Internacionales

Dilma Rousseff llega a México en su primera visita oficial

El fortalecimiento de los vínculos económicos centra la agenda bilateral

Dilma Rousseff
Dilma Rousseff |

Redacción Central |

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, llegó el lunes bajo la lluvia a la Ciudad de México, en su primera visita de Estado a este país, con el propósito de acrecentar los vínculos comerciales, de inversión y de turismo, a fin de fortalecer la relación bilateral.

Recibió a la Jefa de Estado en el aeropuerto el ministro de Relaciones Exteriores José Antonio Meade, y mañana se reunirá con su par y anfitrión mexicano, Enrique Peña Nieto, con quien se ha entrevistado en distintas ocasiones en el contexto de cumbres internacionales, como la de Las Américas, en abril pasado. El miércoles, Rousseff será honrada en el Congreso durante una sesión solemne.

La mandataria brasileña visitará durante su estadía lugares emblemáticos de la capital mexicana, como el Altar de la Patria, localizado en el Bosque de Chapultepec, donde comenzará oficialmente la visita este martes.

Después de la ceremonia, Peña Nieto recibirá a Rousseff con todos los honores de jefe de Estado en el Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo. Además del encuentro presidencial, habrá reuniones de trabajo y un almuerzo de agasajo.

Los dos gobiernos han manifestado su intención de que esta visita potencie las ya fuertes relaciones entre ambos países, en especial en lo que respecta al intercambio comercial, con énfasis en la reducción de tarifas que dificultan el ingreso de algunos productos brasileños en México.

En ese contexto esperan abordar una amplia variedad de temas, que resultarán en proyectos concretos en beneficio de la creación de empleos, la educación y la generación de oportunidades en ambos países.

México y Brasil representan en conjunto el 62% del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina y el Caribe, y en el 2014 el comercio bilateral alcanzó los nueve mil 213 millones de dólares. Las inversiones mexicanas en Brasil superan los 30 mil millones de dólares, muy por encima de las de Brasil en México, tendencia que Rousseff espera revertir.

Además, como resultado de la exención de visas entre ambos países en mayo de 2013, el turismo aumentó de manera importante aunque no pareja, pues son más los brasileños que visitan México.

también te puede interesar