Internacionales

Nicaragua exige respeto a la Carta de ONU y su estricto cumplimiento (+ Texto)

Se impone recuperar la función principal del organismo como garante de la paz mundial

María Rubiales
María Rubiales de Chamorro |

Redacción Central |

La embajadora de Nicaragua ante las Naciones Unidas, María Rubiales, llamó este lunes a la refundación de la organización internacional para recuperar sus principios y propósitos, y su función principal de garante de la paz mundial, ajena a la injerencia, interferencia e intervención en los asuntos internos de los estados.

Al intervenir en un debate sobre el tema en el Consejo de Seguridad, criticó a este órgano principal por incumplir su responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales.

Al respecto señaló que este órgano se ha visto impedido de actuar en el interés común en varias ocasiones, (cuyo) ejemplo más claro (es) el caso de Palestina y, por otro lado, se ha abusado de mandatos otorgados en situaciones en el Oriente Medio, o han sido manipulados, para promover cambios de gobiernos, guerras y (el) financiamiento a grupos terroristas, en flagrante violación de los Principios del Derecho Internacional, de las relaciones de amistad y cooperación entre los Estados y de la Carta de la ONU.

Nuestro país reafirma su condena a estas acciones, al igual que a los intentos de socavar la paz en Nuestramérica, única región del mundo que ha sido declarada Zona de Paz.

A continuación el texto completo de la intervención de la Compañera María Rubiales:

Muchas gracias Señor Presidente

Compañera Delcy Rodríguez, Ministra de Relaciones Exteriores de la hermana República Bolivariana de Venezuela, permítame expresarle antes que nada, nuestros recuerdos llenos de cariño y agradecimiento al Eterno Comandante Hugo Chaves Frías, Comandante de la Revolución Bolivariana, gigante del amor, la amistad y la solidaridad, y reciba en nombre de nuestro Presidente, del Pueblo Nicaragüense y de nuestra delegación, calurosos saludos para el Presidente Nicolás Maduro y felicitaciones por tan valiosísima y acertada conducción de la Presidencia de este Consejo, durante este mes.

Hago extensivo nuestro saludo a nuestro hermano Rafael Ramírez, Representante Permanente, y a su a su delegación por el esmero y dedicación durante esta presidencia.

Nicaragua se suma a lo expresado por el embajador de la República Islámica de Irán en nombre del Movimiento de Países No Alineados.

La Carta de nuestra organización, que ha cumplido 70 años, fue redactada en un momento en el que había una convergencia de esfuerzos para “preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra”, nuestra organización se proyectó al Mundo como una entidad propiciadora de Paz, pero, desde su fundación hasta hoy, los Objetivos planteados se han frustrado.

Al respecto, permítame compartir un pensamiento de nuestro Presidente, Comandante Daniel Ortega Saavedra y cito: “Nicaragua aboga por un Mundo Solidario y Complementario, y por la refundación de Naciones Unidas, para que prevalezca el Interés de todos, y la Capacidad de hablar y escucharnos en Igualdad de Condiciones, todos los Estados Miembros. También aboga por un rol respetuoso, responsable, y ético, de las Agencias de Naciones Unidas. Ajeno a cualquier forma de Injerencismo, Interferencia e Intervención en los Asuntos Internos de Estados Soberanos.

Creemos que solo desde una Organización de Naciones Unidas, Equitativa y Democrática, re-creada, refundada y funcional para el Mundo y la Humanidad en el Siglo XXI, pueden asumirse los grandes Retos de este Tiempo”. Fin de cita.

Las decisiones que toman los órganos más importantes de nuestra Organización deben basarse en el total e irrestricto respeto a LOS PRINCIPIOS Y PROPOSITOS DE LA CARTA, por lo tanto, el presente debate se vuelve más imperioso y significativo.  Desafortunadamente hemos visto en los últimos años, decisiones de este Consejo de Seguridad, no apegadas a estos principios.

La creciente codicia del Capitalismo Global, particularmente en Medio Oriente y África ha provocado guerras, sembrando inseguridades, destrucción y muertes, el desplazamiento forzoso y brutal de millones de refugiados, desnudando la verdadera naturaleza de las guerras, el terrorismo y los conflictos que vivimos. Acciones todas promovidas y avaladas, desafortunadamente, por algunos miembros permanentes de este Consejo.

El Consejo, por un lado, se ha visto impedido de actuar en el interés común en varias ocasiones, ejemplo más claro, el caso de Palestina y, por otro lado, se ha abusado y manipulado de mandatos otorgados en situaciones en el Oriente Medio para promover cambios de gobiernos, guerras y financiamiento a grupos terroristas, en flagrante violación a los Principios del Derecho Internacional, a las relaciones de amistad y cooperación entre los Estados y a la Carta de NNUU.

Nuestro país, reafirma su condena a estas acciones, al igual que a los intentos de socavar la paz en Nuestramérica, única región del mundo que ha sido declarada como Zona de Paz.

Condenamos los intentos de golpes de estado en contra de nuestra hermana República Bolivariana de Venezuela y los planes para asesinar a su Presidente, compañero Nicolás Maduro. Condenamos también el mantenimiento del inhumano y criminal bloqueo en contra de nuestra Hermana República de Cuba.

Compañera Delcy Rodríguez, Ministra de Relaciones Exteriores de la hermana República Bolivariana de Venezuela, permítame expresarle antes que nada nuestros recuerdos llenos de cariño y agradecimiento al Eterno Comandante Hugo Chaves Frías, Comandante de la Revolución Bolivariana, gigante del amor, la amistad y la solidaridad, y reciba en nombre de nuestro Presidente, del Pueblo Nicaragüense y de nuestra delegación, calurosos saludos para el Presidente Nicolás Maduro y felicitaciones por tan valiosísima y acertada conducción de la Presidencia de este Consejo, durante este mes.

Hago extensivo nuestro saludo a nuestro hermano Rafael Ramírez, Representante Permanente, y a su delegación, por el esmero y dedicación durante esta presidencia.

Nicaragua se suma a lo expresado por el embajador de la República Islámica de Irán en nombre del Movimiento de Países No Alineados.

La Carta de nuestra organización, que ha cumplido 70 años, fue redactada en un momento en el que había una convergencia de esfuerzos para “preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra”, (cuando) nuestra organización se proyectó al Mundo como una entidad propiciadora de Paz, pero, desde su fundación hasta hoy, los Objetivos planteados se han frustrado.

Al respecto, permítame compartir un pensamiento de nuestro Presidente, Comandante Daniel Ortega Saavedra, y cito: “Nicaragua aboga por un Mundo Solidario y Complementario, y por la refundación de Naciones Unidas, para que prevalezca el Interés de todos, y la Capacidad de hablar y escucharnos en Igualdad de Condiciones, todos los Estados Miembros.

También aboga por un rol respetuoso, responsable y ético de las Agencias de Naciones Unidas, ajeno a cualquier forma de Injerencismo, Interferencia e Intervención, respecto de los Asuntos Internos de Estados Soberanos.

Creemos que solo desde una Organización de Naciones Unidas Equitativa y Democrática, recreada, refundada y funcional para el Mundo y la Humanidad en el Siglo XXI, pueden asumirse los grandes Retos de este Tiempo”. Fin de cita.

Las decisiones que toman los órganos más importantes de nuestra Organización deben basarse en el total e irrestricto respeto a LOS PRINCIPIOS Y PROPOSITOS DE LA CARTA. Por lo tanto, el presente debate se vuelve más imperioso y significativo.  Desafortunadamente, hemos visto en los últimos años decisiones de este Consejo de Seguridad no apegadas a esos principios.

La creciente codicia del Capitalismo Global, particularmente en Medio Oriente y África, ha provocado guerras, sembrado inseguridades, destrucción y muertes, el desplazamiento forzoso y brutal de millones de refugiados, desnudando la verdadera naturaleza de las guerras, el terrorismo y los conflictos que vivimos. Acciones todas promovidas y avaladas, desafortunadamente, por algunos miembros permanentes de este Consejo.

El Consejo, por un lado, se ha visto impedido de actuar en el interés común en varias ocasiones, (cuyo) ejemplo más claro (es) el caso de Palestina y, por otro lado, se ha abusado de mandatos otorgados en situaciones en el Oriente Medio, o han sido manipulados, para promover cambios de gobiernos, guerras y financiamiento a grupos terroristas, en flagrante violación de los Principios del Derecho Internacional, de las relaciones de amistad y cooperación entre los Estados y de la Carta de la ONU.

Nuestro país reafirma su condena a estas acciones, al igual que a los intentos de socavar la paz en Nuestramérica, única región del mundo que ha sido declarada Zona de Paz.

Condenamos los intentos de golpes de estado en contra de nuestra hermana República Bolivariana de Venezuela y los planes para asesinar a su Presidente, compañero Nicolás Maduro. Condenamos también el mantenimiento del inhumano y criminal bloqueo en contra de nuestra Hermana República de Cuba.

Señora Presidenta,

Nicaragua, siendo de los primeros cuatro Estados en ratificar la Carta, tiene plena certeza de que EL MANTENIMIENTO DE LA PAZ Y SEGURIDAD INTERNACIONALES implica, en primer lugar, partir del sentido de colectividad, basada en la igualdad soberana de sus miembros, la auto determinación de los pueblos, en apego al derecho internacional, donde los intereses particulares e individualistas y la cultura de guerra sean eliminados por completo y sustituidos por una cultura del encuentro, del diálogo y del consenso, de paz y solidaridad.

De manera, Señora Presidenta, que no se trata de solamente, como han propuesto algunos, de crear nuevos códigos de conducta para los miembros del Consejo, sino de respetar rigurosamente las normas que ya existen y los principios que las guían, contenidos en un instrumento que de hecho están por encima de cualquier otro instrumento, según lo establece el Artículo 103.

La promoción del arreglo pacífico de las controversias es un punto central en el esquema, y hay que trabajar en eliminar el uso o la amenaza del uso de la fuerza para resolver disputas.

La Carta provee varias opciones en este sentido, una de las cuales es la Corte Internacional de Justicia que merece especial mención, por ser el órgano principal judicial, cuyas sentencias son de ineludible e inmediato cumplimiento. En tal sentido, el reconocimiento de la jurisdicción de la Corte y el retiro de las reservas a la misma, es hoy más que nunca, un imperativo.

Señora Presidenta,

Las acciones para contrarrestar el terrorismo deben realizarse colectivamente dentro del marco de la Carta y del derecho internacional, asegurando que todos los Estados Miembros sean partícipes en igualdad de condiciones, derechos y en respeto de su soberanía e integridad territorial.

En relación con las misiones para el mantenimiento de la paz, Nicaragua considera que el respeto al empoderamiento del país anfitrión, es un requisito vital para asegurar la legitimidad de las operaciones mismas y su éxito.

En este sentido, reafirmamos la necesidad de robustecer la facultad de la Asamblea General para tratar los asuntos del MANTENIMIENTO DE LA PAZ Y SEGURIDAD INTERNACIONALES, particularmente en situaciones en las que este Consejo no logra cumplir con su responsabilidad primordial en apego a la Carta.

Señora Presidenta,

Hacemos un llamado a la Comunidad Internacional, a cumplir con los anhelos que nos planteamos hace 70 años, a trabajar unidos, en solidaridad y con respeto, para erradicar los flagelos que todavía constituyen obstáculos para EL MANTENIMIENTO DE LA PAZ Y SEGURIDAD INTERNACIONALES.

Termino con las palabras inspiradoras de nuestro Presidente, Comandante Daniel Ortega Saavedra, y cito: “Nuestra Organización debe responder a los desafíos de nuestro Tiempo con Medidas y Acciones que reflejen el Interés Supremo de los Pueblos: El Respeto, la inviolabilidad de las Soberanías, el Reconocimiento de los Recursos Naturales Patrimoniales, el fomento de la Seguridad, la Justicia, y la Paz.”

Muchas gracias.
mem/mau

también te puede interesar