Internacionales

La Haya se declara competente para fallo en diferendo Nicaragua-Colombia

El tribunal escuchará los argumentos escritos y orales de las partes, y en un periodo de dos a cinco años podría existir un veredicto

Corte Internacional de Justicia
Corte Internacional de Justicia |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, se declaró este jueves competente para investigar y emitir un fallo sobre la demanda marítima interpuesta por Nicaragua contra Colombia, el 26 de noviembre de 2013.

El máximo tribunal internacional escuchará los argumentos escritos y orales de las partes, y en un periodo de dos a cinco años podría existir un veredicto que zanje la solicitud de Managua para que Bogotá acate la sentencia emitida por la CIJ (el 19 de noviembre de 2012), en la cual estableció la delimitación marítima entre Nicaragua y Colombia en aguas del mar Caribe occidental.

En esa petición, Nicaragua alegó además que Colombia ha amenazado con el uso de la fuerza en las aguas entregadas a la jurisdicción nicaragüense.

La sentencia de excepciones preliminares rechazó todos los puntos de las objeciones preliminares presentadas por Colombia, incluido el argumento colombiano según el cual la denuncia era “inmediata”.

Igualmente, rechazó que no fuera viable dado que el país suramericano denunció el Pacto de Bogotá, que tuvo vigencia un año después. La salida de tal instrumento se hizo efectiva el 27 de noviembre de 2013, pero la presentación nicaragüense se produjo un día antes, cuando todavía pertenecía a él.

También la Corte no aceptó los argumentos colombianos según los cuales no existía una disputa entre ambos Estados en el momento en que Nicaragua presentó su demanda.

De hecho, dijo que el decreto de 1946 emitido por Colombia para la creación de una Zona Contigua Integral del Archipiélago de San Andrés, así como que las declaraciones de sus agentes de Estado, entraban a formar parte de esta disputa aunque no existiera nota de protesta formal por parte de Managua.

Aunque se calcula una duración del proceso judicial de dos a cinco años, no existen límites para que la CIJ se pronuncie. La primera disputa con Nicaragua duró desde que se interpuso la demanda el 6 de diciembre de 2001, hasta que se conoció el fallo de fondo el 19 de noviembre de 2012.

Aquel fallo, inapelable, confirmó la soberanía colombiana sobre siete cayos cercanos al archipiélago nicaragüense de San Andrés, pero estableció un nuevo trazo limítrofe marítimo favorable a Nicaragua, al extender su soberanía hacia el este del meridiano 82, pero no lo refrendó, dejando abierta la posibilidad de que la CIJ se pronunciara a ese respecto en un momento posterior.

Así, luego de que solicitáramos la mediación del Alto Tribunal, Colombia presentó excepciones (objeciones) preliminares, que siguen desconociendo la potestad de la Corte.

El agente ante la CIJ y embajador de Nicaragua ante Holanda, Carlos Argüello Gómez, insistió a finales del pasado año en el hecho de que en todas las declaraciones el Presidente Daniel Ortega respecto del litigio se ha dejado claro que nuestro país “está decidido a firmar un tratado” que cierre los diferendos entre ambos países en este caso, pero sin renunciar al fallo del 19 de noviembre de 2012.

E insistió: “si Colombia está dispuesta a firmar un Tratado que incorpore literalmente la Sentencia de la Corte, Nicaragua hoy mismo lo firmaría y retiraba la demanda en el momento en que el Congreso colombiano lo ratifique”. Nuestro país ya cumplió con los procedimientos para hacer Ley aquel fallo de la Corte Internacional de Justicia, recordó Argüello.
ros/ros

también te puede interesar