora que son mayoría en el Parlamento. Pero, ¿qué pasa realmente en Venezuela hoy? ¿Está cerca la derecha de lograr su cometido?

Según los hechos que explicaremos a continuación, ni siquiera andan “calientes”. Empero, los derechistas se empeñan en hacer creer que este año revocarán la presidencia de Maduro.

Es tanta la desesperación y especulación en las redes sociales, que la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Tibisay Lucena, denunció este miércoles una agresión progresiva y de chantaje contra su persona y la entidad que dirige.

La intención de la Mesa de la Unidad Democrática, como se autodenomina el grupo de partidos opositores venezolanos, es crear un ambiente de explosión social en ese país para obligar al presidente Nicolás Maduro a renunciar o negociar.

De ahí que hayan iniciado un proceso de referendo revocatorio mediante el poder electoral, el cual está muy lejos de celebrarse aún, aunque ellos afirmen lo contrario.

No obstante, Lucena aclaró que el CNE no cederá ante la violencia o el chantaje, y aseguró que las campañas de descrédito en su contra van dirigidas a derrumbar la institucionalidad del Poder Electoral y la democracia en el país.

Lucena lamentó que este proceso, el cual es administrativo, se haya convertido en una agresión a la ley y a la institución electoral. Recordó que si bien el CNE siempre ha sido víctima de ataques, actualmente se ha registrado un cambio en la forma, pues han apuntado hasta sus funcionarios.

Denunció Lucena que estas acciones son una campaña orquestada contra el Poder Electoral en busca de quebrantarlo, pero más allá de la institución, dijo que esos ataques van dirigidos a ella por ser la cabeza del organismo.

La campaña se ha desarrollado en las redes sociales y solo en el mes de abril se posicionaron casi 10 etiquetas de Twitter en su contra, recordó Telesur.

Este es el motivo por el cual la presidenta del CNE advirtió que no permitirán abusos ni violencia.

«Estamos avizorando el desarrollo de un estrategia de crispación social y si la misma no es detenida nos llevará a escenarios de violencia, debilitamiento de las instituciones, desconocimiento de los entes, lo que significa violencia», acotó.

Por dónde anda el referendo revocatorio

Este proceso administrativo que inició la derecha el pasado abril completó la recogida de firmas del 1 por ciento del padrón electoral, requisito que presentaron ante el CNE el día 26 del citado mes. Ahora, la autoridad electoral realiza un proceso de verificación de las rúbricas, tal y como lo mandata la normativa vigente en la venezolana gaceta electoral 405 del 18 de diciembre 2007.

Lucena explicó que evaluarán las solicitudes que recibieron por parte de la oposición, y luego se establecería un plazo de reclamo para la comisión de paz y verificación de firmas nombrada por Maduro, un derecho que tiene el imputado.

¿Y luego qué pasa?

Tal y como han explicados expertos en derecho, este solo es un paso en un proceso que puede demorar hasta 170 días hábiles, es decir, no cuenta feriados y fines de semana. Por tal motivo, completarlo podría extenderse hasta enero de 2017.

Todavía hay más: si el jefe de Estado o un elector interpone un recurso ante la autoridad electoral por algo que considere irregular en el proceso, este se aplazará entonces hasta que quede aclarado.

¿Cómo busca la oposición tratar de acelerar el proceso? A través de las redes sociales, han hecho un llamado a sus simpatizantes para que se mantengan en la calle, y provocar situaciones de saqueos e indisciplinas sociales que conduzcan a la ingobernabilidad.

El artículo 233 de la Constitución venezolana establece que si el jefe de Estado es revocado durante los primeros cuatro años del período constitucional se procede a convocar a una nueva elección dentro de los 30 días consecutivos siguientes y asume la dirección del Estado el vicepresidente. En este caso, si el referendo se convoca a mediados de enero de 2017 asumiría el gobierno el vicepresidente de Venezuela, Aristóbulo Istúriz, hasta el año 2019.

Y finalmente, otro hecho: en el año 2004 la oposición inició igualmente un referendo revocatorio contra el Comandante Eterno, Hugo Chávez. El proceso duró entonces un año y cuatro meses, y como hoy no quiere la derecha que recordemos, fracasó. ¿Acaso saben que ahora les pasará igual?

noa/ale

también te puede interesar