Internacionales

II Cumbre Celac-UE: Complementación para el desarrollo recíproco

América Latina y el Caribe busca dejar atrás su papel de abastecedora de materias primas para incorporarse al mundo de la diversificación económica, en pie de igualdad

II Cumbre Celac-Unión Europea
II Cumbre Celac-Unión Europea |

Mauricio García |

Convencida de que para revertir su condición de exportadora de productos básicos y abandonar el subdesarrollo requiere de innovación, infraestructura y capacitación de recursos humanos, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) acaba de cerrar tratos con la Unión Europea (UE) en esas materias, sobre la base del interés común.

La vieja Europa hizo todo lo posible en esta II Cumbre bilateral, celebrada en Bruselas el 10 y 11 de junio, para subrayar que no había olvidado a sus antiguas colonias, aguijoneada por la masiva competencia inversionista y comercial china en la región, por lo que intentó abarcar todo el espectro de temas, desde los económicos hasta los sociales y ambientales.

«Hemos visto que China ha construido relaciones comerciales muy intensas», destacó la canciller federal alemana, Angela Merkel. En consecuencia, «Europa y América Latina también deben aumentar su comercio».

La reunión ocurrió seis meses después de la Cumbre de Beijing entre China y el bloque de 33 países, en la que el presidente Xi Jinping prometió 250 mil millones de dólares en inversiones en los próximos 10 años, y un intercambio comercial por valor de 500 mil millones en igual lapso.

En esa dirección, de acuerdo con un análisis de la agencia china Xinhua, el plan quinquenal de cooperación (2015-2019) esbozado por Xi en 2014 muestra el carácter estratégico que China asigna a sus vínculos con América Latina y el Caribe, y es un importante primer paso para dar un salto de calidad en la relación bilateral.

Pero afrontada a una crisis económica que casi rompe la Zona Euro, Europa tiene poco para balancear esa oferta, y busca emplear su posición como primer inversor y segundo socio comercial de la Celac, para conservar su influencia. Este intento coincide con perspectivas de un menor dinamismo del comercio internacional y, por tanto, una menor demanda de materias primas, que conducen a una ralentización del crecimiento en este próximo trienio, según la Cepal.

En un análisis del comportamiento regional, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de Naciones Unidas propone cambiar el patrón productivo y desarrollar sectores que requieran más tecnología e innovación, mejor infraestructura y personal más calificado a fin de enfrentar la volatilidad de los precios de las materias primas y la contracción de su demanda.

Prueba del actual bajo perfil europeo fue el anuncio de una financiación de 133 millones de dólares para nuevos proyectos en infraestructuras, sanidad, energía sostenible y apoyo a pequeñas y medianas empresas en países de la Celac.

Aún así fue una reunión muy fructífera que sirvió para acercar a los dos bloques, expresó el jefe de Estado de Ecuador y presidente pro tempore de la Celac, Rafael Correa, en la clausura del evento, al que asistieron más de 40 mandatarios y delegaciones de alto nivel de 61 países.

Correa resultó categórico, sin embargo, al señalar que ya América Latina y el Caribe no requiere de apoyo para construir una escuelita, sino para impulsar el talento humano, la ciencia y la tecnología.

El balance de la reunión es muy positivo para Argentina, declaró su canciller Héctor Timerman al término de la Cumbre, cuyo documento final incluyó por primera vez dos puntos muy vinculados a su país, como la necesidad de proteger las reestructuraciones de deuda soberana y el respecto a la integridad territorial, el cual alude al conflicto por las Islas Malvinas.

La Cumbre también rechazó, en abierto apoyo a Venezuela, las medidas coercitivas de carácter unilateral que son contrarias al derecho internacional, y tomó nota de la Declaración Especial de la Celac, del 29 de enero de 2015, sobre las acciones unilaterales contra la República Bolivariana y Chavista, y del comunicado solidario de ese mecanismo emitido el 26 de marzo pasado.

En apoyo de Cuba, la Declaración demanda el pronto fin del bloqueo estadounidense, pese a los pasos hacia la normalización de relaciones entre ambos países, y acogió el compromiso adoptado por la Celac de declarar a América Latina como Zona de Paz y de resolver las controversias por medios pacíficos.

Respecto al proceso de diálogo entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, instó a las partes a concluir cuanto antes las negociaciones, y anunció la creación de un fondo fiduciario para asistir al país sudamericano una vez terminado el conflicto, el más antiguo del continente americano.

En cuanto a la propuesta europea recogida en la Declaración Política de la II Cumbre UE-Celac de considerar la ratificación o adlhesión al Tribunal Penal Internacional (Estatuto de Roma), el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua recordó que no tolera la impunidad con respecto a los crímenes contra la comunidad internacional, por lo que expresó sus reservas hacia ese Código, al considerar que aún no se dan la condiciones necesarias para unírsele.

Reservas tuvo también con relación al Tratado sobre el Comercio de Armas, al que imputa no reafirmar claramente el derecho soberano de los Estados a armarse para sus necesidades de autodefensa y seguridad, y no prohibir la transferencia de armas a Estados que amenazan a otros Estados con el uso de la fuerza, los atacan o llevan a cabo políticas y prácticas de desestabilización.

De manera paralela al II Foro Celac-UE y también en la capital belga, sesionó la Cumbre de los Pueblos, que contó con la participación de más de mil delegados de 43 naciones de Europa, Latinoamérica y el Caribe.

El apoyo a Venezuela, el rechazo al bloqueo contra Cuba, la devolución de la base de Guantánamo, el respaldo a Argentina en su legítimo reclamo de soberanía sobre las islas Malvinas y a Ecuador frente a los desmanes de las transnacionales, estuvieron presentes en los discursos de los oradores reunidos en la Basílica Nacional del Sagrado Corazón.

también te puede interesar