Internacionales

Septiembre en la memoria

Este mes, Latinoamérica conmemora el aniversario 42 de los sucesos de La Moneda

Allende
Este mes, Latinoamérica conmemora el aniversario 42 de los sucesos de La Moneda |

Lucía Oliveira |

El 11 de septiembre es una fecha triste, dolorosa, para la humanidad. Un 11 de septiembre el mundo se enteró con horror de los sucesos en las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York. Pero décadas antes, en esa misma fecha de 1973, el orbe y especialmente América Latina, habían sido estremecidos por la noticia de los hechos de La Moneda en Chile.

Aquel día las tropas dirigidas por el dictador Augusto Pinochet avanzaron hasta Santiago de Chile, se inició un ataque aéreo y luego rodearon el Palacio de La Moneda para que abandonara el poder el presidente Salvador Allende, quien elegido democráticamente en las urnas en 1970, hacía grandes transformaciones en el país a favor de los sectores populares con el desagrado de la administración estadounidense que se dedicó a instrumentar campañas desestabilizadoras.

Pero Allende no claudicó, y murió en La Moneda. También otros valientes que lo acompañaron y dejaron su ejemplo y guía para la Historia de Chile, para la Historia heroica del Continente. Entre ellos el periodista Augusto Olivares, asesor del Presidente.

El 11 de septiembre de 1973 fueron bombardeados el Palacio Presidencial, las instalaciones de Radio Corporación y Radio Portales. Entonces desde Radio Magallanes, Allende habló por última vez al pueblo: “… podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos”.

Pinochet arrebató el poder por la fuerza y creó un régimen de terror militarizado con protección gubernamental norteamericana por casi dos décadas, con miles de asesinados, torturados y desaparecidos, entre los que estuvo el cantautor Víctor Jara, quien recreaba la realidad chilena en sus canciones. Detenido en el Estadio Nacional junto a jóvenes progresistas; al reconocerlo los militares le destrozaron las manos con la culata del fusil.

El gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende, experiencia inédita en Latinoamérica hasta entonces, había respetado la Constitución y la legalidad, beneficiado a los trabajadores, a los humildes, nacionalizado el cobre, recobrado la soberanía nacional, enfrentando a los monopolios norteamericanos; por ello debió resistir conspiraciones de la oligarquía y los conservadores.

Pero como él vaticinó, los procesos sociales en Chile y en la región no se detuvieron ni con el crimen ni con la fuerza. Los pueblos continúan haciendo la Historia que hoy es muy diferente en América Latina.

también te puede interesar