Internacionales

Dilma: Lucharé hasta que se respete la democracia

La presidenta constitucional de Brasil insiste en que no puede haber un juicio político sin base legal; si ocurre, se está realizando un golpe (de Estado)

Dilma Rousseff
Dilma Rousseff |

Redacción Central |

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, señaló que la ultraderecha de su país falla en la campaña sucia que adelanta con el fin de destituirla de manera irresponsable de su cargo y aseguró que seguirá luchando hasta que la democracia sea respetada.

En relación con el impeachment (juicio político) que pretende la oposición, aseveró este miércoles durante una convención de derechos humanos, que no puede haber un proceso de ese tipo; de lo contrario constituye un golpe, acotó.

Rousseff explicó que si bien la figura del juicio político está consagrada en la Constitución, el que está por hacerse en su contra es un golpe. «Hay varias formas de realizar un golpe (…) pero ahora hay un nuevo tipo de golpe que se hace con las manos desnudas y es violando la Constitución. No permitiremos que prospere, subrayó.

La mandataria cuestionó que si no posee cuentas en el exterior, ni pesan acusaciones de corrupción en su contra, mucho menos ha usado dinero público para beneficiarse, ¿de qué me acusan? «me inventaron prácticas de manipulación contable», dijo.

Sostuvo que lo que está en juego no son los 54 millones de votos que la reeligieron en 2014, sino todos aquellos que no votaron por ella. En una elección solo existe un vencedor y el pueblo brasileño es el único responsable de su futuro. “Si aceptamos ese irrespeto estaríamos ofendiendolo, puntualizó durante su intervención

El domingo 17 de abril, la Cámara de Diputados aprobó el pedido de juicio político contra Rousseff, con 367 votos a favor, 137 en contra, siete abstenciones y dos ausentes. El caso pasó a una comisión de 21 senadores, la mayoría de oposición, que tiene hasta principios de mayo para decidirse, después de escuchar los argumentos de la acusación y la defensa de la presidenta.

De vencer el “si”, Dilma será separada del cargo por 180 días, tiempo que durará el proceso, aunque no se descarta un adelanto a junio próximo de elecciones, fijadas para el 2017. Hasta tanto sustituiría a la mandataria el vicepresidente conservador Michel Temer, su principal detractor.
mem/mau

también te puede interesar