Internacionales

Tiempo de Cuaresma es para erradicar la riqueza, la vanidad y el orgullo

El Papa Francisco insistió en la misa en el Centro de Estudios de Ecatepec que la Cuaresma es para ajustar los sentidos, abrir los ojos frente a tantas injusticias que atentan directamente contra el sueño y el proyecto de Dios

Papa Francisco
| Reuters

Redacción Central |

El Papa Francisco aseguró en el Centro de Estudios de Ecatepec que la Cuaresma es tiempo para cambiar el rumbo de nuestras vidas y alejarlas de las tres principales tentaciones del cristianismo: la riqueza, la vanidad y el orgullo.

Tiempo para ajustar los sentidos, abrir los ojos frente a tantas injusticias que atentan directamente contra el sueño y el proyecto de Dios. Tiempo para desenmascarar esas tres grandes formas de tentaciones que rompen, dividen la imagen que Dios ha querido plasmar, insistió.

En la multitudinaria misa, la segunda ceremonia religiosa como parte de su primera visita a México, advirtió que esas tentaciones buscan degradar, destruir y sacar la alegría y la frescura del Evangelio, “nos encierran en un círculo de destrucción y de pecado”.

¿Hasta dónde somos conscientes de estas tentaciones en nuestra persona, en nosotros mismos? ¿Hasta dónde nos hemos habituado a un estilo de vida que piensa que en la riqueza, en la vanidad y en el orgullo está la fuente y la fuerza de la vida? ¿Hasta dónde creemos que el cuidado del otro, nuestra preocupación y ocupación por el pan, el nombre y la dignidad de los demás son fuentes de alegría y esperanza para vencer esas tentaciones?, se cuestionó.

El Santo Padre subrayó que hemos optado por Jesús y no por el demonio al puntualizar que con el demonio no se dialoga y no se puede dialogar “porque nos va a ganar siempre, solamente la fuerza de la palabra de Dios lo puede derrotar”.

Queremos seguir sus huellas pero sabemos que no es fácil. Sabemos lo que significa ser seducidos por el dinero, la fama y el poder. Por eso, la Iglesia nos regala este tiempo, nos invita a la conversión con una sola certeza: Él nos está esperando y quiere sanar nuestros corazones de todo lo que degrada, degradándose o degradando a otros, indicó.

En la jornada de este domingo el Obispo de Roma también visitará el Hospital Pediátrico “Federico Gómez”, en Ciudad de México.
ros/ele

también te puede interesar