Internacionales

Tientos y diferencias en esta próxima etapa de relaciones Cuba-EE.UU.

Ambos países (re) inauguran sus respectivas embajadas en Washington y La Habana

Embajada de Cuba en Washington
Embajada de Cuba en Washington |

Redacción Central |

Cuba y Estados Unidos restablecerán, este lunes 20 de julio, sus relaciones diplomáticas, interrumpidas hace 54 años por decisión de Washington, acontecimiento que genera expectativas en muchas partes, particularmente en América Latina y el Caribe.

A partir de ahora hay que construir una relación civilizada en la cual podamos convivir, tomando en cuenta que siempre vamos a tener profundas diferencias, observó al respecto el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, al hablar en el acto central en Managua por el Aniversario 36 de la Revolución Popular Sandinista.

Las ceremonias de (re) apertura de embajadas en las respectivas capitales serán breves, menos de una hora, según trascendidos.

La cubana, en Washington, a partir de las 10:33 (hora local), tendrá, además, un carácter emotivo; abrirá con la Marcha de la Bandera y a seguidas se izará la enseña nacional en el jardín, a la izquierda de la puerta principal del palacete.

Luego se cantará el Himno Nacional y se develará la tarja de bronce que registra el inmueble marcado con el número 2630 de la Avenida 16, como la Embajada de la República de Cuba en Estados Unidos.

Tras ese preámbulo, en el salón de protocolo del segundo piso, el Ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, hablará a los asistentes, unos 700, entre ellos la subsecretaria de Estado Roberta Jacobson, palabras que serán transmitidas al mundo.

El gobierno estadounidense confirmó que su Sección de Intereses en La Habana pasará a la categoría de embajada, aunque sin la izada del pabellón nacional, porque no existen requerimientos legales que obliguen a hacer ondear la bandera para oficializar la sede.

Embajada de Estados Unidos en La Habana

Embajada de Estados Unidos en La Habana

Ese importante evento ocurrirá próximamente con la presencia en La Habana del secretario norteamericano de Estado, John Kerry.

Una fuente del Departamento de Estado que requirió el anonimato precisó que como resultado del restablecimiento de vínculos, quedarán sin efecto -luego de sendas notas a tal efecto- los acuerdos entre ambos países y Suiza para el papel de potencia protectora de los respectivos intereses.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas no elimina las contradicciones con Estados Unidos ni garantiza su solución, al ser antagónicas de orden sistémico, que no solo se expresan a escala bilateral, sino en la arena internacional, donde prácticamente no existen puntos de coincidencia, opinó el especialista en relaciones cubano-estadounidenses Jesús Arboleya.

Si somos capaces de construir esas relaciones de manera civilizada, con una base de respeto mutuo, de igualdad, se ganará en confianza, y ese clima de confianza puede ayudar a que entonces se pueda seguir profundizando las cosas, indicó a su vez el vicepresidente Díaz-Canel.

Pero alertó que en esas negociaciones su país no ha renunciado a sus principios de soberanía, independencia y de solidaridad internacional. “Eso no está en la mesa de negociación, esos son derechos soberanos del pueblo cubano que nunca vamos a negociar”, afirmó.

Según Díaz-Canel, ambos países entraron en una etapa de normalización de las relaciones que será más larga y compleja.

No puede haber normalización de relaciones si no se levanta el bloqueo, si no se le devuelve a Cuba el territorio ilegalmente ocupado que ocupa la base naval de Guantánamo, si no cesan las transmisiones ilegales de radio y televisión subversivas hacia Cuba, si no se encuentra un mecanismo de compensación para todos los cubanos por los años que ha causado el bloqueo.

Y, por supuesto, enfatizó, si no hay un cambio de actitud del gobierno norteamericano, de los diplomáticos norteamericanos en Cuba, en relación con el actuar subversivo hacia la Revolución Cubana.

“Son temas muy complejos y por lo tanto, esa etapa transitará por un camino más largo que tiene que ver mucho con el diálogo y las relaciones bilaterales que tengamos, pero yo creo que se ha abierto (…) un nuevo camino que trasciende a los dos países y que tiene que ver con Latinoamérica y con el mundo”, explicó el vicepresidente cubano.

En opinión del especialista Arboleya, la relación con Estados Unidos continuará siendo más o menos conflictiva en dependencia de la coyuntura específica, pero conflictiva al fin (…) pero en esta etapa Cuba está en mejores condiciones para lidiar con la política norteamericana, aprovechar las oportunidades de cooperación en asuntos de mutuo interés y de relacionarse con el resto del mundo en un entorno más favorable.

también te puede interesar