Internacionales

Evo Morales pide disolver la DEA y cerrar bases militares estadounidenses

Con la aplicación de nuestra política logramos disminuir del 2011 al 2014 en 34 por ciento el cultivo de coca, que hoy alcanza una superficie de 20 mil 400 hectáreas, expresó el mandatario boliviano

Evo Morales en la Asamblea General de la ONU
Evo Morales en la Asamblea General de la ONU |

Redacción Central |

El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió este jueves en Naciones Unidas la disolución de la Agencia Antidrogas (DEA) de Estados Unidos y la eliminación de las bases militares de ese país en América Latina y el Caribe, porque donde ambas están crece el narcotráfico, la narcocorrupción, se expande la delincuencia, la riqueza ilegal y las élites millonarias corruptas serviles a Washington.

Pido a esta asamblea tomar acciones concretas para liberarnos del problema de las drogas, acabar con el intervencionismo, la certificación unilateral y aprobar una resolución para terminar con el secreto bancario, expresó Morales al intervenir en la conclusión de una sesión especial de la ONU sobre la lucha antidroga, iniciada hace dos días.

El gobierno de Estados Unidos, enfatizó, carece de moral para certificar unilateralmente a los países del mundo en materia de droga, porque su propia tasa de consumo de cocaína es del 1,6 por ciento, frente a la media mundial de 0,4 por ciento.

A continuación alertó acerca de la importancia de examinar con profundidad el trasfondo geopolítico de la guerra contra las drogas, ya que con el final de Guerra Fría y del Plan Cóndor, Estados Unidos vio reducida la posibilidad de perpetrar golpes de Estado y de justificar políticamente el apoyo a las dictaduras en la región, pero creó el problema de la droga, “una excusa mañosa para aplicar la lógica imperialista de control, y así intervenir”, indicó.

El imperio, dijo con referencia a Estados Unidos, utilizó esta guerra hipócrita para inducir una estrategia militar y política intervencionista en las zonas ricas en recursos naturales para saquearlas. Las bases militares, el secreto bancario y la criminalización de la hoja de coca son instrumentos de ese control geopolítico, aseguró.

Como bolivianos, decidimos liberarnos, nacionalizamos la lucha contra el narcotráfico y adoptamos un modelo digno y soberano que garantiza el respeto a los derechos humanos y a la Madre Tierra, y con cuya aplicación logramos disminuir desde 2011 a 2014 en 34 por ciento el cultivo de coca, que alcanza hoy una superficie neta de 20 mil 400 hectáreas, tal como certificó la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito.

En su informe de monitoreo sobre el cultivo de coca, esa entidad confirmó que Bolivia tiene la menor superficie cultivada en 10 años y en su reporte anual de 2015 reconoce, por primera vez, nuestro esfuerzo para alcanzar los niveles de cultivo más bajos de la región andina, con solo el 15 por ciento, señaló.

Bolivia, subrayó su presidente Evo Morales, tiene el récord regional de reducción neta de excedente de cultivo de coca, prueba clara del éxito de su modelo y al respecto, destacó el acompañamiento incondicional de la Unión Europea y de Naciones Unidas en ese sentido.
mem/mau

también te puede interesar