Internacionales

No cesa el terror del Estado Islámico

Aunque los terroristas fueron expulsados por los kurdos de Kobani, uno de sus contingentes destruyó un tesoro de la humanidad en Nimrud. Irak afirma tener pruebas de cómo EE.UU. apoya a los yihadistas

Redacción Central |

Este viernes el grupo terrorista Estado Islámico volvió a ser noticia en varios territorios del Medio Oriente.

En la región kurda-siria de Kobani, fronteriza con Turquía, los yihadistas fueron expulsados por las Unidades de Protección del Pueblo kurdo. Estos controlan 296 localidades desde el pasado 26 de febrero, señala este viernes el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Tras la retirada del grupo radical hacia la ciudad de Yarabulus, volaron con explosivos un puente sobre el río Éufrates que unía Kobani con Al Shiuj Fuqani, indica la entidad. Kobani estaba asediada por el Estado Islámico desde septiembre de 2014.

Entretanto, el EI arrasó la antigua ciudad asiria de Nimrud, ubicada en Irak. Un informe del gobierno iraquí indica que los islamistas ultrarradicales suníes consideran que la herencia preislámica es “idolatría”.

El asalto contra Nimrud ocurrió sólo una semana después de la difusión de un vídeo que mostraba a fuerzas del Estado Islámico derribando estatuas y esculturas en Mosul, la ciudad que capturaron junto con gran parte del norte de Iraq el pasado junio.

También este viernes el legislador iraquí Qasim Al Araji afirmó ante el parlamento que su grupo, la organización Badr (escisión de la rama militar del antiguo Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Irak), tiene pruebas que demuestran que el Gobierno de EE.UU. suministra apoyo militar a los yihadistas.

Según Al Araji, están en disposición de hacer público ese material.

En la misma línea Hadi Al Ameri, secretario general de Badr, afirmó a Press TV que un avión militar estadounidense lanzó desde el aire armamento a la gobernación de Saladino, una zona del país controlada por el grupo yihadista.

Press TV también publicó un estudio realizado por un grupo basado en Londres que alegaba que militantes de EI habían utilizado «cantidades significativas» de armas marcadas como «propiedad del Gobierno de EE.UU.». Se cree que las armas fueron entregadas al EI a través de otros grupos rebeldes sirios denominados «moderados» por las autoridades estadounidenses.

Anteriormente, el senador estadounidense Rand Paul también hizo referencia a la transferencia de armamento por parte de los EE.UU. al reconocer que «una de las razones por las que EI se ha envalentonado es porque nosotros hemos estado armando a sus aliados».

también te puede interesar