Internacionales

Jonas, la megatormenta que azota a Estados Unidos

Unas 85 millones de personas en el este del país norteño se ven afectadas por un fenómeno meteorológico de proporciones extremas, que ya ha dejado diez muertos

zwivwgyp
Tormenta invernal “Jonas” en el este de Estados Unidos | infobae

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Diez muertos, seis mil vuelos cancelados y daños por más de mil millones de dólares. Este es el saldo dejado por la tormenta invernal “Jonas” en el este de Estados Unidos.

Las víctimas de la tormenta fueron provocadas por accidentes automovilísticos. Al mismo tiempo, los fuertes vientos asociados a Jonas obligaron a declarar el estado de emergencia en diez estados, desde Nueva York hasta Washington.

El Sistema Meteorológico de Estados Unidos advirtió que se esperan vientos de hasta 97 kilómetros por hora, mientras la nieve alcanzará un metro de altura en varias zonas.

Muriel Bowser, alcaldesa de Washington, fue aun más categórica y considera a esta tormenta como una situación de vida o muerte.

Jonas afecta a unos 85 millones de personas, una cuarta parte de la población de Estados Unidos.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, que aspira a ganar la nominación presidencial republicana, suspendió su campaña en New Hampshire para supervisar los esfuerzos de emergencia en su estado.

Christie suspendió los servicios de autobuses y trenes ligeros en Nueva Jersey desde la madrugada de este sábado y comenzó a enviar mensajes por Twitter a los residentes para asegurarles que la crisis estaba bajo control.

Asimismo, varios estados situados más al sur se vieron afectados por nevadas y granizos, inusuales en esa región, dejando a más de 130 mil personas sin electricidad.

En Kentucky, cientos de camiones y otros vehículos se quedaron atascados en horas de la noche en las resbaladizas carreteras cubiertas de nieve y hielo.

En caso de que las previsiones se confirmen, esta tormenta podría ser casi tan grave como la de 1922, que dejó 100 muertos cuando se derrumbó el techo de un teatro ante el peso de la nieve acumulada.

Esta tormenta puso fin al que había sido hasta ahora un clemente invierno, con temperaturas de 22 grados centígrados en la víspera de Navidad en Nueva York, la más alta desde que comenzaron los registros, en 1871.
ros/ale

también te puede interesar