Internacionales

Carrera preelectoral estadounidense se acerca a su etapa final

Sea cual fuere el resultado de la votación del martes en Indiana, los precandidatos Donald Trump e Hillary Clinton ya apuntan a ser los escogidos

Carrera preelectoral estadounidense
Carrera preelectoral estadounidense |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El suspenso en torno a la nominación republicana a la Casa Blanca se concentra en el estado nororiental de Indiana, cuyas primarias de este martes podría acercar un poco más a Donald Trump a la victoria.

Tanto Trump como su principal rival, el senador Ted Cruz, recorrieron el estado el lunes en la búsqueda de los 57 delegados republicanos en juego, el botín más grande antes de la primaria de California, el 7 de junio.

Según un sondeo (NBC/Wall Street) publicado el domingo, el magnate inmobiliario tiene 49% de la intención de voto frente al 34% de su rival.

Indiana es tal vez la última opción de Cruz, que de ganar –y para eso cuenta con mejor organización política-, evitaría que Trump obtenga los mil 237 delegados que necesita para lograr la nominación. Según un recuento de la cadena CNN, el millonario cuenta ya con mil 2 delegados.

También prolongaría el suspenso hasta junio y podría llegar a las primarias californianas, un estado que, como Indiana, otorga la totalidad de sus delegados al vencedor.

Trump espera obtener el número de delegados para la nominación antes de la convención republicana de Cleveland, en julio, cuando se proclamará al candidato del partido.

Por el lado demócrata, Hillary Clinton tiene un panorama aún más favorable. Tal es su ventaja, que puede permitirse perder en las próximas elecciones en Indiana, donde supera ligeramente a Bernie Sanders en los sondeos.

Con 2 mil 176 delegados a su favor, a Clinton le bastará 20% de los aproximadamente mil restantes para sellar su candidatura, que requiere de 2 mil 383. Como la repartición de cada estado es proporcional, la precandidata demócrata sumará incluso allí donde Sanders gane.

Sanders busca convencer también a los llamados superdelegados para que voten por él. Se trata de los gobernadores demócratas, los elegidos en el Congreso y los responsables del partido, que pueden votar por cualquier  candidato, pero de los de alrededor de 700, al menos 500 están comprometidos con Clinton.
ros/mau

también te puede interesar