Internacionales

El Barco del Fin del Mundo amenaza al Reino Unido

Un buque de municiones estadounidense hundido en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial en el estuario del Támesis está repleto de bombas

barco-fin-del-mundo
El 'barco del fin de mundo', que podría causar la mayor explosión no nuclear en el mundo |

Redacción Central |

En las aguas poco profundas del estuario del Támesis, en las cercanías de la ciudad británica de Sheerness, permanece hundido desde la Segunda Guerra Mundial un buque de carga estadounidense con mil 400 toneladas de municiones.

Recientemente se reveló la primera imagen del SS Richard Montgomery, apodado como el “Barco del fin de mundo”, pues la policía antiterrorista advirtió que si acabara en manos de terroristas y es detonado, eso desembocaría en la mayor explosión no nuclear en el mundo, borrando a esa urbe de la faz de la Tierra e inundando el sudeste británico.

A propósito de esta amenaza, la Agencia Marítima y de Guardacostas del Reino Unido obtuvo la imagen de alta resolución utilizando tecnología de sonar que brinda nueva información sobre la embarcación.

En la fotografía se aprecia que el barco, que tiene con enormes cañones antiaéreos y vigas rotas, está partido en dos.

Se cree que los explosivos están almacenados en el interior del casco, y que muchos de ellos ya se habían dispersado.

La Agencia Marítima y de Guardacostas gasta anualmente hasta 60 mil dólares año para controlar esa “bomba de relojería” que está protegida por una zona de exclusión de 500 metros.

Según esa institución, la nave barco podría contener más de nueve mil explosivos fabricados en los Estados Unidos, que incluyen 286 bombas gigantes Blockbuster de 2.000 libras, 4.439 dispositivos de 1.500 libras y más de 2.500 bombas de racimo.

Denominado cariñosamente por los lugareños como «Monty», la nave, de 134 metros de largo, llegó a la costa británica en agosto de 1944, transportando municiones para apoyar a los ingleses durante la guerra.

La BBC recuerda que ese mes mientras esperaba para unirse a un convoy a través del canal hacia Francia, las duras condiciones meteorológicas arrastraron el ancla del buque, que se hundió en un banco de arena.

Al retroceder la marea, el buque quedó varado y las placas soldadas del casco comenzaron a agrietarse y posteriormente se hundieron bajo el peso de los explosivos del barco.
mem/ele

también te puede interesar