Internacionales

Naciones Unidas llama a erradicar mutilación genital femenina

Esta dolorosa y violenta práctica afecta a al menos 200 millones de mujeres y niñas en el mundo

mutilacion
Ban Ki-moon, llamó ponerle fin a la mutilación genital femenina |

Redacción Central |

El secretario general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, llamó ponerle fin a la mutilación genital femenina, práctica reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos que se concentra en 30 países, fundamentalmente de África y del Medio Oriente, aunque también está presente en otras regiones.

En un mensaje este sábado por el Día Internacional de Tolerancia Cero contra ese violento procedimiento, Ban subrayó que nunca ha sido más urgente y posible erradicar ese fenómeno, que afecta a al menos 200 millones de mujeres y niñas en el mundo.

«Es hora de prevenir este inmedible sufrimiento humano y de empoderar a las mujeres y niñas para que tengan un impacto positivo en el mundo», agregó.

De acuerdo con el secretario general de la ONU, la cifra de personas afectadas por esta práctica asciende, dado que los gobiernos le prestan una mayor atención al tema y mejoran los métodos de recolectar estadísticas.

Asimismo, Ban consideró que cuando dicha mutilación sea rechazada en su totalidad, los efectos positivos de la erradicación serán visibles en las sociedades.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mutilación genital femenina comprende todos los procedimientos que, de forma intencional y por motivos no médicos, alteran o lesionan los órganos genitales femeninos.

La OMS también asegura que esta práctica no aporta ningún beneficio a la salud de las mujeres y niñas y pueden producir hemorragias graves y problemas urinarios, así como quistes, infecciones, infertilidad, complicaciones del parto y aumento del riesgo de muerte del recién nacido.

En la mayoría de los casos dicho procedimiento se lleva a cabo en la infancia, en algún momento entre la lactancia y los 15 años, y ocasionalmente en la edad adulta.

En África, cada año unas tres millones de niñas corren el riesgo de sufrir esta práctica.
ros/noa

también te puede interesar