Internacionales

Senado estadounidense aprueba reforma al espionaje interno

La votación de 67 votos a favor y 32 en contra puso fin a desacuerdos entre dos facciones de la oposición republicana

Sede de la NSA, a las afueras de Washington
Sede de la NSA, a las afueras de Washington | AP

Redacción Central |

El Senado de Estados Unidos aprobó este martes, sin enmiendas, una reforma a la Ley de Libertad, con la cual se restringe el espionaje telefónico de estadounidenses por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), para lo que esta fue autorizada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El texto, ya adoptado por la Cámara de Representantes hace dos semanas, se encuentra en manos del presidente Barack Obama para su promulgación y entrada en vigor, sin algunas de sus disposiciones más controversiales, que expiraron el domingo.

Después de esta reforma, la NSA continuará con sus prácticas de vigilancia, pero en el caso de las escuchas serán las compañías telefónicas las encargadas de hacerlas, cuando así se les requiera por motivos de seguridad.

La votación de 67 votos a favor y 32 en contra puso fin a dos semanas de desacuerdos entre dos facciones de la oposición republicana, pese a que el texto original fue aprobado de manera abrumadora y bipartidista en la Cámara de Representantes hace 14 días.

Incluso el presidente de la Cámara baja, el republicano John Boehner, y el propio Obama convinieron en apoyar la reforma de la “Ley Patriota”, una situación excepcional dada la polarización que existe entre el Congreso, controlado por los republicanos, y la Casa Blanca, demócrata.

Pero en el propio seno de los senadores conservadores estaba el obstáculo.

Mientras que Rand Paul es un firme detractor del espionaje masivo que ejecuta Estados Unidos amparándose en dicha legislación, Mitch McConnell pretendía que ésta se mantuviera como estaba, incluyendo la polémica capacidad del Gobierno para recopilar datos de los usuarios telefónicos.

Ante el fracaso para llevar adelante su postura y la consiguiente expiración de la propia ley que defendía, McConnell cedió a aceptar la reforma, pero introdujo varias enmiendas para asegurar que los programas de vigilancia funcionaran correctamente, según su punto de vista, las cuales fueron rechazadas este martes por el pleno del Senado.

Esas modificaciones hubieran retrasado aún más la reactivación de la Ley de Vigilancia,  que tendría que haber vuelto a la Cámara Baja.

también te puede interesar