Internacionales

Desminado: el gran paso entre la guerrilla y el gobierno colombiano

El presidente Juan Manuel Santos calificó de trascendental lo alcanzado en La Habana

Iván Márquez - Farc-EP
Iván Márquez - Farc-EP |

Redacción Central |

El acuerdo para limpiar el territorio colombiano de minas personales, artefactos explosivos y municiones sin explotar es tal vez el primer gran paso concreto para poner fin a más de 50 años de conflicto armado entre el gobierno y las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP).

El principio de que nada está negociado hasta la firma de la paz hace más grande este paso, al ser el primero de aplicación inmediata, aunque pasa nada son desdeñables los pactos en materia agraria, de participación política de la guerrilla y drogas ilícitas ya conseguidos por las partes desde que se sentaron en la mesa de La Habana, el 19 de noviembre de 2012.

En un comunicado divulgado el sábado por los países garantes (Cuba y Noruega) se precisa que tal empeño será acometido por la organización Ayuda Popular Noruega, pero aclara que otras entidades podrían sumarse a la tarea.

El Gobierno y las FARC-EP seleccionarán un número inicial de sitios que serán objetos de una primera fase de limpieza y descontaminación como parte de los esfuerzos por bajar el nivel de intensidad del conflicto.

La descontaminación -indica el comunicado- priorizará aquellos lugares que ofrezcan mayor peligrosidad para el pueblo colombiano.

Como base para el desarrollo de esta actividad se contará con la información que brinden los equipos de estudios no técnicos integrados por la guerrilla, el Gobierno y la población.

La limpieza y descontaminación de las áreas peligrosas confirmadas -puntualiza el texto- se harán de conformidad con los estándares nacionales e internacionales.

Durante el tiempo que dure este proceso, instan los garantes, debe existir un diálogo con las comunidades para crear confianza en la calidad de las operaciones de despeje.

La verificación de esta actividad estará a cargo de dos delegados del Gobierno e igual número de guerrilleros y pobladores, además de los garantes.

El Estado se compromete a garantizar los recursos técnicos, materiales necesarios y la logística de transporte para este proceso de carácter humanitario aprobado al cierre del ciclo 33 de las conversaciones de paz.

Mientras, en Bogotá el presidente Juan Manuel Santos calificó de trascendental el acuerdo alcanzado en La Habana entre los equipos gubernamental y de las FARC-EP.

Se trata de una gran noticia, una decisión que nos acerca al objetivo buscado que es el logro de la paz, afirmó el mandatario durante un consejo de ministros.

El acuerdo sobre desminado es una demostración de que vamos en el camino correcto para ponerle fin a una guerra que nos ha desangrando durante más de 50 años, enfatizó Santos.

Se estima que más de la mitad de los municipios del país tiene campos con minas, artefactos que han causado más de 11.000 víctimas entre muertos y heridos. Colombia es el tercer país del mundo más afectado por este problema tras Afganistán y Cambodia.

también te puede interesar