Internacionales

Papa Francisco aboga por la construcción de una política auténticamente humana

Al dirigirse a las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático de México, defendió una sociedad en la que nadie se sienta víctima de la cultura del descarte

El papa recorre el Zócalo hacia la Catedral
El papa recorre el Zócalo hacia la Catedral | AP | Christian Palma

Redacción Central |

El Papa Francisco defendió en México que todos, comenzando por los cristianos, nos entreguemos a la construcción de “una política auténticamente humana” y una sociedad en la que nadie se sienta víctima de la cultura del descarte.

Al dirigirse a las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático, insistió en que a los dirigentes de la vida social, cultural y política, les corresponde de modo especial trabajar para ofrecer a todos los ciudadanos la oportunidad de ser dignos actores de su propio destino, en su familia y en todos los círculos en los que se desarrolla la sociabilidad humana.

Ayudándoles a un acceso efectivo a los bienes materiales y espirituales indispensables: vivienda adecuada, trabajo digno, alimento, justicia real, seguridad efectiva, un ambiente sano y de paz. Esto no es sólo un asunto de leyes que requieran de actualizaciones y mejoras —siempre necesarias—, sino de una urgente formación de la responsabilidad personal de cada uno, con pleno respeto del otro como corresponsable en la causa común de promover el desarrollo nacional, subrayó.

El Santo Padre aseguró que es una tarea que involucra a todo el pueblo mexicano en las distintas instancias tanto públicas como privadas, tanto colectivas como individuales.

Lamentó que cada vez que buscamos el camino del privilegio o beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, “tarde o temprano, la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo”.

El Obispo de Roma recordó que el pueblo mexicano afianza su esperanza en la identidad que ha sido forjada en duros y difíciles momentos de su historia por grandes testimonios de ciudadanos que han comprendido que, para poder superar las situaciones nacidas de la cerrazón del individualismo, era necesario el acuerdo de las Instituciones políticas, sociales y de mercado, y de todos los hombres y mujeres que se comprometen en la búsqueda del bien común y en la promoción de la dignidad de la persona.

Previo a su alocución a las autoridades, el Sumo Pontífice se reunió con el presidente, Enrique Peña Nieto, quien también le mostró un sello conmemorativo de la visita apostólica y algunas zonas de la Palacio Presidencial.
mem/ele

también te puede interesar