Internacionales

La epidemia de la violencia armada en Estados Unidos es una crisis

El presidente norteamericano reconoció que las muertes por armas y heridos constituyen una de las mayores amenazas para la salud pública y la seguridad del pueblo norteamericano

Armas en Estados Unidos
Armas en Estados Unidos | NY Times | Alex Nabaum

Redacción Central |

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció que la epidemia de la violencia armada en ese país es una crisis y que las muertes por armas y heridos constituyen una de las mayores amenazas para la salud pública y la seguridad de su pueblo.

Cada año, más de 30 mil estadounidenses ven su vida truncada por armas de fuego, suicidios, la violencia doméstica, tiroteos de pandillas, accidentes. Cientos de miles de estadounidenses han perdido hermanos y hermanas, o enterrado a sus propios hijos. Somos la única nación avanzada en la tierra que ve este tipo de violencia masiva con esta frecuencia, advirtió.

En un editorial publicado en el diario The New York Times, el primer mandatario subrayó que una crisis como esa exige una respuesta nacional aunque tome su tiempo reducir la violencia armada.

Va a ser difícil. Está claro que una reforma con sentido común sobre la tenencia de armas no sucederá en este Congreso. No va a suceder durante mi presidencia. Sin embargo, hay pasos que podemos dar ahora para salvar vidas. Y todos nosotros -en todos los niveles de gobierno, en el sector privado y como ciudadanos- tenemos que hacer nuestra parte, destacó.

Rememoró que las medidas anunciadas el pasado martes para controlar el uso de armas incluyen asegurarse de que nadie que se dedique al negocio de venta de armas de fuego lo haga sin verificación de antecedentes, ampliar el acceso a los tratamientos de la salud mental y mejorar la tecnología de seguridad para las armas.

Todos tenemos un papel que desempeñar incluyendo los propietarios de armas. Necesitamos que la gran mayoría de los propietarios de armas responsables que lloran con nosotros después de cada tiroteo masivo, que apoyan una ley con sentido común para el control de armas y que sienten que sus opiniones no son representadas adecuadamente, se pongan de pie con nosotros y demanden que los líderes alcen las voces de los personas a las que se supone que representan, aseguró.
ros/ele

también te puede interesar