Internacionales

Haití: la intranquilidad como premisa

El aumento y violencia de las protestas de la oposición por un alegado fraude en la primera ronda de las presidenciales, celebrada el 25 de octubre, llevaron al Comité Electoral Provisional a aplazar, otra vez, la segunda vuelta de la consulta, hasta nuevo aviso

haiti
Haití |

Mauricio García |

El aplazamiento de las elecciones en Haití no solo abre un compás de espera a la institucionalidad del país, sino que deja sin precisar quién reemplazará al presidente saliente,  Michel Martelly, cuyo mandato cuatrienal cesa el 7 de febrero, como establece la Ley.

La disyuntiva radica en si éste permanecerá en funciones hasta tener un sustituto electo, o lo reemplazará, hasta tanto, un gobierno de transición encabezado por el presidente del Tribunal Supremo, como propone un grupo de excandidatos presidenciales, agrupados en un denominado G8.

Otros sectores opositores, sin embargo, amenazan con un levantamiento armado si ese gabinete de tránsito solo lo integran políticos de la capital, Puerto Príncipe.

Un gobierno interino sería desastroso para este país de 10 millones de habitantes que aún no se recupera del sismo de 2010 que dejo 316 mil muertos, 350 mil heridos y 1,5 millones de damnificados, sostuvo Martelly al conocer la propuesta. “Nuestros socios (internacionales) fueron claros: No van a reconocer a un gobierno de transición”, subrayó el pasado viernes 22 de enero.

Así las cosas, la incertidumbre sigue de la mano de la inseguridad en este país caribeño, el más pobre de América Latina y de cuya independencia fuera precursor. En los pasados cuatro años Haití ha estado gobernado por decreto, lo que generó inconformidad y rechazo.

Desde entonces, sus 10,8 millones de habitantes viven, casi, de la asistencia externa, que no siempre llega, y cuando lo hace, no alcanza. Haití es conocido por su inestabilidad política e ingobernabilidad, agravadas por la desigualdad de ingresos, la pobreza, las enfermedades y otros males, como la corrupción.

Según diversas fuentes, el 20 por ciento de la población detenta el 64 por ciento de los ingresos totales, y otro 20 por ciento apenas obtiene el uno por ciento.

En octubre de 2014 se suspendieron las previstas elecciones legislativas, que volvieron a convocarse, en primera vuelta, en agosto pasado. La segunda ronda quedó fijada para el 25 de octubre, junto con la primera presidencial.

En esa convocatoria solo participó 30 por ciento del electorado y el candidato oficialista, Jovenel Moise, obtuvo 32,8 por ciento de los sufragios, y 25,2 por ciento su más cercano competidor, Jude Célestin, quien impugnó el resultado. Este último compitió en 2011 por la presidencia contra Martelly, entonces candidato de la comunidad internacional.

Después de rechazar las acusaciones de fraude, la Comisión Electoral Provisional (CEP), encargada de organizar la transparencia del proceso, acabó reconociéndolas, al igual que el grupo supervisor independiente formado a instancias de Martelly, por lo que recomendaron su nuevo aplazamiento.
ros/mau

también te puede interesar