Internacionales

Revelan órdenes de Estados Unidos a mercenarios cubanos

A cambio, serían reconocidos como representantes de una futura sociedad civil en una "era postcastro"

La delegación de Cuba en Panamá abandona mesa de diálogos y pide expulsión de mercenarios.
La delegación de Cuba en Panamá abandona mesa de diálogos y pide expulsión de mercenarios. |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La delegación cubana a la Cumbre de los Pueblos reveló en Ciudad de Panamá las instrucciones impartidas por funcionarios de Estados Unidos a los contrarrevolucionarios acreditados ante el foro social de la Cumbre de las Américas.

En un documento divulgado en esta capital, la representación de la isla caribeña a esa reunión identifica a los mercenarios Manuel Cuesta Morúa, Laritza Diversent y Juan Antonio Madrazo Luna como los elementos instruidos por las autoridades norteamericanas.

Estos últimos son el Subsecretario de Estado Adjunto para la Democracia, los Derechos Humanos y el Trabajo, Michael Kosack, y el Embajador de Estados Unidos en Panamá, Jonathan Farrar.

En esos contactos también participaron grupos opositores de Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Argentina y el objetivo fue transmitir indicaciones y coordinar acciones sobre cómo debía actuar frente a la legítima representación de la Sociedad Civil cubana en el evento.

Según la denuncia, Farrar ordenó que intervinieran en el evento para reforzar la idea de un supuesto consenso entre las llamadas organizaciones disidentes cubanas e insistió en evitar confrontaciones y lograr una amplia visibilidad mediática que les permitiera legitimarse como «oposición creíble».

Y agrega que Farrar y Kosack les advirtieron que de su comportamiento durante la Cumbre dependería que fueran reconocidos como representantes de una futura sociedad civil en una «era postcastro».

Los funcionarios estadounidenses «lamentaron que por indiscreción de una joven argentina, participante en el Foro de la Juventud, hubiese trascendido a la prensa el financiamiento que el Departamento de Estado ha destinado a la preparación de la delegación anticubana a la Cumbre», precisa el documento.

Pero le prometieron a los contrarrevolucionarios que Obama sostendría un intercambio con algunos de ellos al final de su visita a Panamá y que «los elegidos serían aquellos que cumplieran cabalmente las indicaciones y pudieran causar buena impresión al mandatario estadounidense».

Las instrucciones también alcanzaron al mercenario José Daniel Ferrer para que realizara provocaciones en Cuba y, a partir de las respuestas de las autoridades, alimentar la campaña de descrédito contra ese país.

La delegación cubana al foro social recuerda que Farrar y Kosack fueron jefes de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana y conocen la calaña de esos individuos.

Farrar es autor de varios cables revelados por Wikileaks, en los cuales se demuestra la valoración negativa que tienen de estos mercenarios sus propios amos, puntualiza la denuncia. (Redacción Central-Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar