Internacionales

Al Estado Islámico no le importa la Historia

En solo unas semanas la agrupación terrorista ha destruido varias ciudades iraquíes de irremplazable valor histórico y cultural

Estado Islámico lleva a cabo una limpieza cultural en Irak
Estado Islámico lleva a cabo una limpieza cultural en Irak |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El antiguo Irak es famoso por muchas “primeras veces”. En esa región, donde se asentó Mesopotamia, tuvo lugar la primera escritura conocida, se instaló la primera ciudad en el pleno sentido de la palabra, se redactó el primer código penal y existió el primer imperio humano.

Este acervo cultural, imaginamos, hará sentirse a los iraquíes orgullosos de su Historia.

Pero hoy existe un grupo al que el pasado no les importa. Se trata del autodenominado Estado Islámico (EI), que con sus acciones terroristas azotan al Medio Oriente desde hace poco más de 12 meses.

Este fin de semana los miembros del EI arrasaron con las ciudades iraquíes de Dur Sharrukin, actual Jorsabad, y Hatra, localidad milenaria declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Los actos de destrucción se suman a otros dos cometidos contra Nimrud y Nínive, ciudades que también guardan —perdón, guardaban—, muchos tesoros de un valor intangible e irremplazable.

El EI justifica estos actos con un extremismo pavoroso: los pueblos de la antigüedad adoraban a ídolos «en vez de a Alá».

Así, la capital de Asiria durante el reinado de Sargón II (722-705 a.C.), Jorsabad, fue saqueada por el EI y los yihadistas utilizaron excavadoras para arrasar esta antigua ciudad.

Esta vez desaparecieron importantes vestigios, como el palacio del rey asirio Senaquerib, hijo de Sargón II, según informó la presidenta de la Comisión de Turismo y Antigüedades de la gobernación de Nínive, Balqis Taha.

Los yihadistas destruyeron además el palacio del propio Sargón II, quien designó a Jorsabad como capital de Asiria en el año 717 a.C, precisó la fuente de las fuerzas de seguridad.

Otros edificios y templos también fueron arrasados por los radicales en esta ciudad, ubicada 15 kilómetros al noreste de Mosul, capital de la provincia de Nínive que es controlada por el EI desde junio de 2014.

En Mosul, la primera localidad atacada por los yihadistas, se destruyeron a golpe de mazazos objetos de hasta tres mil años de antigüedad.

El pasado sábado el EI atacó la milenaria ciudad de Hatra, Patrimonio de la Humanidad. Esta ciudad de más de dos mil años de antigüedad también se ubica en Nínive.

Ali Saleh, gobernador de la zona de Hatra, dijo que el EI comenzó su ofensiva después del mediodía. «Los yihadistas han arrasado -explicó- con grandes excavadoras monumentos arqueológicos, como el palacio, el templo y la muralla interna de Hatra».

El Ministerio iraquí de Turismo y Antigüedades denunció por su parte que la ciudad fue saqueada y destruida, aunque no precisó la magnitud de los estragos causados.

«Pese a las advertencias de que los crímenes del EI iban a proseguir en otros lugares arqueológicos, la respuesta no ha estado al nivel requerido», lamentó la nota de las autoridades iraquíes.

Nimrud, otra ciudad milenaria, fue arrasada de igual forma, según reportamos el pasado sábado.

Estas pérdidas causadas por el EI no solo significan un inmenso dolor para el pueblo iraquí. El mundo entero se ve privado de conocer in situ las pruebas del desarrollo humano a lo largo de los siglos. Las acciones desatadas por el grupo yihadista indican además que no piensan detenerse en destruir la Historia.

también te puede interesar