Internacionales

WikiLeaks revela que el gobierno japonés también estuvo en la mira de la NSA

El país nipón se suma a la lista de naciones “amigas” como Francia y Alemania que han sido espiadas por Estados Unidos

NSA espía al Gobierno japonés
NSA espía al Gobierno japonés | RT

LA VOZ DEL SANDINISMO |

WikiLeaks reveló que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos  (NSA) espía desde el 2006 al primer ministro japonés Shinzo Abe y a importantes empresas japonesas.

El dato no sería tan alarmante, dado otros informes de cómo Estados Unidos trata a sus “amigos”, sino viniera aderezado con la afirmación de que la Agencia norteamericana comparte la información obtenida con países como Australia, Canadá o Reino Unido.

De acuerdo con estos documentos filtrados EE.UU. obtenía un acceso prácticamente ilimitado al interior del Gobierno japonés, al acceder a información sensible sobre relaciones exteriores, operaciones comerciales o manejo del cambio climático.

A pesar de que Estado Unidos siempre ha manifestado que Japón es uno de sus aliados más cercanos, no por ello altos funcionarios del gobierno, ministerios y asesores escaparon del espionaje que según WikiLeaks tiene más de 10 años, periodo que va hasta el primer mandato de Shinzo Abe en 2006.

Entre los objetivos de la NSA que revela el informe aparecen el Banco Central de Japón, el Ministerio de Finanzas, el titular de Economía, Comercio e Industria, Yoichi Miyazawa, así como las divisiones de gas natural de Mitsubishi y de petróleo de Mitsui.

Con anterioridad WikiLeaks también publicó otras informaciones relacionadas con el espionaje a países que mantienen con Estados Unidos intereses comunes, lo cual lleva a sospechar que la frontera entre países amigos y enemigos se difumina cada vez más, y solo prima el rédito que puedan sacar de estas operaciones.

En este sentido, se conoce que la NSA espió a la presidenta brasileña Dilma Rousseff y a otros 29 políticos del país, entre ellos secretarios y asistentes personales de la mandataria, el ministro de Finanzas y el director del Banco Central.

También trascendió que fueron interceptadas las conversaciones telefónicas de la canciller alemana Angela Merkel, así como el espionaje realizado desde el 2006 al 2012 a los tres más recientes presidentes franceses Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y Francois Hollande, como parte quizás de una campaña de vigilancia económica a este país.

Expertos en seguridad manifiestan a modo de justificación que el espionaje es la segunda profesión más antigua del mundo, y que todos los países lo practican.

Además aducen que tras la Guerra Fría, las potencias occidentales no tienen un “enemigo común”,  por lo que los países permanecen aislados, solo preocupados por alcanzar la hegemonía económica.

Sin embargo, para el sociólogo estadounidense James Petras ello solo es muestra de los disímiles pretextos con los que Estados Unidos intenta “imponer su imperio en Europa».

también te puede interesar