Internacionales

El papa regresa a Roma con 12 refugiados musulmanes

Hemos venido para sacudir las conciencias y traer un mensaje de solidaridad a todos aquellos que han tenido que dejar sus países por hambre o guerras, declaró en la isla griega de Lesbos al visitar un campamento de migrantes

El papa Francisco se llevó a Roma a tres familias musulmanas El papa Francisco se llevó a Roma a tres familias musulmanas
El papa Francisco se llevó a Roma a tres familias musulmanas El papa Francisco se llevó a Roma a tres familias musulmanas | AFP

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El Papa Francisco regresó este sábado a Roma acompañado de tres familias (12 individuos) de refugiados sirios musulmanes que “adoptó” tras una estancia de apenas 5 horas en la isla griega de Lesbos.

“Es una gota en el mar, pero después de esta gota, el mar no será más el mismo”, reconoció el Papa a la prensa durante el vuelo de regreso al Vaticano.

Francisco se inspiró en la Madre Teresa de Calcuta (que en septiembre próximo será canonizada), la monja que dedicó su vida a los más pobres y quien instaba a todos a cumplir pequeños gestos de solidaridad.

En ese territorio griego frente a las costas turcas, el soberano vaticano recorrió el campo de detención de Moria, donde se encuentran centenares de kurdos, afganos, sirios y de otras nacionalidades del Medio Oriente que no han podido acceder a la Unión Europea.

Fue “un gesto humanitario”, apostilló, y refirió que se lo sugirió hace una semana uno de sus colaboradores. Le dije enseguida que sí, “sentí que provenía del Espíritu Santo’, confesó. El hecho de que fueran todos de religión musulmana no representó tampoco un problema. Tenían sus papeles en regla, precisó.

El Papa estuvo acompañado por el patriarca de la Iglesia ortodoxa de Constantinopla, Bartolomé I, y el primado de la Iglesia ortodoxa griega en Atenas, Jerónimo II. «Hemos venido para atraer la atención del mundo ante esta grave crisis humanitaria y para implorar su solución, dijo Francisco. «Esperamos que el mundo preste atención a estas situaciones”.

Ya en el avión de regreso a Roma, admitió a los periodistas que lo acompañaron que “este ha sido un día muy fuerte’ (…) era para llorar, agregó al mostrar dibujos de angustia y esperanza que le regalaron los niños del campamento.
ros/mau

también te puede interesar